12 de mayo de 2019

CONCIERTO DE LA BANDA MUNICIPAL DE MÚSICA DE ZIZUR MAYOR


Esta mañana tenía una cita a las puertas de la Casa de la Cultura. Lucía el sol, pero un viento un poco desagradable amenazaba con estropear el Concierto de la Banda de Música que iba a tener lugar a medía mañana.
Los músicos luchaban por mantener en pie los atriles, y las partituras volaban por los aires sin recato alguno. Todavía faltaban unos minutos, pero la gente se iba arremolinando poco a poco en la plaza. Por ser Domingo, familias enteras venían dispuestas a disfrutar de la buena música a pie de calle.


El ambiente era alegre y distendido.

Los componentes de la banda iban llegando con sus instrumentos, dispuestos a deleitarnos.


En pequeños corrillos, hacían tiempo, con la ilusión de tocar para nosotros.


Algunos iban tomando posesión de los lugares donde estaban sus instrumentos y preparando todo con enorme detalle.


Os cuento un poco de la Banda que he recogido de su página Web, pues apenas se nada de ellos. Antes de venir a vivir aquí, estaba pasando unos días en casa de mi hermana, y al volver del centro unas notas musicales llamaron mi atención. Me acerqué y eran ellos. Les grabé unos vídeos que andan por ahí, en mi cuenta de YouTube. No pensaba yo entonces venir a vivir aquí.
El año pasado también estuve en su concierto por estas fechas y les conocí personalmente un poco más. Por eso este año no quería faltar a la cita.


La banda fue fundada en el año 2000 por Jesús Guembe y el Ayuntamiento de Zizur con apenas 25 músicos ofreciendo conciertos en la localidad.
Tras años de trabajo, ensayos y viajes, ya son más de setenta los miembros que forman parte de este colectivo.
Esta información esta tomada de su página Web que me imagino estará actualizada.
Esta banda de música está consolidada en la agenda cultural de Zizur, participando durante los diferentes actos festivos del año, y cuenta con una amplia experiencia en conciertos tanto a nivel nacional como internacional.
Por mi parte, agradecerles ese noble empeño en su labor de hacer amar la música.
Cuando rescatamos la belleza de la música, estamos haciendo el mundo más bello.
Necesitamos la música y la poesía para podre sobrevivir en este viejo y cansado mundo.



Tras 17 años Jesús Guembe se retira y toma el relevo, Xavier Folch contrabajista valenciano que cuenta con una larga trayectoria musical y pedagógica que aporta un aíre nuevo .
Me ha faltado hacerle una buena foto para su presentación. Además, siempre acudo a felicitarle después de cada concierto. Pero me ha dado un poco de apuro mandarle posar. Para la próxima no dudaré en hacerlo...jejeje.









Algunos componentes son de la Txaranga Delirium que aunque todavía me cuesta ponerles cara a cada uno de ellos, los he adoptado a todos.








Todos ellos tienen mi admiración y mi afecto.


Izaskun toca el txistu maravillosamente. La podéis ver aquí muy concentrada. Se me olvidó hacerle después otra foto donde no tuviera los ojos cerrados.








Como colofón os dejo estos vídeos que he grabado. La pena que el viento los ha estropeado un poco y el sol te impide grabar por los reflejos del cristal del móvil y han quedado un poco churros...Además el aíre me impedía tener la cámara fija y han salido muy movidos a pesar del palo del selfie.
Pedir disculpas por si he podido molestar en mi ir y venir con la cámara por la plaza.

6 de mayo de 2019

DÍA DE LA MADRE



¡Feliz Día de la Madre!

Quiero recordarla así, como era ella: esposa y madre buena, alegre, generosa, honrada, divertida, sensible, leal, trabajadora, poeta, cinéfila, escritora...


Mujer adelantada a su tiempo, con un halo de rebeldía capaz de romper las reglas preestablecidas de su época y ser ella misma sin importarle el qué dirán.
Con talento para las letras, no pudo estudiar una carrera porque se quedó huérfana muy niña. En su alma quedó prendida  la promesa de su padre, que le había prometido enviarla a estudiar fuera, a pesar de ser mujer. Siempre cultivó el arte de la escritura en recuerdo de él.
Conservo alguna de las cartas que me enviaba al colegio, a León, donde me encontraba interna. Su prosa poética era capaz de trasmitirme la belleza de la vida en las cosas más sencillas a través de su mirada.


Era vital, alegre...le gustaba cantar y bailar.
Me gustaba escucharla cuando entonaba una canción que decía así: "Ay, Barrio de Santa Cruz, placita de Doña Elvira. Hoy te vuelvo a recordar y me parece mentira."
Años más tarde, estuve viviendo en la mismísima placita de Doña Elvira largo tiempo, recién llegada a Sevilla.  Recuerdo con la ilusión que se lo conté, porque a través de su bonita voz, aquel rincón sevillano ya era para mi conocido.
De sus rebeldías de juventud, me contó como estaba mal visto ponerse la permanente por ser de mujeres atrevidas rizarse el pelo en aquella España religiosa y represora. Ella, desafió a su madre, viuda y muy piadosa.
En secreto, le pidió dinero a su hermano mayor y se fue campo a través a lomos de un burro y la compañía de una amiga, a Guardo, un pueblo grande con servicio de peluquería.
A la vuelta, con sus preciosos rizos, se presentó en en la reunión que solían tener los del pueblo al caer la tarde para hablar de  sus cosas.
Ni que decir tiene, que su madre- mi querida abuela- hizo la señal de la cruz varias veces intentando espantar los pequeños demonios que le pareció ver que colgaban de los simpáticos rizos de la cabeza de su rebelde hija.
Mi padre que se encontraba entre los presentes, sonrió de buena gana, pues desde hacía tiempo sabía como se las gastaba...
En un descuido, le cortó uno de sus rizos y lo guardó en su cartera, con la intención de llevar algo suyo muy cerca de su enamorado corazón.


La encantaba el cine y me enseño a amarlo.
Era una mujer muy elegante y coqueta, y siempre iba a la última moda.
Una mujer, que como muchas de la época, les tocó vivir la dureza de aquellos tiempos y forjaron su carácter a fuerza de lucha y mucho sacrificio.
¿Tenía defectos? Pues claro...como todos los humanos. Pero esos me los guardo para mi, pues yo siempre la quise tal y como era.


Hasta el final, conservó su buen humor y la nobleza de su alma buena.
Me puso el listón muy alto, pero aspiro a ser fiel a ese legado maravilloso que me dejó en herencia.
Pude cuidarla en los últimos años de su vida y delvolverle amor por amor.
Su recuerdo perdura en el tiempo, porque el amor es eterno.




26 de abril de 2019

NOCHE DE TERROR



Había dejado de llover con insistencia y la noche se cobijaba tranquila al abrigo de la luna.
Sus pasos se escucharon a lo lejos cada vez con más fuerza. Los tacones de sus botas iban marcando el ritmo con un sonido misterioso y lúgubre.
Apuró su andar al volver la esquina, pues creyó ver un rostro con unos enormes ojos que parecían de color verde en la penumbra.
Se acurrucó en su bufanda de colores, como intentando no ser vista.
Sus manos, apenas unos instantes heladas de frío, comenzaron a sudar dentro de sus bolsillos. Cruzó la calle donde la luz de la farola era más nítida y aligeró los pasos una vez más.
En su huida creyó escuchar un gemido entre los arbustos y se heló la sangre al pasar cerca.
No había ningún ser humano por allí. Sus amigos la habían dejado cerca de casa a la vuelta de una fiesta. No solía salir demasiado de noche, pero alguna vez sus amigos le animaban y entonces accedía de buena gana.
Su respiración comenzó a hacerse dificultosa. Jadeando de miedo estuvo a punto de llamar a una puerta cualquiera y meterse dentro de la casa.
Aquella mirada de color verde- eso le pareció ver al pasar- la perseguía con más furia. Incluso llegó a creer que la había alcanzado. Le parecía tenerlo pegado a su cogote pudiendo oler su nauseabundo aliento.
Al subir a la acera, se torció el tobillo. A punto estuvo de caer de bruces al suelo, pero se incorporó como pudo y anduvo casi a rastras  los pocos metros que le faltaban para llegar a casa. Le dolía enormemente la pierna y sus fuerzas estaban a punto de fallarle.
De repente, sintió un zarpazo en su espalda y gritó con todas sus fuerzas.
Algunas luces se encendieron en el silencio de la noche.
Ella gritaba y gritaba como si la poseyera el mismísimo demonio.
Un vecino salió a socorrerla.
Comenzó a explicarle con balbuceos lo ocurrido, queriendo volver sobre sus pasos para dar con aquel ser que le había perturbado de esa manera.
En un pequeño trayecto no se veía a nadie.
Pero en lo alto del seto de un jardín, divisaron unos ojos verdes que les miraban con asombro.
- Allí, allí...gritó.
El valiente compañero que la acompañaba, se armó de valor y movió los arbustos para hacer huir a aquel sujeto indeseable.


Un cuerpo pequeño y negro saltó a tierra huyendo despavorido.
Era, Miki el gato de la vecina que había salido a pasar la noche.


Un galán de ojos verdes que enamora a las gatas del barrio y se escapa con frecuencia.
Le habían pillado infraganti...


Las carcajadas sonaron en aquella noche terrorífica, burlonas, sutiles, socarronas, guasonas y todos los sinónimos que queramos añadir.


Todo había sido fruto de la imaginación, que le había hecho ver fantasmas donde solo estaba un guapo gato de ojos verdes que le gusta ligar por las noches.
Y es que la imaginación nos suele gastar una mala pasada nada más nos descuidamos un poco...

18 de abril de 2019

DOMINGO DE RAMOS


Con el Domingo de Ramos daba comienzo la Semana Santa. El año pasado no acudí a la procesión, porque amenazaba lluvia, pero este año no me la he querido perder. Quería hacer alguna fotografía y grabar algún vídeo.
La procesión daba comienzo a las 11,30 con la llegada del paso de la Hermandad de la Pasión  a la Plaza de Santa María la Real, delante del Palacio Arzobispal con la bendición de las palmas y ramos.


Iba acompañado de la representación viviente de Jesús en un borrico con los apóstoles.


Un borrico que estuvo muy tranquilo todo el trayecto ejerciendo su papel como un actor más.


Al igual que este corderillo tan simpático.



El pequeño animalito, hizo las delicias de los niños que se habían acercado a la procesión de la mano de sus padres. En todo momento estuvo cuidado y protegido por los integrantes de la representación viviente.




El coro de los niños de la Providencia acompañaban con sus cantos al cortejo.


El cabildo catedralicio se une a la comitiva y se dirigen al Palacio Arzobispal .
Desde el balcón principal el señor obispo bendice los ramos tras la lectura del evangelio y una pequeña reflexión.





En medio de la solemnidad del acto, el pequeño corderillo se escapó, protagonizando una pequeña anécdota divertida. Corría de acá para allá dando pequeños saltitos, hasta que le pudieron coger de nuevo.






Ahí os dejo algún vídeo sin orden alguno para que veáis el ambiente.









La comitiva va camino de la Catedral donde tiene lugar la celebración de la Santa Misa presidida por el señor Obispo.
Esta va a ser mi aportación a la Semana Santa de Pamplona de momento. Hoy, Jueves Santo hay una procesión pero el tiempo no acompaña demasiado y no me he animado a acudir.


También yo me quise hacer una foto para el recuerdo delante del paso. Como cronista, con esto me doy por satisfecha. No es como en Guardo que conocía a los cofrades y ellos me conocían a mi. Sabía que les gustaban mis crónicas y lo hacía por ellos.