24 de mayo de 2016

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS.


Con la llegada de internet muchas cosas cambiaron...
Una nueva manera de comunicarnos se metía en nuestras vidas casi sin darnos cuenta.
Tengo que confesaros que me negaba a explorar este mundo virtual, entre otras cosas, porque no tenía ni idea, e incluso pensaba que no sería capaz de aprender el manejo de un ordenador.

Tuvo que ser mi hermana pequeña la que me incentivase para comenzar a aprender lo más elemental, para luego terminar siendo autodidacta y volar yo sola.
Su hija, me dio las primeras clases que me parecían apasionantes. Claro, que los jóvenes van demasiado deprisa a la hora de enseñarte a manejar estos artilugios modernos, porque ellos están acostumbrados a utilizarlos desde su más tierna infancia.
 En honor a la verdad, mi sobrina tuvo bastante paciencia conmigo. Yo, a mi manera, me apuntaba sus clases en un cuaderno tal y como yo lo entendía, sin nombres técnicos y acompañado de dibujos y flechas que me ayudaban a recordar y me servían para practicar en solitario.

Al poco tiempo, estaba encantada con esta ventana al mundo donde podía descubrir otros mundos y otras gentes de lo más variopintas.
Por mi manera de ser, curiosa y atrevida, veía saciadas mis ganas de aprender al poder comunicarme por este medio, que me permitía desde mi casa tener tantas opciones estupendas y un mundo de posibilidades por descubrir.

Comencé a tener mis primeros amigos virtuales. Al principio con un poco de recelo por mi parte, dado que esta nueva manera de amistad resultaba nueva para mi.
Luego, descubrí que como en la vida misma, hay que saber utilizar la prudencia para saber donde te metes y nada más.

Como desde siempre me ha gustado mucho escribir, decidí hacerme bloguera.
 Como pude, hurgando de acá para allá, logre dar forma al "Baúl de Laika" Le puse ese nombre en honor a mi perra que así se llamaba.
Como apenas sabía utilizar el teclado, cualquier escrito se me hacía interminable. Recuerdo que aprendí a poner los acentos y acentuaba todo lo que se movía...
Luego, no sabía meter todo en una entrada si colgaba fotos, y cada foto que aportaba era una nueva entrada, con lo cual volvía locos a mis amigos blogueros que no sabían donde poner su comentario.
Gracias a ellos aprendí a hacerlo.

Mis escritos de entonces, están hechos de frases hechas tirando a cursis y repelentes...jejeje.
Pero después pude contactar con un grupo variado de blogueros de los que aprendí muchísimo y mis escritos mejoraron bastante.
 De allí nacieron amistades que aun conservo como verdaderos amigos.
A alguno le he podido conocer en persona, y la experiencia ha sido magnífica. Nos unía un mundo de sentimientos que se había ido forjando en la red al compartir algo de nosotros mismos con nuestros escritos.
También he llorado despidiendo a otros que se han ido para siempre.

Más tarde, me compré una cámara fotográfica último modelo y pude aprender y explorar este mundo fascinante.
Como llevo dentro una "reportera"me abrí una cuenta en YouTube y comencé a grabar la vida del pueblo.
Tradiciones, festejos, actos culturales y lúdicos, paisajes... todo lo quería trasmitir para regocijo de los del pueblo que estaban lejos y que podían seguir lo que hacíamos in situ.
Fueron meses apasionantes donde viví la vida de reportera a tope. Al pie del cañón de la noticia.
La Semana Santa, las fiestas de San Antonio, patrono del pueblo, la Romería del Cristo, la lucha minera, los acontecimientos de la vida diaria, y la belleza de nuestros parajes, empezaron a correr por la red tomando nuestro pequeño protagonismo en el mundo.
Para mi ha sido un honor poder contribuir para que el nombre de Guardo se conozca y que se quede para un futuro en la red. Dan fe de ello, esos mil y pico vídeos que he ido grabando con mayor o menor acierto y que se conservan en la hemeroteca.
Son muchos los amigos blogueros que me dicen que Guardo es ya su pueblo, porque a través de mis vídeos y fotografías han podido andar por sus calles y conocer sus gentes.

Tuvo mucho éxito la sección: "Personaje del mes" donde rescato vidas anónimas, valiosas, de gentes sencillas que con su ejemplo levantaron la semilla de una sociedad llena de valores y que quizá nadie le haya reconocido.
Muchos aun viven.  Cuando acudo a sus casas para hacerles una entrevista y que me cuenten su historia, me sumerjo en su apasionante mundo de luchas, alegrías y sinsabores, y me hago una con ellos como única manera de entender sus sentimientos. Sus fotos y objetos que me muestran con emoción, os puedo asegurar que tienen vida propia.
Recuerdo que Antena3, queriendo tomar el pulso a las zonas rurales para saber como la gente de una edad vivía este mundo de las nuevas tecnologias, vino a los pueblos con sus cámaras para el programa "Conectados" haciendo reportajes muy entrañables de personas que se habían sumado a este mundo virtual. Fui una de ellas, y pude tener mi minuto de gloria en el telediario.

Como todo lo vivo con enorme pasión, terminé por quemarme...
La vida de reportera- aunque sea en una zona rural- pero con un mundo muy rico en actividades, es agotadora y no estaba dispuesta a trabajar demasiado después de llegar a la tan ansiada jubilación. Y es que me lo tomaba como una profesional de verdad...
Decidí centrarme en la escritura y dejar los reportajes a un lado.
Si lo siento, es por la gente del pueblo que esta lejos y que se me siguen. Aunque yo no le dejado del todo, y de vez en cuando hago algún reportaje también.

¿Como podía haber realizado mi sueño de ser "reportera de pacotilla" sin la ayuda de internet?
¿Como hubiese podido jugar a ser "escritora" y "poeta" sin la ayuda de internet?
Ahora me centro mucho en la redes sociales siendo muy activa y disfruto de nuevos amigos blogueros que hace poco he conocido.
Y no le puedo dar la razón a un buen amigo, que me dice cuando hablamos de este mundo virtual, que los de nuestra edad, hemos llegado tarde...
Siempre se puede uno unir a lo nuevo que comienza. Todo es cuestión de interés.
No todo en internet es magnífico...
Pero esto queda pendiente para otro día.

14 de mayo de 2016

ENCUENTROS AL ATARDECER


Caminaba en soledad por la orilla del río, cuando de repente, allí estaba él.
Un precioso petirrojo que se mecía en una rama.


Me acerqué lentamente para no romper el encanto de ese instante, y aunque se percató de mi presencia no hizo ademan de huir.


Estábamos los dos solos. Era media tarde y la belleza había salido a mi encuentro.
Fueron unos instantes sublimes mientras una y otra vez disparaba el objetivo.


Luego, cambió de postura mientras una luz mágica iluminaba aquel rincón. Era como si estuviera posando para mi.


Me atreví a robar su intimidad para mostrársela al mundo entero. Nadie de los que me conocen bien me hubiera perdonado que no lo hiciera.


De repente, me obsequio con una reverencia como dándome a entender que se rendía a mis encantos.
Yo, le correspondí con una sonrisa.


De un saltito se poso en una rama cercana para que le pudiera fotografiar de su otro perfil dando muestras de ser muy presumido...


Sin palabras, a nuestra manera nos entendíamos...
Y es que la mayoría de las veces no hacen falta.


Después, ambos levantamos el vuelo.
Yo, al ras del suelo, y él hasta las nubes, testigos mudos de nuestro encuentro.

7 de mayo de 2016

PREJUICIOS


Existen prejuicios arcaicos en nuestra sociedad donde impera la idea de que una mujer sola no puede vivir su propia vida.
Hay miradas por las esquinas que juzgan a las mujeres que se atreven a ser ellas  mismas, incluso de otras mujeres.
Miradas ancestrales de unos y otros que es difícil erradicar, porque son comportamientos culturales y sociales que van pasando de una generación a otra.
Situaciones en las que una mujer se siente observaba con reproche por el género masculino, porque no cumplen el prototipo de amante esposa y madre.
Conversaciones banales donde impera la idea de que el estado ideal de una mujer es el de casada.
Miradas piadosas de ambos géneros hacia la mujer soltera como si la desgracia se hubiera cernido sobre ella para siempre.
Existen yugos impuestos en pro del amor, que no conciben que se pueda ser libre y feliz en soledad.
Y también actitudes paternalistas que asfixian la propia creatividad.
Existen mujeres a las que le gustan más los libros que ir de compras, o las dos cosas igualmente.
Algunas hacen de la independencia su bandera. Van y vienen sin tener que dar cuenta a nadie, hacen y deshacen a su antojo...
Existen mujeres que su prioridad más inmediata no es ser madre, e incluso que no lo desean ser nunca.
Muchas veces los juicios temerarios acechan a la mujer por su manera de vestir o comportarse por parte de una sociedad que la juzga duramente.
Voces críticas de ambos bandos ( mujeres y hombres) se aferran a lo que es virtud- dicen- intentado sofocar todo resto de lo que llaman libertinaje.
Parece que hemos avanzado, pero en el fondo subyacen los viejos prejuicios que luchan por salir a flote al menor descuido.
Prejuicios a todos los niveles: sobre la mujer o el hombre, raciales, sexistas, étnicos...
Prejuicios que no acabamos de soltar y volar libres.



26 de abril de 2016

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE LOS QUINTOS


Os traigo hoy la presentación del libro de los Quintos del 68. Esta entrada la publique en su día, pero entonces apenas sabía moverme por este  mundo virtual. Soy autodidacta. Tan solo una sobrina me dio las primeras clases elementales, y yo sola con mi curiosidad innata fui descubriendo lo demás. Recuerdo que para hacer una entrada en el blog, cada vez que quería compartir una foto o un vídeo, hacia una entrada (no sabía meterlo todo en una) con lo cual se quedaba desperdigado y volvía locos a mis amigos virtuales a la hora de comentar. Gracias a ellos que me fueron enseñando y a mi constancia aprendí.
Esta entrada esta así, desperdigada...
Como no hace mucho se han ido sumando lectores de aquella época, la he querido rehacer y volverla a publicar para ellos.



La idea partió de Carlos junto con aquellos quintos que se reunieron a celebrar el cuarenta aniversario de su tallaje como quintos y organizaron una exposición de fotografías de la época. Decidieron hacer un libro con ellas. Se puede ver a Carlos en primer plano firmando mi libro.
Quisieron  dar vida a un trozo de historia y una época de nuestro pueblo a través de los "quintos" del año 68. Para ello recopilaron fotografías, vivencias, anécdotas de entonces.
Esto les supuso un enorme trabajo, pues se entrevistaron con familiares y amigos tratando de reconstruir retazos de historias personales. Muchas habían fallecido ya y de alguna manera les pudimos rendir un homenaje los allí presentes. Acudieron sus familiares cercanos muy emocionados.





La sala estaba a rebosar y había una enorme expectación. Cada uno quiso conservar como un tesoro un ejemplar del libro.


Entre los asistentes descubrí a Angel y su mujer. Ellos no me reconocieron entonces. Habían pasado muchos años y yo había vivido mucho tiempo fuera. Yo si les reconocí al instante, sobre todo a Angel, pues era muy amigo de mi hermano y venía a casa cuando yo era adolescente. Cuando hubo terminado el acto me acerque a saludarles y ahora cada vez que vienen al pueblo y les veo por ahí, nos saludamos con enorme afecto y compartimos amistad.

Eran muchos los que habían venido de fuera para la ocasión y escuchaban divertidos a Carlos rememorar los paseos por la calle Mayor y las miradas cómplices de amores adolescentes, las tardes de cine en el Valdehaya, los bailes y verbenas...
Entre los asistentes se encontraban esposas de maestros, médicos, dentistas, D. Mauel, D. Celso, D. Emilio, Doña María...deportistas como Chús Landáburu, los hijos de Jose el "Chochillo, la nieta y biznieta de "Maria, la Barquillera" la hija del "Capi" personajes muy queridos para todos.
El acto terminó con un recuerdo por parte de Carlos a su padre recientemente fallecido y a todos los mineros de la zona.
Los vídeos que os muestro no son de buena calidad. Comenzaba por entonces a grabar y no tenía experiencia, muevo mucho la cámara y casi se marea uno viéndolos, pero siempre digo que no me gustan los vídeos estáticos y sin vida. Mas adelante aprendí a conjugar mejor el movimiento y fijar los primeros planos con precisión. Cuando pienso ahora todo lo que me moví por la sala molestando, siento verguenza ajena...
Entonces no la sentía, y gracias a ello podemos tener ahora toda esta filmoteca  de aquel día, aunque no esta todo lo que se habló.



También pude saludar a Mamerto que estaba con su sobrina Meri y su marido.


Y Carmina y Carmen, las esposas de D. Manuel y D. Emilio.




Carlos,  con la nieta y biznieta de Maria la barquillera.

















17 de abril de 2016

PRESO


Marcos, se había quedado preso de su sectarismo. Siempre había tenido una actitud fanática defendiendo sus ideas  sin admitir ninguna crítica sobre ellas
 Como todos los sectarios, era incapaz de reconocerlo porque se sabía poseedor de la verdad absoluta.
Incluso presumía de ser un hombre tolerante y comprensivo cuando se definía a  si mismo.
Pero que nadie se atreviera a llevarle la contraría sobre algún aspecto de aquello que defendía a capa y espada...
Entonces, era capaz de insultar, ridiculizar y hasta llegar a la violencia verbal con la pasión de aquel que le va la vida en ello.
Hasta tal punto estaba seguro de "su verdad" que no dudaba en utilizar la violencia explicita con tal de defenderla.
No era capaz de escuchar, porque ya había juzgado antes de hacerlo.
Su boca gritaba y gritaba hasta hacerse oír, proponiendo una y mil veces que solo él tenía la verdad.
Alguna veces hasta llegaba a contradecirse y en su soberbia buscaba culpables de su situación.
Él mismo establecía los limites del bien y del mal.
Era Dios, Juez, Dueño y Señor de la Vida y la Muerte.
Desde su más tierna infancia se fraguo su carácter esculpido a fuego con los odios de sus ancestros.
Fue poseedor de una herencia que le fue dada por el simple hecho de nacer en aquel entorno familiar.
Creció con una semilla contaminada que le impidió volar libre.
 Y tomando el testigo, juro defender la misma doctrina que le había sido encomendada a las futuras generaciones que dependían de él.
En esa espiral vertiginosa, se perdió la belleza intrínseca de la vida misma, porque cerro sus puertas a lo diferente.
Y ahí sigue...cautivo y sin poder huir.

9 de abril de 2016

LA TARDE


Caminaba descalza sobre la hierba teniendo cuidado de no pisar los sueños recién estrenados de unas sencillas margaritas que acaban de nacer.
El prado rezumaba vida y sentía latir las entrañas de la tierra en sus pies.
Era una sensación muy peculiar aquella, que no dejaba de practicar siempre que podía.
Una ráfaga de viento paso rozándole la cara sin piedad. Era frío, muy frío...como la ausencia de caricias de los que ya no se aman.
Por el sendero, vio  a lo lejos a un personaje que caminaba lentamente. Apenas le conocía. Tan solo había oído hablar de él  algún comentario malicioso de esos que ensucian la conciencia de quien los hace.
Cuando estuvo a su altura, pudo escuchar que le dedicaba un saludo afectuoso mientras se paraba a su lado.
Tenía la mirada herida y un puntito de esperanza allá en el fondo del alma.
Ella le miro con atención, como queriendo descubrir su historia.
Fue un instante fugaz, donde pudo comprobar en su rostro la desolación que causan los juicios temerarios.
Una leve sonrisa ilumino el lugar.
Se despidió de él mientras pensaba que quizá tenía sueños que cumplir como cualquier mortal,porque estaba lleno de vida.


Un pájaro desde la rama de un árbol les dedico un trino mientras se alejaba.
Tenía la belleza de lo sublime y la ingenuidad de los niños.


Acaricio la tarde como pudo, mientras sus pensamientos se refugiaban en la corriente de río, libres...


31 de marzo de 2016

PASOS


Camino unos pasos más hasta divisar las montañas.
Después lentamente se dejo llevar sin rumbo fijo.
Fue dando un   paso tras otro sin tener prisa por llegar a ningún lugar.  Había recorrido el mundo entero y atrás quedaba la lucha por sobrevivir.
Con la mirada puesta en la tierra parda, temió reencontrarse con sus recuerdos escritos por la esquinas.
Su pasado estaba allí, intacto, tal y como lo dejo antes de irse. Intento zafarse de él haciendo ademan de huir a la velocidad que le permitían sus piernas, pero una fuerza misteriosa se adueño de su voluntad y se adentró por una calleja que solía recorrer de niño.


Y es que se decía para sus adentros:  "El pasado esta lleno de buenos y malos recuerdos y asusta un poco"
De repente se dio de bruces con la ventana de la cocina de su abuela y todo un cúmulo de sensaciones  se le vinieron encima.
Desde los olores con su particular peculiaridad, a los sabores, las texturas...
Hasta pudo sentir dos sonoros besos en las mejillas.
Intento subirse al banco de piedra que había a la puerta para husmear dentro, pero la persiana estaba bajada y no le fue posible.
Miro al horizonte y descubrió la hierba llena de flores. Sus pasos se adentraron por la pradera y le pareció escuchar a lo lejos la música de baile de una orquesta.
Regresó a sus quince años y recordó a esa niña de piel morena de la que estaba locamente enamorado en la fiesta del pueblo.
Revivió por unos instantes el roce de su piel en la suya rebosando deseo.
Una lagrima furtiva se deslizó por su rostro lleno de arrugas y añoranza.
Retomo su andadura y recorrió la orilla del río descalzo como cuando tan solo tenía diez años y le encantaba pescar renacuajos.
Sus pasos le llevaron a la puerta de la iglesia, pudiendo escuchar en su interior el voltear de campanas. Vestidos de domingo y lazos de colores, zapatos embetunados y brillantes, trenzas recién hechas, miradas furtivas de enamorados, sermones llenos de severidad...
Ahora sus pies le llevaban a la plaza donde los mayores jugaban a los bolos.
Llegó hasta él, el bullicio de la cantina cercana llena de gente.
Un delicioso olor a pan recién hecho que salía de la hornera, le abrió el apetito.
Un poco más allá estaba la fuente de piedra. La fuente que cubría las necesidades de las gentes del lugar de agua potable. Muchas veces, en su imaginación, pensó que de alguna manera era además la fuente de los deseos, e incluso se animó a lanzar alguna moneda para que se cumplieran los suyos
Le despertó de sus pensamientos una voz femenina que le preguntaba mirándole a los ojos que que hacía él por allí.
De momento no la reconoció. ¡Habían pasado tantos años!
Luego, se fundieron en un abrazo eterno, como el amor que antaño se tuvieron.
El pueblo se había quedado casi vacío. Pero ella había resistido...
Los pasos nos llevan de acá para allá al unísono de nuestras decisiones en el camino de la vida.
Unas veces son firmes, ligeros. con el brío de los sueños por cumplir, y otras son lentos, dolorosos, pacíficos, serenos...



Había llegado en primavera, pero su imaginación le llevaba en aquel instante a aquella fuerte nevada del último invierno de su abuela.
Nevó tanto que casi no la pudieron enterrar después de habérsela llevado muy grave al hospital más cercano.
Aquellos pasos y huellas en la nieve, quedaron marcados para siempre en su alma infantil como algo sagrado y reverencial.
Nunca pudo olvidarse de ella.
Una enorme paz le invadía mientras una vez más sus pasos le llevaban por las veredas de sus raíces que seguían allí perennes.