15 de julio de 2020

LA GATA DE LOS OJOS BELLOS


Mi gata, Leticia, tenía los ojos más bellos que os podáis imaginar.
Eran azules como la mar y el cielo en calma
Siempre estaban leyéndome el aura.
Misteriosos, enigmáticos, dulces, conmovedores, traviesos, divertidos...
Teníamos una complicidad a través de la mirada enorme. A veces no hace falta hablar para trasmitir sentimientos. Ella y yo nos entendíamos así. 



Podéis observar en este vídeo mientras la cepillo su pelo, la belleza de su mirada.



Leticia llegó a mi vida por azar . 
Ya os he contado su historia alguna vez.
Leticia, como Platero, era pequeña, peluda, suave; tan blanda por fuera que se diría toda de algodón, que no lleva huesos. 
Así la quiero recordar. Con esta poética descripción de Juan Ramón Jimenez.
Era una tarde de Otoño cuando comenzaba a hacer frío, y Leticia estaba en un parque abandonada a su suerte. Pequeña, desvalida, perdida...
No pude pasar de largo cuando paseaba con mi perra, Laika y la vi allí.
La tome en mis brazos y su pequeño corazón latía al unísono con el mío. Así empezamos a querernos.



Una vez en casa, se metió con Laika en su cama buscando protección y amparo. 
Es impresionante ver como los animales nos dan lecciones de convivencia a los humanos.
Entre ellas se entendieron al instante. 










Laika ya era una perra entrada en años y no dudó en hacer de hermana mayor brindándose a jugar con ella.





Enseguida nos cautivó con sus travesuras.   




Era una gata muy cariñosa que se hacía querer.



Pronto aprendieron a compartir espacio. Incluso el sillón favorito de Laika.

Añadir leyenda
En unos días se hizo dueña hasta de mi cama.


Sus bellos ojos me habían hechizado para siempre.


Gran seguidora de Roberto Brasero 


Tenía su puntito gamberro.


Y amigos muy variopintos...


Hasta tuvo un galán que la pretendía de manera especial.



También conoció a Nora, la perrita de mi vecina, Victoria. Ambas peleaban por mi cariño.


La encantaba posar para mi.



Su lugar favorito, encima de mi cama.


Se hizo zizurtarra como yo.



Compartimos catorce años juntas.



Mi madre, Laika y Leticia éramos inseparables.



Laika nos dejó hace unos años.


Y mi madre también.


Fueron grandes compañeras.




Durante el confinamiento bailamos juntas, aunque ella no estaba por la labor algunas veces... Aquí quería enviar un vídeo a la pequeña, Lia, pero ella era la que mandaba...Había que hacer las cosas cuando ella quería.






Leí, vi cine, escuché música... con ella en mi regazo.
Me hizo una enorme compañía en esos largos días de encierro.



Siempre entre mis libros. 



Centinela y guardiana de mis recuerdos más amados.


Desde muy pequeña se sintió atraída por las cámaras, como yo.


Pero apenas sin darnos cuenta, enfermó.



Nora intuía que algo malo ocurría y ambas olvidaron sus rencillas. La mañana de su marcha se despidieron como buenas amigas. 





La llevé por última vez al parque para que se despidiera de la vida saboreando la brisa de la mañana, escuchando el canto de los pájaros. Rodeada de niños, amigos y gente buena que me quiso acompañar.






La luz de sus bellos ojos se ha apagado, pero no la llama de mi corazón de mi amor por ella. 
¡Hasta siempre, pequeña gata de ojos azules y bellos!

29 de junio de 2020

JULIA


Me llegaba la semana pasada la  triste noticia de que, Julia nos había dejado y mi corazón se llenaba de tristeza.
Julita, como le llamábamos aquellos íntimos amigos, llevaba mucho tiempo luchando con esa horrible enfermedad a la que no quiero ni nombrar.
Era enfermera vocacional. Trabajó en la UCI donde realizó una enorme labor a lo largo de su vida laboral. Y allí, junto a sus compañeras, se ha ido. Custodiada, cuidada y amada por todas ellas.
Una de ellas ha dejado en su muro de Facebook un texto muy emotivo recordándola.
Conocí a Julia por medio de Maricarmen, una amiga andaluza.
Desde el primer momento me cautivó su carácter afable y cariñoso. Tenía una sonrisa siempre a flor de piel que te animaba a acercarte a ella. 
Y tenía un sentido del humor muy característico.
Vivía en Madrid, por lo que tuvimos pocas oportunidades de estar juntas, pero eso no evitó que forjáramos una bonita amistad a lo largo de estos años.
Ambas celebrábamos en Enero. Como buenas Acuarios amamos la vida y la gente. No faltábamos a la cita de felicitarnos cada año.
Julia ha dejado una estela de bondad en todos aquellos que tuvimos la suerte de conocerla.
Era lectora del Baúl de Laika. Siempre dispuesta a echarme un piropo por mis escritos y mis fotografías.




Conservo un bonito recuerdo de una visita que me hizo en Guardo junto con Maricarmen.
Acababa de fallecer mi madre y vinieron a hacerme compañía. 
Por entonces tenía una perrita que se llamaba, Laika. Recorrimos la ribera del precioso río Carrión y disfrutamos mucho de aquel encuentro.



Mi gata, Leticia acababa de ser adoptada por mi y enseguida se hizo muy amiga de las dos. Y ellas de ella...

Gran amante de los animales, tiene dos perritas: Viruta y Canica se llaman. Este vídeo se lo hice un día que estuve de paso por Madrid hacía Guardo, cuando veníamos, Maricarmen y yo de Sevilla. Ambas le van a echar mucho de menos. Las tenía ella tan cuidadas y eran tan queridas...
Me han dicho que seguro se queden con ellas algún familiar.



Conservo varias fotografías de nuestro encuentro en Guardo. No he sido capaz de encontrar unas que nos hicimos en el parque jugando como los chiquillos. Tengo tantas fotografías...
Si las encuentro las uniré a estas.



Una tarde nos fuimos a visitar la Ruta de los Pantanos en la Montaña Palentina. Me hacía mucha ilusión que conocieran esta maravillosa zona.
Fueron días intensos de vivencias que fortalecieron los lazos de nuestra amistad.
En mi corazón siempre habrá un lugar para tan magnífica amiga.
¡Hasta siempre!

19 de junio de 2020

MIRADOR DEL ALTO EL PERDÓN.


A punto de comenzar el Verano hago balance de los últimos días de la Primavera.
Después de los meses de incertidumbre que hemos pasado, por fin hemos podido ir retomando nuestras rutinas.
Tengo una vecina un poco mayor que yo que se ha brindado a llevarme a conocer rincones cercanos.
Una tarde emprendimos el camino hacia la Sierra el Perdón conocido como Erreniega, es un monte que tiene una altitud de 1039 m. Situado a diez kilómetros al sur de la capital.



Desde las alturas podíamos ver Zizur Mayor perfectamente. 



Incluso las ventanas de nuestra habitación. 





Y los pueblos cercanos. 



Hacía una tarde magnífica donde pudimos disfrutar de hermosas vistas.



Estuvimos largo rato disfrutando del magnífico paisaje.



Tiene este monte la característica de tener el primer parque eólico de Navarra que ha llevado a ser la comunidad autónoma pionera en el mundo en la producción de energía renovable.



Desde Zizur Mayor y pasando por Zariquiegui el Camino de Santiago atraviesa la sierra del Perdón hacía la localidad de Puente la Reina. 
Tras construirse el parque eólico, la empresa encargada de los molinos y la Asociación de Amigos del Camino de Santiago promovieron la construcción en 1996 de un monumento al peregrino. La escultura es obra de Vicente Galbete, está realizada en chapa y representa una comitiva de peregrinos de distintas épocas que se cruzan con la línea de molinos de viento. El texto que acompaña a la obra dice: Donde cruza el camino del viento con el de las estrellas"



En el 2017 se inauguró un monumento en recuerdo de las 92 víctimas fusiladas y enterradas en esa sierra en el año 1936 tras el estallido de la guerra civil.



El conjunto lo forman 18 menhires dispuestos en forma espiral en representación de las localidades de nacimiento de las víctimas y un gran bloque de piedra central en el que hay esculpidas estrellas y motivos del Guernica de Picasso. 

27 de mayo de 2020

ELENA


A Elena últimamente le duele el alma, el corazón, los "adentros"...
A pesar de que, Pablo, su marido le diga una y mil veces que eso no puede ser, que es imposible.
Lo lógico- dice- que te duela la cabeza, el hígado, el estómago, las piernas... ¿ Pero el alma...?
Pero a ella le duele cada día más. 
Y mucho...

Se siente cual pajarillo desvalido, vulnerable y triste, como si  acabase de caer del nido.

De tal manera, que ha perdido el brillo de sus ojos, la fuerza de sus vigorosas manos siempre dispuestas para el trabajo, la luz que siempre irradiaba con su presencia.

Incluso parece que ha cambiado de estatura. Se la ve más pequeña y frágil, un poco encorvada sobre si misma, sin apenas atreverse a levantar la mirada.

Sus pasos, antaño firmes, son vacilantes e inseguros.
Pareciera que tiene temor a tropezar.

 Como si una fuerza imperiosa tirase de ella intentado seducirla.  Esa fuerza se manifiesta desde el interior hacia fuera, con enorme violencia que solo ella es capaz de percibir.

En esos instantes, una tremenda angustia le invade. La congoja parece asfixiarle, le tiembla el pulso y la voz, le abandonan las fuerzas, quisiera gritar y no puede. Las lágrimas acuden a sus ojos a borbotones, mientras sus pies se niegan a andar.

Ella bien sabe que le duele el alma, por mucho que le digan que nadie la ha visto.
Siempre ha tenido un alma muy grande y un corazón mucho más, de ahí que acuse su dolor de esa manera tan intensa.

Pero fiel a si misma, nada más se encuentra un poquito mejor, sonríe a su marido, a sus hijos, a sus nietos...

Retoma de nuevo el mando, cual capitán en ese mar de la vida, sin permitirse desertar de su responsabilidad.

Elena ha llegado a esa edad en que los miedos e inseguridades asoman en el horizonte. Todo su mundo interior parece tambalearse de repente. Como si sintiera la necesidad de hacer balance de todo lo vivido. 

Parece estar pasando una nueva adolescencia donde afianzar la propia personalidad de nuevo.
Un terremoto interior se adueña de su vida anclada en la seguridad desde hace décadas.

Aunque tarde, los que la rodean se percatan de que algo no va bien. 
Está irritable, no se concentra en las cosas, apenas tiene expresión en su rostro.
Se encienden las alarmas y por fin la prestan atención.
Temerosos unos y otros, piensan que puede ser un principio de esa maldita enfermedad que no se atreven ni a nombrar.
O quizá su estado se deba a un pequeño cansancio, o algo más serio como una depresión.

Ella, cual pajarillo herido se deja querer.

Hace mucho tiempo quizá, que se han dado por supuestas las caricias y los besos, por eso su ausencia, ha hecho que su alma, esa que nadie ve, se rebele y salte por los aíres.
Damos por hecho a veces que aquellos a los que amamos lo saben y con eso basta. 
Pero no es verdad.
Quizá, Elena simplemente necesite que los demás sepan que le duele el alma y pongan remedio para aliviarla.

13 de mayo de 2020

RADIO GUARDO







Hoy os quiero presentar a Radio Guardo la Radio de la Montaña.




Veinte años después del cierre de la antigua emisora local, la Agrupación Musical de Guardo (AMGu) ha vuelto a dar vida en las ondas a los pueblos de la Montaña Palentina.
Vida y voz, pues las zonas rurales son las grandes olvidadas. 
Nace con vocación de servicio público, comprometida con aquellos colectivos y vecinos de la zona.
Se puede acceder a los contenidos de la emisora a través de la web www.radioguardo.org y en la app Radio Guardo para teléfonos Andoid donde también se podrán descargar los podcast y en la FM en el 107.2.
Oscar Laso como locutor, y Manolo Dos Santos, en la gestión se coordinarán para hacer llegar a los radioyentes el magacín y el noticiario semanal así como las actividades de la zona norte y sus pueblos.
La mayoría de los espacios serán liderados por los vecinos y las distintas asociaciones y identidades entre las que figuran Adecas- Fundación Personas, AFA- Guardo o el CEAS.
https://www.facebook.com/RadioGuardo/?ref=br_rs

También se les puede seguir por las distintas redes sociales. Facebook, ahí os dejo un enlace, Twitter, Instagram.

Desde que comenzó a emitir no he dejado de escuchar cada uno de sus programas. 
No en vano es una manera de mantenerme en contacto con mi Guardo del alma y sus gentes. 
No me pierdo "Cuentos a la sombra de un roble"dirigido por Juan Carlos de la Fuente donde la literatura se hace vida a través de su voz. 
Me cautivan los "Oteruelos Reporteros" los alumnos del Colegio el Otero con su programa de temas variados y sus voces infantiles que llenan las ondas de magia.
No me pierdo "Amapolas 2.0. Mónica y Sandra de Vida Propia, con un programa original y creativo. 
Por supuesto nunca dejo de escuchar al Burlesco Malandrín con su programa"Mis Delirios" . Divertido, libre, atrevido y capaz de trasladarte a su mundo diferente a través de sus locuras.
Como amante del Séptimo Arte, "Guardo es de Cine" con Jesús Ángel Rodriguez y sus colaboradores, Pablo Vega y Samuel Gutierrez , es otro de mis programas favoritos.
 Vicky y su programa "Más que Montañas" me atrapa cada miércoles y jueves.
Y así uno a uno os podía ir contando de cada uno de los programas y sus colaboradores. "Hablemos de comida" "Salud y Bienestar" "Momentos Musicales" "Sección de Balonmano" "AFA Guardo" "Pierre May" "Top 40" "La Gramola" "El Rincón del Artista" "Cuarto y Mitad"...






Pero de manera muy especial afino mi oído y pongo atención cuando llega "La Coctelera" 
De la mano de Oscar Laso y Manolo Dos Santos, voy recorriendo esos lugares amados y voy poniendo cara a cada una de las personas que intervienen y  me van contando todo cuanto acontece en ese querido pueblo.
Como colofón, os dejo este vídeo donde comentan un audio que les envié para felicitarles por su trabajo.
Manolo que me conoce bien y me aprecia enormemente, me dedica unas emotivas palabras, y junto a Oscar me invitan a pasar por la emisora cuando vaya a Guardo.
También os dejo un vídeo donde se puede ver la Escuela de Música por dentro.
¡Gracias, chicos!