22 de febrero de 2015

OLIVIA Y SUS SOMBREROS


A Olivia le gustaban los sombreros no solo porque había estudiado en el colegio que tienen sus orígenes en el antiguo Egipto.   La mayoría de las veces le servían para camuflar su poderosa timidez que le impedía mostrarse al mundo tal y como era.
Le gustaban de todas las maneras posibles: de paja, de tela, de lana, de terciopelo, de fieltro...
Aquel complemento de su vestuario formaba parte de su personalidad. Desde muy pequeñita se sintió muy cómoda con esa prenda,aun cuando la mayoría de los niños no son partidarios de ella.
De alguna manera buscaba un refugio por muy liviano que fuera a la hora de descubrir el mundo con sus ojos infantiles.
Y es que Olivia siempre fue muy particular.
De carácter introvertido, poseía un interior muy rico, al que era muchas veces imposible acceder porque se cerraba en banda cuando sentía cerca peligrar su intimidad.
Se refugiaba en su mundo sin necesidad de inspeccionar el que la vida le brindaba.
Era de esas personas que carecen de importancia a los ojos de los demás que las juzgan cerradas y primitivas.
Pero ella con sus sombreros era capaz de plantarle cara a cualquiera, porque se sentía fuerte escondiendo bajo una falsa apariencia su verdadera personalidad. Y es los sombreros son capaces hasta de marcar el estatus social del que lo lleva.
Cuando se calaba uno de sus sombreros era como un rito ancestral delante del espejo. Sacaba muy despacio el que quería y se lo colocaba con verdadera devoción. Luego, se miraba una y otra vez de frente, de lado, de perfil...hasta dar con el punto perfecto.
 De alguna manera era su coraza, como la del soldado que se prepara para una guerra.
Con sus sombreros además de protegerse del frío, de la lluvia y del sol, intentaba protegerse de miradas curiosas e inquisitivas.
¿Pero por qué Olivia se comportaba así?
¿Que misterio escondía detrás de sus sombreros?
¿Por qué intentaba ocultarse con ellos?

A pesar de intentar pasar desapercibida, no lo consiguió. Siempre hay un alma que conecta con la tuya. Alguien que se atreve a cruzar el infinito espacio que le aleja de ti. Gente que intenta bucear en tu interior tratando de hacerlo suyo. Sin la aventura del conocimiento del otro, la vida carecería de valor, porque cada uno iríamos en solitario con la pobreza que eso encierra.
Olívia guardaba mucho dolor dentro que le impedía vivir, soñar, amar...
Y es que el dolor si no se le da cauce, puede ahogarnos.
Un día Olivia conoció a David de manera accidental. Al ir a cruzar la calle no calculo bien estando a punto de ser arrollada por una moto. Precisamente la conducía David que se acercó inmediatamente a preguntar como se encontraba.
Aquél día el sombrero de Olivia rodó por el suelo y tuvo que enfrentarse a su destino cara a cara...
Después, todo sucedió muy deprisa, como queriendo recobrar el tiempo perdido...
Olivia se casó con David.
En su memoria apenas queda el recuerdo de aquella mañana en que siendo un bebé de dos años su madre la abandonó a las puertas de un horfanato cubierta su cabeza con un sombrerito rosa de terciopelo.


6 de febrero de 2015

NIEVE Y MÁS NIEVE...


La nieve no da tregua y ha invadido calles y plazas haciéndolas intransitables. Esta foto la hice a las once de la noche mientras trataba de sostenerme en pie porque el hielo había hecho su aparición encima de la nieve y no había manera de andar.


Los jardines de las casas están literalmente sepultados y apenas hay una pequeña vereda abierta para poder entrar.


La noche ejerce sobre mi una atracción muy particular, por eso a pesar de la ventisca, el frío y la nieve, paraguas en mano, me lancé a la calle para hacer alguna instantáneas para vosotros.


La nieve se acumula por las calles y plazas.


Mientras desde el Ayuntamiento no dan abasto a retirar la nieve.



Tarea imposible rescatar el coche sepultado...








 Aunque la belleza se puede contemplar por los rincones.


  Pasear por el parque estaba peligroso, muchas ramas e incluso los árboles por el peso de la nieve, se habían roto.


La plaza de la Constitución estaba ayer en pleno apogeo . La gente había salido a hacer compras y llenar la despensa.
Otros se dedicaban a limpiar la nieve de sus negocios y la entrada a sus casas.



Para caminar por las calles hay que guardar el equilibrio. Unos se dedican a limpiarlas y otros a hacer fotos...











Aun con nieve salimos a la calle, no nos queda otra...



Algunos se han quedado agotados de tirar de pala...





El Barrio la Fuente estaba muy bonito pero intransitable. Allí quise sorprender con mi cámara a la dueña de la Hornera y a sus parroquianos...







A la altura del paso nivel del tren había gran expectación porque un pino había caído a la vía del tren e intentaban quitarlo los de la máquina quitanieves.
Pude acercarme por una calle que estaba bastante limpia para hacer estas fotos y vídeos.


Los que disfrutan de la nieve son los niños y las mascotas.



La Fuente de los Cuatro Caños, lucía así de bonita...

1 de febrero de 2015

VÍDEOS DE NIEVE


Días intensos de nieve.
 Para los de Guardo que estáis fuera os dejo estos vídeos grabados estos días para que recordéis la nieve.




No os perdáis este vídeo de la orilla del Carrión con nieve.








En el vídeo de abajo se me puede escuchar reír después de haberme caido al suelo.









27 de enero de 2015

MUCHAS GRACIAS Y MUCHOS BESOS


Acabo de celebrar un nuevo cumpleaños rodeada de familiares y amigos y la emoción me embarga. Cumplir años nos lleva a hacer balance de los vividos, a replantearnos como queremos vivir ese año nuevo que nos regala la vida.
La felicidad, son momentos...
Importa mucho tener una visión positiva de la vida para poder saborearla. No estoy hablando de que se me antoje el vivir como algo idílico y de color rosa. A mi edad, más que nada, es la experiencia la que me hace tener esa visión.
En esta carrera por llegar a la meta, es muy importante mantenerse fuerte hasta el final. Solo nosotros mismos somos los protagonistas de nuestra propia historia y como decidimos vivirla.
Con nuestros actos vamos escribiendo una novela con una trama apasionante, con sus buenos y malos momentos. con sus luces y sombras, con su dolor y alegría, con su cara y su cruz...
Depende de nuestra manera de mirar, el buen final.
Porque en la manera de mirar a los demás y al mundo está el secreto.
Estoy en una etapa de madurez y contemplo mi vida desde lo alto de mi propia pequeñez. Desde esa perspectiva, oteo el horizonte de mi nada, aceptándome como realmente soy.
Solo me resta seguir caminando en la dirección que yo misma me he marcado. Sin titubeos y añoranzas, sin temores y miedos, siempre hacia adelante.
No es fácil, es verdad. Pero el timón de mi nave, soy yo quien le tiene que llevar, no me queda otra...
Reconozco que a lo largo de mi camino ha habido de todo: buenos y malos momentos, aventuras fantásticas y noches sin cuento...
Pero eso si, siempre he contado con la ayuda de la gente que me quiere bien, familia y amigos, imprescindibles para seguir el viaje.
Y es que sin apenas darnos cuenta, vamos unos y otros enlazados entre si.
Eso es lo que realmente importa, amar y ser amado.
Me gusta ser agradecida, y me emociono con cualquier detalle por pequeño que sea, porque significa que han pensado en mi.
Por eso, después de celebrar con mi familia este fin de semana mi cumpleaños, en la tranquilidad de mis rutinas, he querido volver a leer cada una de vuestras felicitaciones muy despacio.
Estoy abrumada por vuestro afecto.
Solamente en Facebook, he tenido quinientas y pico felicitaciones sin contar con las del chat y el correo electrónico que han elevado el número a más de seiscientas.
El año pasado me prometí a mi misma al ver las trescientas felicitaciones recibidas, que todas las mañanas mientras desayunaba iba a felicitar a cada uno de mis amigos del Facebook, aun sin conocerlos, y casi casi lo he cumplido...
Me hubiera gustado contestaros uno por uno...
Gran variedad de personas habéis tenido el detalle de dejarme vuestro cariño por escrito. He recibido, postales con fotos, tartas, flores, poemas...
Gente conocida y algunos que apenas conozco. Gente joven, de mediana edad, en la madurez y hasta niños. Desde Guardo, hasta muchos rincones de España y mis amigos sudamericanos, Argentina, Colombia, Mexico, Guatemala...
Tengo que reconocer que algunos me habéis hecho llorar.
Mi deseo es agradeceros a cada uno ese detalle tan bonito de haberos acordado de mi con tanto afecto a través de este sencillo escrito.
Muchas gracias y muchos besos a cada uno.

M.Paz.

22 de enero de 2015

GRAN NEVADA



Bueno, pues por fin nos ha llegado la gran nevada.
En  vídeo que os muestro, tiene una luz y una belleza espectacular. Son unos amigos jugando con sus mascotas que me lleva a recordar a mi perrita Laika que disfrutaba igual que ellos con la nieve.









Estos días de atrás era poca la nieve que había caído. Atrás quedan aquellas nevadas de cuando yo era  niña. Pero anoche comenzó a nevar con fuerza, y al levantar la persiana esta mañana me he encontrado un inmenso manto blanco.
Cuando esto ocurre cambio mis planes sin pensármelo dos veces. Siempre digo que la nieve ejerce sobre mi un poder de seducción tremendo del que me es imposible escapar.
 Cámara en mano recorro las calles y plazas tratando de rescatar las mejores instantáneas que reflejen la vida del pueblo con nieve.



Aunque nevaba y es muy difícil hacer fotografías con el paraguas en mano y utilizando una sola, no me resistí a salir, y los primeros con los que  me encontré fueron, Floreal, Estrella y Cristian. Buen comienzo.


Un poco más allá, me encontré a Karen y sus padres con su mascota. Lo siento, Jair, faltabas tu...


Ah, pero si que estaba Jair...



Apenas se podía andar y algún coche necesitó de ayuda para poder seguir su ruta.


Las mascotas con sus dueños paseaban encantadas.




Y les hacía ilusión posar con sus dueños.


A algunos me los encontré en las aceras limpias.



Mientras otros se disponían a dejarlas limpias...


Claro que estos tenían una ayuda muy especial...este precioso niño con su pala estaba muy dispuesto a ayudar...



Boni trataba de salvar una maceta...


Algún avispado fotógrafo se dedicaba a buscar las mejores fotos...



Las chicas de la farmacia habían hecho un simpático muñeco de nieve.


Yo también quise posar con el muñequito.


Nuestra Fuente de los Cuatro Caños lucía así de bonita adornándose con la nieve.


Vidal tenía visita con el pediatra y aprovecho para llevar a su niño en trineo.


Montse intentaba pasar por la Plaza de la Constitución muy bien equipada...


Esta fotografía salia en los desayunos de Televisión Española. Me contaba una chiquilla que se disponía  a desayunar, cuando recibió la alegría de ver el Río Carrión a su paso por su pueblo en la pantalla.


Y esta otra en Antena3.



Operarios del Ayuntamiento se afanaban desde primera hora de la mañana en adecentar las calles que estaban intransitables. Un fallo con la cámara de grabar hizo que estropeara un bonito vídeo que había hecho de una máquina que soltaba un chorreón de nieve a su paso. Lo siento.



Aun así caminar era toda una odisea para no dar con los huesos en el suelo.



Viendo que la Plaza de la Constitución estaba tan entrañablemente bonita, me quise sentar a disfrutarla un poco.





La nieve posee la magia de la inocencia blanca, por eso los que la conocemos de siempre, volvemos a ser niños cuando nos visita.


Cuando dejo de nevar, la nieve se empezó a derretirse y ya no quedaban bonitas las fotografías. Aun así el parque estaba precioso.




La gente cámara en mano, no dejaba de hacer fotos para dejar constancia de este día.



La mañana trascurrió de un lugar a otro y al final me encontré con Estela y su marido que volvían de darse un paseo. Ella, filipina y guardense de adopción, pisaba la nieve como me gusta a mi.







Como colofón, os dejo este montaje de fotografías con alguna de las que he colgado en Facebook.