17 de julio de 2018

¡FELICES VACACIONES!


Con la llegada del verano me dispongo a cerrar el blog hasta Septiembre. Apetece más estar en la calle con los amigos. Es la hora de recargar pilas saboreando el sol.
Os deseo un feliz verano.
Muchos besos.

13 de julio de 2018

¡VIVA SAN FERMIN!


Mi primer año viviendo en Pamplona no podía dejar de contaros sus famosas fiestas de primera mano, aunque ya hice un año una entrada hablando de ellas.
La fiesta comienza con el célebre "Chupinazo" y todos pañuelico rojo en alto se disponen a vivirla intensamente. Una vez que el cohete vuela por los aires, todo el mundo se pone su pañuelo atado al cuello.

La verdad que es imposible estar en la Plaza del Ayuntamiento en esos momentos, pero este año lo quería vivir desde muy cerca. Para ello fui con tiempo para poder ver el ambiente.
Desde las calles aledañas a la plaza los dispositivos policiales de empeñaban en controlar el acceso a la misma. Hasta yo misma con cara de abuelita encantadora y pacífica, tuve que mostrar lo que llevaba en mi bolso.
Hay que estar ahí para comprender el ambiente de este ritual que cada año congrega a multitud de gente en un pequeño lugar.


Los jóvenes intentaban refrescarse en la espera con vino tinto...
Como estaba muy cerca de ellos, no me libré de alguna mancha en mi vestimenta de blanco impoluto.




Después, las calles se llenan de una marea humana rojiblanca con ganas de disfrutar de la alegría de la fiesta.


Los balcones son los más solicitados para hacer fotografías y vídeos.






El siete de Julio es el día de la fiesta del Santo Patrón San Fermín. Este año quise vivir la procesión desde dentro intentando no molestar demasiado, aunque fui llamada al orden varias veces...








A lo largo del recorrido por el casco antiguo la gente emocionada desde los balcones va siguiendo al santo que en algún punto es obsequiado con una nube de pétalos de rosas blancos y rojos.

También están las autoridades eclesiásticas y las Cofradías.


El señor alcalde y la Corporación Municipal.



Todos vestidos de gala.


Los gigantes acompañan a lo largo del recorrido con sus bailes. Tienen sus propios nombres. Esta, creo se llama "Braulia".


Impresionantes las volteretas con ese pesado armazón .




La alegría se puede ver en las caras de la gente.


Las charangas inundan la ciudad con su música bullanguera.




Las Peñas son el alma de la fiesta.


Hice muchos vídeos en directo para Facebook, pues no pensaba hacer una entrada para el blog, pero hay gente que me sigue y no está en las redes sociales, por eso les brindo esta entrada aunque no me lo he currado mucho.


Por allí estaba el campeón Miguel Induraín que accedió amablemente a posar junto a mi.


Los mariachi mexicanos nunca faltan a la cita. Quise dejar testimonio con esta simpática fotografía.


En la Calle Estafeta nos dieron un bonito recital.
Como ya sabéis siempre rescato la belleza de la vida , por eso he querido rescatar la belleza de la fiesta que quizá los medios no nos muestran.

27 de junio de 2018

ARTURO


A las cuatro de la tarde cuando caía un sol de justicia, mi hermana y yo nos fuimos de tiendas. Al entrar en el Corte Inglés una bocanada de aíre fresco nos salió al encuentro y nos sentimos aliviadas. Sin apenas habernos repuesto del cambio brusco de temperatura, nos encontramos de sopetón con la sonrisa de Arturo. Muy gentilmente nos invitó al stand de belleza más próximo que era donde él trabajaba con la intención de ofrecernos unos maravillosos productos de belleza.
En principio intente rechazar la oferta, ya que iba la primera y se dirigió a mi. Además no me suelo maquillar, pues tan solo me pinto los labios. Pero ante la insistencia de aquel muchacho sonriente y la delicadeza con la que me llevó hasta el sillón y me puso delante del espejo, no me quedó otra que brindarme a su experimento.
Detrás de mi venía mi hermana que conociendo mi vulnerabilidad ante este tipo de situaciones no dejaba de sonreír maliciosamente...
Arturo, una vez que me tuvo a su entera disposición comenzó a utilizar con enorme soltura un lápiz corrector de cejas y me las fue esculpiendo como si de una obra de arte se tratara. Luego, sacó un bote con una crema untuosa para eliminar las ojeras. Lentamente fue difuminando una pequeña porción de aquel unguento mágico hasta convertirlo en parte de mi piel. Se fijó en mis labios pintados en rojo con una barra que me trajeron unos amigos de Nueva York y comentó que era un bonito color. Con unos brochazos de colorete iluminó mis mejillas y dio por terminada la faena hablando en términos taurinos.
Yo observaba absorta en el espejo el cambio de mi rostro sin apenas alguna señal de mis maduros años, mientras mi hermana reía de buena gana...
Una chica muy guapa que también estaba trabajando en esa sección se acercó para ver el resultado del trabajo de su compañero y se sumó a las exclamaciones de regocijo de los que allí estábamos.
Una vez terminó conmigo, se dispuso a a maquillar a mi hermana siguiendo los mismos pasos. El cambio se iba haciendo evidente en su rostro mientras que ahora la que sonreía era yo...
A ella le pintó los labios en color fucsia para que le hicieran juego con el vestido.
En apenas unos minutos habíamos quedado a merced de, Arturo un joven cautivador que nos quería vender los productos de los cuales era representante. Viendo que era un magnífico profesional en ambos aspectos y nos tenía a las dos en el bote...se animó a contarnos que había maquillado a los chicos de Operación Triunfo a su paso por Pamplona y Bilbao en los últimos días en los conciertos. Sacó el móvil del bolsillo y nos enseño cantidad de fotografías con Amaia, Aitana, Agonei, Alfred...
Yo le comenté que les había hecho un reportaje cuando vinieron a Pamplona, Amaia y Alfred a un homenaje que les hicieron en el Ayuntamiento y se interesó por el nombre de mi blog.
Había pasado media hora y allí estábamos mi hermana y yo con, Arturo como si nos conociésemos de toda la vida.
Con ese arte que tenía el chaval no nos podíamos ir de vacío, y claro, terminamos comprando los productos que con tanto acierto nos había publicitado. Nada baratos, por cierto. Pero a nuestra edad uno no se puede permitir ir desarreglado y hay que colaborar en mover la economía y además teníamos la seguridad de que nos merecíamos un capricho.
Ya en la caja nos hizo un pequeño regalo de la misma marca mientras nos hacíamos un selfie para Instagram .
Arturo se despidió de nosotras con un beso y siendo tan gentil como cuando nos recibió.
Este chico es una joya que se rifarían las marcas si supieran de su valía . Su modo elegante de tratar a los clientes, su sonrisa cautivadora, su educación y su trato exquisito es lo que quiero dejar constancia con este pequeño relato.
Gracias, Arturo por tu simpatía y por ponernos tan guapas que casi no nos reconocen al volver a casa...jejeje.

9 de junio de 2018

HISTORIAS EN EL SUPERMERCADO.


Era una mañana huérfana de sol y flotaba bochorno en el ambiente. Unos niños jugaban en la plaza poniendo una nota de color con sus variadas vestimentas. Sus voces llenaban de vida la calle. Los últimos acontecimientos la habían llevado al enfado y la crispación más de una vez aquella semana.
Por eso necesitaba tomar el aire, salir de la prisión en la que había estado oculta.
Entró en un supermercado cercano y se dirigió a la sección de frutas y verduras. .Desde hacía tiempo había tomado la sana decisión de cuidarse y para ello se afanaba en conseguir los alimentos relacionados con la famosa dieta mediterránea. Tenía ya una edad que no podía descuidarse...
Mientras escogía uno a uno los tomates que parecían los mejores, descubrió a una niña de piel morena de un país lejano con dos moños apretados en su pelo que le tenían casi que hacer daño. Miraba atentamente un pastel de chocolate enrollado de nombre "Tigretón" y varios más que se exponían en la pequeña estantería. Sus profundos ojos negros estaban fijos en el objeto de deseo y apenas escuchaba la voz de su madre que le llamaba muy cerca. En su pequeño mundo se podía observar casi un diálogo entre ella y el pastel. Es más, casi se percibían sus palabras al observar sus ademanes. Su madre no estaba por la labor de hacer realidad su ilusión y la instaba una vez más a reunirse con ella. Muy de mala gana se alejó por fin apretando la mano de su madre y dejando atrás su sueño. Quizá fuera una lección en el aprendizaje para la vida y los pequeños desencantos y era mejor  agarrarse a lo seguro. La mano de su madre de momento...
Por la puerta apareció un muchacho dando grandes pasos. Tenía una larga melena con rizos que descansaban en sus hombros sin demasiado atractivo. Vestía ropa deportiva de marca y su higiene no era la más acertada. Quizá había puesto interés en ello, influenciado por la  modas. Iba como desafiando al mundo y a la sociedad queriendo singularizarse. Andar decidido, mirando al frente con ademanes de superioridad. Con esa actitud imposible ver que una mujer de edad y pequeña estatura no alcanzaba un bote de tomate, o un hombre mayor apenas podía levantar el carro de la compra a la hora de pasar por caja. Parecía no darse cuenta de que para cambiar el mundo hay que cambiar de actitud personalmente. Y es que, él vive en su propio mundo y no percibe nada más.
En la puerta de entrada, una madre joven charlaba con una amiga acompañada de sus dos hijas. La más pequeña, aburrida de esperar comenzó a pasar una y otra vez a través de la puerta que se habría nada más notaba su presencia. Era algo mágico que estaba dispuesta a explorar las veces que hiciera falta. Tenía una simpática cara y unos ojillos traviesos. Sonreía sin parar buscando la complicidad de los que la observaban.  Sus dientes perfectos mostraban la más bella de las sonrisas como queriendo iluminar el mundo en su ingenuidad infantil. Ya tendría tiempo de cambiar el rictus de su cara más adelante. Su risa fresca y desenfadada se abría paso ante la vida que tenía por delante.
Por último su mirada se fijó en un niño muy alto- demasiado- que estaba delante de ella en la caja. Una mujer que por lo visto le conocía le gritó: "¡Vas a llegar a lo alto"!
Él, ruborizado no sabía donde meterse....
Con una tímida sonrisa intentaba contarle lo que había hecho el fin de semana. Al mismo tiempo parecía querer encogerse un poco disimulando se aspecto y su tamaño. Se le veía inseguro. Quizá su altura había sido mofa por aquello de salirse de los cánones establecidos y deseaba no singularizarse de esa manera.
Pagó con tarjeta y se alejó sonriendo. Había conseguido relajarse y sonreír.

30 de mayo de 2018

CORAZÓN ROTO


Una mañana sin previo aviso le rompieron el corazón. Como buenamente pudo, fue recogiendo uno a uno sus pedazos doloridos y los guardó en su bolsillo.
Nunca pensó que le podría ocurrir a él. Estaba seguro de que le había jurado amor para siempre...
Fueron semanas dolorosas donde se sintió morir. Ya nada tenía sentido en la vida.
Ni comía, ni dormía, ni vivía...
Por una temporada se ausentó de la vida y era como un espectro que arrastraba su dolor por las calles.
Las gentes le miraban con piedad, unos,  y con la maldad a flor de piel en sus rostros , otros...
Algunas mañanas hasta le costaba respirar. Era como si le faltara el aire de la vida.
Demacrado, somnoliento, ojeroso y triste se negaba a caminar de nuevo.
Solo, con su dolor, se fustigaba a si mismo preguntándose que había hecho mal.
Muchos días recorrió lentamente pasajes de su vida intentado descubrir su fallo mientras se negaba a olvidar lo vivido de su historia de amor.
Los que le querían bien, le brindaron su amistad desinteresada, pero la mayoría de las veces prefería estar solo.
Necesitaba reencontrase consigo mismo.
Con el paso de los días, su herida fue cicatrizando poco a poco hasta que se hizo la luz.
Hoy, la sonrisa ha vuelto a su corazón esperanzado. Ha sacado los trozos rotos de su corazón del bolsillo y los ha pegado acariciándoles lentamente. Luego, con un leve soplo le ha echado a volar de nuevo.

P.D. Dedicado a a todos aquellos que alguna vez les han roto el corazón.

20 de mayo de 2018

MIRADAS


Soy de natural curiosa, intuitiva, con capacidad de asombro, observadora, con el ojo siempre atento a lo que ocurre a mi alrededor o a través del objetivo de mi cámara.
La mirada es capaz de trasmitir un cúmulo de sensaciones maravillosas. Las miradas forman parte de la comunicación no verbal y nos enseñan infinidad de cosas de los demás.
Dice Gustavo Adolfo Béquer: "El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada" Y también se suele decir: "Los ojos son las ventanas del alma" Quizá podamos disfrazar las palabras, pero la mirada cargada de emociones es más difícil.
Pero bueno tampoco pretendo traer aquí un tratado sobre la mirada. Simplemente os voy a relatar las pequeñas cosas que mi mirada ha contemplado a lo largo de la semana.
Es lunes y camino por la plaza sin prisa. Comienza una nueva semana y me dispongo a vivir con toda la intensidad de la que soy capaz. A mi derecha  un obrero toma su bocadillo de mortadela  al sol.  Es un muchacho joven de algún país sudamericano. Le observo al pasar y me conmueve su actitud . Saborea con fruición su almuerzo mientras le da  a la teclas del móvil. Quizá esté poniendo un WhatsApp al amor de su vida, o lea el periódico o la prensa rosa.  También se me antoja que rumia su soledad en un país que no es el suyo añorando sus raíces. También puede ser que por las circunstancias de su país, esté mejor aquí. Le sonrío al pasar mientras le doy los buenos días. Por un instante su mirada se cruza con la mía y me devuelve la sonrisa. El sol se detiene para contemplar la magia de un saludo en la mañana.
Un poco más allá unos niños muy pequeños juegan en el nuevo parque que el Ayuntamiento les acaba de poner. A su cargo los abuelos se afanan por ir tras ellos no sin esfuerzo. Hace años que el cuerpo no responde como antes. Algunos sobrepasan los setenta años. Ahora se tienen los hijos demasiado tarde.
Aun así se refleja en su cara la felicidad más completa. Ser abuelo es volver a ser padre, pero tomándote la libertad de ser permisivo y disfrutar de otra manera.
Una nena muy pequeñita viene hacía mi corriendo, dispuesta a alcanzarme. Me agacho para ver su preciosa carita que me busca picarona. Le beso su pequeña manita, mientras su abuelo la intenta atrapar.
Una vez que lo ha conseguido gracias a que la retengo, se despide con un adiós recién aprendido.
Es martes y me dispongo a ir al centro. Para ello tomo el autobús al pie de casa. Aquí le llaman "La Villavesa" . El origen del nombre proviene de "La Villavesa" la primera sociedad destinada al transporte de pasajeros interurbano que tenía su sede en Villava surgida en los años veinte.
En apenas un cuarto de hora, estoy en el centro. El cielo amenaza lluvia y he venido sin paraguas.
Comienzo a caminar deprisa porque unas gotas de agua comienzan a calar mi chaqueta. Observo a los viandantes de muy variadas nacionalidades en su ir y venir por la Avenida Carlos III . Pamplona se ha convertido en una ciudad cosmopolita en pocos años.
La famosa calle Estafeta tiene un encanto muy particular. Algunos turistas merodean en grupos por las esquinas. En los escaparates lucen las pastillas de café y leche "Dos Cafeteras"con la misma fórmula artesana desde 1886 como incentivo para llevarse de la ciudad un dulce recuerdo.
A la vuelta, el autobús se va llenando de jóvenes estudiantes que salen de clase en los institutos cercanos. La algarabía propia de su edad, las risas cómplices, las voces, las confidencias se adueñan a lo largo del trayecto hasta llegar a casa. Algunos son desgarbados, con la cara afilada y numerosos granos que la afean. Otros de rasgos perfectos y con su belleza recién estrenada , desafían al mundo. Inseguros a veces, llenos de vitalidad, laboriosos en algún momento, audaces, creativos, ilusionados, valientes, perezosos, con la alegría a flor de piel y con el atrevimiento descarado en la mayoría de sus actuaciones. Son el futuro y me fascina observarlos.
Es miércoles y salgo a hacer la compra en el barrio. Me encuentro con mi vecina, Victoria. Victoria tiene tres o cuatro años más que yo, el pelo blanco inmaculado y una sonrisa encantadora. Va acompañada casi siempre de su perrita, Nora. Cuando Victoria sonríe, se ilumina el barrio y hasta el mundo entero... Es de esas personas con luz propia. Siempre va a la última con colores alegres y muy elegante. Me gusta charlar con ella, porque es de las mías...jejeje.
Una mujer libre, de mente abierta, con una vida profesional plena relacionada con la atención a la gente. Cuando paseo con ella todo el mundo la conoce y la saluda. Ese es un buen síntoma de la huella que ha ido dejando a su alrededor ejerciendo su profesión aunque ahora está jubilada.
Es enfermera, pero  ella siempre quiso ser periodista.
Recuerdo la primera vez que la saludé en el descansillo de la escalera recién llegada. Me cautivó desde el primer instante. Es amante de la buena música, del teatro, de las flores, del campo...
Victoria es una mujer valiente que esconde su dolor y sonríe a la vida. Victoria y Nora, forman ya parte de mi vida de manera especial.
Es Jueves por la tarde y me voy a pasear con mi cámara en ristre. Hace días que quiero lograr hacer una foto a los pájaros que me salen al encuentro por los caminos. En el jardín me encuentro a mi amigo, Luis. Luis tiene diez años y se acaba de cortar el pelo. Le comento que está muy guapo y él se fija en mi cámara con enorme atención.
-Quieres hacer una foto- le digo sonriendo.
-Si- me dice ,con su pícara mirada.
Toma la cámara en sus manos y dispara una y otra a unas flores que acaban de nacer hace unos días en el jardín.
-¿Oye, y se pueden hacer en blanco y negro?
-Claro, y en sepia y en dinámica alta y en proceso cruzado...
-Uff...que maravilla!!
La magia inunda la tarde de belleza a través de los ojos de mi pequeño amigo, mientras le prometo dar alguna clase de fotografía cualquier día de estos.
Viernes por la mañana. Día de Mercado.
Aunque no es tan grande como el de Guardo, se puede comprar fruta, verduras de la huerta Navarra, frutos secos, aceitunas, quesos...
Y ropa de temporada.
Voy recorriendo uno a uno los puestos y eligiendo lo que quiero comprar. Los fresones de Huelva se ven exquisitos. El melón y la sandía comienza a llegar. Y los melocotones y hasta papayas y piñas inundan de colorido los puestos como en un cuadro impresionista de belleza sin igual.
La gente compra, ríe charla de sus cosas mientras les llega el turno.
Yo, hasta me atrevo a probarme una camiseta que me ha gustado, oculta en un probador improvisado en la furgoneta de la señora del puesto.


Sábado por la tarde. Aprovecho para ir a pasear lejos, muy lejos...
Al regreso, me siento en un banco para descansar y veo llegar a lo lejos una preciosa perra pastor alemán. Va con su dueño,un hombre joven.
Al pasar cerca me saluda con afecto. Respondo a su saludo y le pido permiso para fotografiar a su perra que se llama, Noa.
Noa, posa para mi como una auténtica modelo. Su dueño, se llama, Alberto y apenas unos minutos es como si nos conociéramos desde siempre. Es un navarrico de mirada noble y conversación interesante que me ha cautivado.
-Que gusto, Maripaz encontrar personas tan abiertas y agradables como tú- me dice sonriendo.
-Lo mismo digo de ti, Alberto.
Me cuenta que a veces se encuentra con personas cerradas al trato con los demás, que apenas ni te saludan.
De la manera más natural y bajo la mirada atenta de Noa, hoy ha nacido una bonita amistad en el parque.



Un poco más allá después de despedir a mis nuevos amigos, veo llegar a una perra galga con un chico. Me encantan los galgos y sin pensarlo dos veces me acerco a acariciarla. Es una perrita muy tímida pero muy cariñosa. Tiene en su cuerpo la huella de la brutalidad humana. Obligada a cazar por su antiguo dueño, conserva enormes cicatrices de mordidas de jabalí. El terror se refleja en su mirada, pero se deja acariciar por mi como queriendo olvidar tanto dolor acumulado.
David, el chico que la acompaña, me cuenta que la tenía un cazador y cuando vio que no servía para la caza, intentó deshacerse de ella.
David trabajaba de jefe de ventas en el Corte Inglés con un buen sueldo, pero no le acababa de gustar su trabajo. Un día decidió dejarlo y buscar algo que le llenase más, pues pensó que en la vida no todo es ganar mucho dinero...
Ahora trabaja en una cínica veterinaria y es feliz. El dueño de la clínica a adoptado a Yuca, que así se llama la perrita galga.
David y yo hemos conectado al instante. Me cuenta que tenía un perro que falleció no hace mucho y que aun le llora.
Acaricio una vez más a Yuca y me despido de mis dos nuevos amigos.
Es Domingo y me voy a leer a Unamuno al parque. Luce un sol maravilloso y la mañana festiva se llena de las risas y juegos de los niños en el césped recién cortado.
La terrazas están llenas de gente, pues es la hora del aperitivo.
Este es un barrio joven y hay muchos niños.
También ancianos que salen a tomar el sol.
Levanto la mirada del libro y observo una escena encantadora. Una familia con la abuela en silla de ruedas se afana por mimarla. Hijos, nietos, nueras...la acompañan con enorme cuidado. Se diría que celebran quizá su cumpleaños, o simplemente se han reunido todos para estar a su lado.
De repente ella quiere caminar y un nieto muy joven la toma de un brazo con inmensa ternura. Una mujer que bien podía ser la madre del chaval la coge del otro.
La llevan casi en volandas, sin que apenas toque el suelo. Con una suavidad exquisita la besan y casi la mecen al compás de sus pasos.
Me conmueven esas escenas donde se devuelve amor por amor en los momentos cruciales de la vida. Bien es sabido que hemos ido creando una sociedad inhumana que esconde a los ancianos en maravillosas residencias huérfanas de amores sin volver por allí apenas para llevarles el calor de un beso.
Y sin casi sin darme cuenta hemos llegado al final de la semana y de mis miradas por ahora...

14 de mayo de 2018

AMGu


Os quiero hoy traer a mi rincón la historia de AMGu- Escuela de Música de Guardo.
Esta foto la hice la noche que celebrábamos Santa Cecilia patrona de los músicos.



Para ello os animo a ver este magnífico reportaje que la televisión 8 de Palencia  en su programa "Te Damos Ideas" les ha dedicado. Felicito desde aquí por su trabajo a estos estupendos profesionales. En el se explica muy bien la vida de la escuela, por eso me voy a limitar a animaros a que lo veáis hasta el final.
Podréis ver por dentro las instalaciones y escuchar a Manuel Dos Santos, el director explicar a, Nacho el reportero la variedad de actividades que se realizan a lo largo del año.

AMGu, es un referente a nivel nacional que apuesta por la cultura en las zonas rurales.
En el vídeo también se puede escuchar a su presidente, Carlos Monge y al tesorero, Tomás Macho junto a profesores implicados en esta noble tarea.
A esas personas anónimas que no salen en el vídeo pero que aportan tu tiempo y dedicación, también va mi pequeño homenaje.









Personalmente he seguido muy de cerca la magnífica labor que realizan y me he implicado en darles a conocer en el mundo virtual a través de mis fotos y vídeos.

Una asociación sin ánimo de lucro que abarca la Música, la Danza, el Teatro, las Artes Plásticas y la Banda de Música e infinidad de proyectos que tienen en mente en un futuro.
Cuentan con la ayuda de la Diputación de Palencia, el Ayuntamiento de Guardo y las cuotas de sus alumnos. El resto, horas intensas de trabajo bien hecho sin pausa y dedicación plena.
Una labor preciosa, no exenta de mucho esfuerzo por parte de personas amantes de la música y el arte que se han empeñado en hacer realidad esta hermosa iniciativa dedicando sus mejores fuerzas en ello.




Serafin Zubiri  y varios artistas conocidos han acudido a la cita con AMGu cuando la escuela ha  querido reconocer su trayectoria profesional con un homenaje.







Os dejo alguno de los vídeos que les he grabado. Quizá no sean los mejores, pero es que AMGu siempre está por las calles de Guardo con su arte y sería imposible traer aquí todo lo que hacen.






Os dejo alguna de las fotos que les he hecho cuando he acudido a algún evento. En mi Facebook es donde tengo más álbumes .



Por último os dejo aquí un vídeo muy simpático que grabé una tarde de paseo que encontré la puerta abierta y me colé dentro. Estaban preparando una actividad y Manuel me grabo recibiendo yo también mi pequeño homenaje . ¡Gracias!
Agradecerles desde aquí su magnífica labor y decirles que muy pronto volveré a nuestro querido pueblo y podré verles de nuevo.