2 de julio de 2015

REBAJAS


Ayer comenzaron las rebajas. Aprovechando que estoy pasando unos días en casa de mi hermana en Pamplona, esta tarde he acudido a los grandes almacenes y tiendas de la ciudad.
Me encantan los "trapos" como suelo llamar a la ropa, y cuando voy de compras, salvo en alguna ocasión que me acompaña algún familiar o amigo, me gusta ir a mi aíre. Soy capaz de pasarme horas y horas de probador en probador sin cansarme hasta conseguir el modelito deseado.
Eso de ir de compras de ropa es muy femenino. Cada cambio de temporada como si de un ritual se tratara, miles de féminas se debaten entre la elección de lo más bonito y económico, dedicando largas horas y aguantando largas colas...
Aunque no me gusta generalizar, y estoy segura que habrá varones amantes de las compras  también.
Últimamente, no me caen nada bien los probadores.Cuando ya se tiene una edad, nos devuelven nuestra imagen tal y como es multiplicada por los varios espejos de las paredes.  Es allí en la soledad del probador donde nos encontramos cara a cara con nosotros mismos y la realidad de nuestro propio cuerpo y su declive.
La talla que usábamos siempre, llega un momento que no nos sirve. Los famosos "michelines" rebeldes ellos,  luchan por salir por el menor resquicio que pillan. Ya podemos una y mil veces tratar de doblegarles, que ellos  se saldrán siempre con la suya...
Si hablamos de la piel, se la puede observar flácida y con arrugas varias.
El probador es un lugar con mucha luz que nos hace protagonistas de nuestra propia historia. Como si de un espectáculo se tratara, nos enfocan sin piedad esas luces sin previo aviso de cosméticos que disimulen un poco nuestras arrugas y ojeras.
Pero bueno, una vez superada esta prueba y dándole la menor importancia, puede uno pasar un estupendo día de compras y sonreír a la vida, precisamente por eso, porque tenemos vida...
Me gusta observar a la gente con la que me cruzo. También cuando voy de compras por supuesto.
Se puede ver un matrimonio joven con niño, o niños, incluidos, que cansados lloriquean mientras los padres estresados  ya no saben que hacer con ellos. He podido ver muy cerca de donde me encontraba maridos aburridos deseando que se acabe ese suplicio. También me he divertido viendo a toda una familia en el mismo probador, tratando de escoger el mejor vestido de la madre para una boda, mientras ella posaba una y otra vez para ellos con varios modelos intentando obtener la aprobación del grupo.
Se puede ver gente muy sencilla, buscando una ganga en la percha de los modelos del Corte Inglés de hace dos años a bajo precio, o personas muy rimbombantes, poniendo cara de importancia en las ofertas de las grandes firmas.
Me gusta de manera especial observar a personas que compran compulsivamente, como si les fuera la vida en ello. Rastrean una y mil veces cada stand como los buscadores de oro en el lejano oeste.
Existen los indecisos, que se prueban muchos modelos y nunca se deciden, poniendo cara de circunstancias. Los tacaños, que recorren todas las tiendas antes de comprar, con tal de no gastar ni un céntimo más de lo que ven necesario, y sin  permitirse jamás un pequeño capricho.
Punto y aparte es la gente joven, con su belleza recién estrenada y que todo les queda como un guante...Estos seguro que no tienen manía al probador, más bien al contrario...
Se puede ver mujeres entradas en años, madres de familia con la ilusión a flor de piel, pudiendo por fin darse un día de relax y un pequeño capricho que las saca durante unas horas de su monótona y sacrificada vida.
En fin, podía estar hablando horas sobre las personas que observo y de las que muchas veces aprendo, pero por hoy ya creo que basta. Quizá el próximo año si se tercia que estoy por la zona os cuente algo más.
¡Felices vacaciones y feliz verano!

18 de junio de 2015

ALEX Y ELLA


Aquella mañana al abrir la ventana pudo ver en todo su esplendor el campo de girasoles cercano. Al comprobar que con la luz del sol se acentuaba su belleza, tuvo unos deseos irrefrenables de salir a la calle.
 Lentamente mientras saboreaba el primer café de la mañana, tratando de desperezarse sin apenas conseguirlo, le pareció que la vida le sonreía. Después, desplegó las páginas del diario y leyó los titulares con desgana. Últimamente desechaba las noticias tremendistas que le hacían sumergirse en una especie de angustia vital que le duraba casi todo el día.
Solía dejarse llevar por este ceremonial pausado y lento todos los fines de semana en los que no tenia que acudir a su trabajo.
Luego, se puso su vestido blanco con puntillas y sus alpargatas de esparto y salió de la casa dispuesta a darse un paseo. Al volver la esquina se tropezó con Aléx, un amigo de la infancia. Alex tenia la costumbre de abrazarla al verla, aunque ella le evitase porque no soportaba su aliento con olores etílicos cerca de su cara. Aun así pocas veces lograba zafarse de él.
Algunas veces no se como se las arreglaba para salir del laberinto de calles por donde se metía y no tener que toparse con su presencia, ya que siempre estaba dispuesto a robarle un abrazo.
Cuando le veía a lo lejos tenia una enorme facilidad para mirar hacia otro lado como si no le hubiera visto, e intentaba escabullirse como podía.
Otras veces, él, jugaba a hacerse el encontradizo poniendo cara de sorpresa mientras se abalanzaba impetuosamente hacia ella. Entonces, entre sus cuerpos se producía un vacío de correspondencia que hacía mas intenso el afán de poseerla.
Y es que Alex la amaba desde siempre.
Pero ella siempre recordaba los consejos de su querida abuela que poseía la sabiduría del paso del tiempo y la enseño que el amor es cosa de dos y no estaba dispuesta a compartir con el vino los abrazos de Alex.


28 de mayo de 2015

REMOLINOS DE COLORES


Aquella mañana le dio la sensación que tenia remolinos de colores en el corazón. Hacía tiempo que no había dormido tan bien, a pierna suelta, como vulgarmente se suele decir.
Y es que por fin tenía claro lo que quería hacer con su vida.
Después de muchos avatares, había decidido ser soñadora de utopías.
Con una ingenuidad casi infantil, se había propuesto creer en el amor, en la justicia, en la ética...
Era una manera de sobrevivir en un mundo que se le antojaba vacío y necio, falso, hipócrita, déspota, egoísta, malvado, mentiroso, adulador...
Si quería seguir viviendo en él, no le quedaba otra opción que la de pensar, que aunque fuera algo utópico, el mundo podría cambiar.
Y tenía muy claro que tenía que empezar por cultivar su propia parcela, responsabilizándose de su cuota personal.
De nada vale lamentarse- solía decirse a si misma- mientras nos corroe la inercia de nuestra propia holgazanería.
No quería como antaño perder su valioso tiempo en quejas, en palabras que lleva el viento acurrucándose en su pequeño mundo.
Y es que estaba rodeada de gente que hablaba y hablaba de hacer esto y lo otro, pero que no se decidía a ponerse en marcha, amparándose en que todo aquello era una utopía...
¡Mientras no nos toquen lo nuestro!, decían...
¿Ah, era eso a lo que estaban esperando?
Y es que el ser humano esta lleno de contradicciones y se pasea por las calles con innumerables caretas.
Ella, estaba dispuesta a dejarse llevar por el viento nuevo de los remolinos de colores recordando a Mario Benedetti. "Cuando tengo una preocupación, un dolor o un amor, tengo la suerte de transformarlo en poesía"
Porque solo desde esa perspectiva se pueden hacer realidad las utopías poniéndose en marcha paso a paso.

17 de mayo de 2015

FERIA DEL ROCÍO DE SAN ISIDRO


Amanecía un precioso día primaveral y las gentes de Guardo celebraban una vez más la Feria del Rocío de San Isidro.


Los caballistas desde bien temprano paseaban con sus caballos engalanados para la ocasión.


Los del Club de Entibadores colaborando como siempre con todas las actividades que se hacen en el pueblo.





Había varios puestos con productos de la tierra y unas vacas muy simpáticas como novedad de este año. Algunas no pudimos resistir la tentación de hacernos una foto con ellas.


El paseo de caballos comenzó a las 12,30, desfilando por la Avenida.






























Y como por arte de magia, las calles se llenaron de vestidos de faralaes, cantes y bailes.


Es el segundo año que tiene lugar esta actividad con la colaboración del Ayuntamiento, el gremio de hostelería, Amigos del Caballo, el Club de Entibadores y varios colectivos más, que se han implicado en darle vida.




 El Grupo Acerbache, es el encargado de jalear con su música y bailes el evento. En la foto, alguno de sus integrantes.
Los castellanos tenemos fama de ser un poquito serios, pero son tópicos que para nada tienen que ver con la realidad. Tan solo tenéis que juzgar por vosotros mismos viendo los vídeos.







Los amantes del caballo disfrutaron mucho del día.





También disfrutaron mucho los amantes de los burros.


La Fuente los Cuatro Caños engalanada para la ocasión, fue un lugar de encuentro para bailar sevillanas y beber el famoso "rebujito" sevillano.



Aquí os dejo estos vídeos donde lo podéis comprobar.Por unas horas las calles de Guardo se llenaron de la alegría y el color de las gentes del sur.


Aprovechando que la policía local se paro a mi lado, les hice esta foto, estaban pendientes del buen funcionamiento del evento en todo momento.


Hay algunas que no faltan a la cita...


A estos amigotes les pillé por detrás


Y por delante...




Las alumnas de la Escuela de Música y Danza ofrecieron varias actuaciones. No llegue a tiempo porque me entretuve con unos amigos. Tan solo pude grabar este vídeo.



Un día lleno de alegría donde se bailo por sevillanas con mucha gracia.





En los bares se ofrecía el rebujito y las tortillitas de camarones, pero debido a la multitud no les daba tiempo de servir a las mesas.
En la ribera del río Carrión se sirvió una paella en plan campestre y por la tarde más actuaciones de bailes.



Algunas quisieron posar imitando la mítica fotografía de los Beatles



Claro que nosotros podemos presumir de tener un Café Bar Triana.












Se podía ver arte por los rincones y muchas mujeres guapas.




Los niños disfrutaron muchísimo.


Para esta preciosidad era su primera feria. Ajena al bullicio dormía tranquilamente...


Este bebé tan precioso también vivía su primera feria junto con su mamá y su abuela.


Así de guapas posaban para mi estas dos amigas.



Manolo no falta a la cita acompañado de hijos y nietos

Tan solo nos queda esperar al próximo año.

P.D. Ruego que si alguno no desea estar en estas fotos, me lo comunique y la retiraré inmediatamente.