11 de enero de 2021

MAÑANAS DE SOL

 


Aquella mañana, se levantó con los huesos doloridos y retazos de ilusión del Día de Reyes pasado.

Por su cabeza pasó la tentación de desayunar y salir corriendo a pasear. Un sol juguetón entraba por la ventana haciéndole guiños de complicidad y eso le animaba. 

Amaba el sol y la vida. 

Desde siempre, entre ella y el sol, se había establecido un idilio de amor, por eso se asomó a la ventana y se dejó besar por él.

Pero también era amante del orden y la limpieza. Comenzó a levantar alfombras, perseguir pelusas, frotar una y otra vez, hasta convertir la casa en lo más parecido a una batalla campal.

Un sonido de violines le acompañaba en tan ardua tarea, porque había aprendido con el paso de los años que la música era la mejor compañera de viaje. 

Absorta en las notas del violín, se dejó llevar por unos instantes al séptimo cielo. A su lado, el escobón perezoso se dejaba caer. 

Después, improvisó un baile con él, como si de un príncipe de tratara. 

La gata que dormitaba en el sillón, despertó risueña y quiso sumarse a la fiesta. 

Si algún vecino curioso, se hubiera asomado por la ventana,  habría pensado que aquella mujer no estaba en sus cabales. 

Pero hacía tiempo que ella había dejado de importarle las opiniones de aquellos que todo lo pasan por el tamiz de su propio juicio. 

Había perdido la cordura y se dejaba llevar siempre que podía de su puntito de locura. 

¡Ay! si no que duro resulta todo...

Al cabo de un par de horas, nada parecía igual: los muebles habían recuperado su brillo, por los limpios cristales entraba el sol a raudales, y hasta parecía se respiraba mejor. 

Uff...con tanto trajín se le había abierto el apetito. 

Se dispuso a comer algo ligero para contrarrestar las comilonas de las fiestas pasadas. 

La paz y el silencio se había adueñado de la casa y todo parecía estar en orden. 

El sol se asomaba curioso a la estancia cotilleando lo que allí ocurría. 

19 comentarios:

Ikana dijo...

No, yo creo que si el vecino la hubiera visto, hubiera sentido envidia de su felicidad.

Mari-Pi-R dijo...

Esto es empezar bien el año lleno de energía y animosa.
Yo también disfruto casi todas las mañanas del buen sol que calienta enseguida las habitaciones y me da un buen empujón para bien comenzar el día.
Un abrazo.

CHARO dijo...

Bonito relato en el que me he identificado en eso de tener la casa limpia y ordenada aunque yo lo hago sin música aunque sería cuestión de empezar.Besicos

caritabaston dijo...

Precioso Relato Maripaz y además leido por tí en directo, ¡todo un lujo! un abrazo desde Chipiona

llorenç Gimenez dijo...

Hola Maripaz.. Quizás es una premonición que estrenemos el día y el año con un buen sol, y con el tupido manto blanco de la nieve.
Un relato muy bonito, que el sol te acompañe todo el año y nos puedas continuar regalando tus crónicas.
El video está muy bonito, es un gran recuerdo..
Abrazos.

Tais Luso dijo...

Querida Maripaz que crônica linda, fiquei entusiasmada, penso que amanhã vou fazer umas organizações por aqui! rsss
Quando a crônica é muito bem escrita, alguma coisa de positivo passa para os outros, nesse caso, passou para mim essa vontade de tudo limpo e arrumadinho!
Deliciosa crônica!!
Quanto ao vídeo ao lado é maravilhoso, você é um encanto, e a música..."A Mi Manera" é lindíssima! Eu escuto muito pela Maria Martha Serra Lima!

Uma ótima semana pra você, saúde, paz e alegria!!
Beijo

diego dijo...

Maripaz, lo malo de enamorarse del Sol es que te pone los cuernos con todo el mundo... Pero bueno, hay que ser comprensible y tolerante, yo también ando enamorado de él y me conformo con los ratitos que me dedica.
Un beso.

AMALIA dijo...

Un bonito relato. Muy agradable de leer.
Un beso.

Macondo dijo...

Para contrarrestar las comilonas de las fiestas pasadas, nada mejor que una fabada asturiana.
Bonito relato, Maripaz.
Un abrazo.

Arantza G. dijo...

Las opiniones de los vecinos no deberían importar. Con lo bonito que es bailar, aunque sea sola o con un escobón, qué más da. Lo importante es vivir la vida con intensidad. Disfrútala, Maripaz. Se feliz. Baila, canta, ríe.
Besos y abrazo grande

Teo Revilla Bravo dijo...

Grato es leerte, nos cuentes lo que nos cuentes con tu sencilla y clara luz de escritora iluminada. Gracias, amiga, y disfrutemos bailando, sintámonos vitales.
Que no nos falte ese maravilloso sol nunca.
Abrazo grande.
Teo

Siby dijo...


Un relato muy bello,
me encanto visitarte
y quedarme en tu blog.

Besitos dulces

Siby

TORO SALVAJE dijo...

Un puntito de locura alegra el día a día.

Besos.

Berta Martín de la Parte dijo...

Un relato lleno de vitalidad. Fresco , positivo, alegre.
Yo he imaginado a la protagonista disfrutando de su mundo particular, en su casa, con el pijama todavía puesto y calzando las zapatillas de estar en casa. Libre como un pájaro.

Me ha gustado mucho,
Maripaz, un abrazo. 💚✔

Pedro Luso dijo...

Olá, Maripaz, o mesmo sol que impregnara a casa, entrando pela janela, também impregnou a sua inspiração com seus ares de luz e calor para a construção dessa bela narrativa.
Gostei muito, parabéns!
Uma bela semana com saúde e paz.
Grande abraço

La utopía de Irma dijo...

Me temo que las pobres pelusas salieron mal paradas.

Besines utópicos.-

Tesa Medina dijo...

Ay, MariPaz, me he sentido muy identificada con la locuela de tu relato, igual que le pone contenta una nevada, que un día de lluvia mansa, que le entran ganas de bailar cuando el sol se entromete en sus quehaceres y se asoma a saludarla mientras trata de poner orden y limpieza en su guarida, donde suenan violines que le ponen un nudo en la garganta o funki y blues que hacen que sueñe con la aventura y los viajes.

Un relato bello lleno de luz y ritmo como tú, Maripaz.

Un abrazo

Pensando en Haiku, Karin Rosenkranz dijo...

Me pasa lo mismo que al personaje del relato, hace dos días que por aquí han vuelto a cerrar por covid todo. Salvo lo imprescindible. Por eso, se me dio por vaciar habitaciones y limpiar todo.
Lo bueno es que al anochecer vuelve todo a brillar, menos el sol. Porque el sol va y viene. Que frío!
Saludos

Ernesto. dijo...

Mañanas de sol. De éstas muchos vivimos muchas a lo largo de la vida... Si somos capaces de:

"...había dejado de importarle las opiniones de aquellos que todo lo pasan por el tamiz de su propio juicio."

Abrazos Maripaz.