13 de octubre de 2021

PUEBLO

 


Atardecía, y una vez más me perdí por los viejos barrios.

Parecía como si mis pies me fueran llevando muy despacio a los rincones donde estaba escrita mi historia.

Una fresca brisa me salió al encuentro, mientras una fuerza interior me llevaba a adentrarme por las callejas donde aprendí a amar el arte de vivir.

Iba sola, tarareando una canción. 

A mi paso, me iba encontrando con las gentes que regresaban a sus casas, mientras escuchaba el eco de su saludo al pasar.

De vez en cuando, siento la necesidad imperiosa de perderme con mi cámara rescatando rincones llenos de mi propia historia.

Me conmueven esas casas vacías que guardan en su interior el alma de sus moradores. Esas familias que las habitaron en una época, y que hoy permanecen huérfanas de sus amores.

Testigos mudos de tantas vivencias, que se quedaron prendidas detrás de esos viejos muros.

El silencio lo llena todo.

Quizá en otros tiempos, pequeños niños correteaban llenando de bullicio el lugar, como bandadas de pájaros surcando el cielo, esperando la llamada de su madre dando por terminado el día.



El horizonte se tiñe de rojo pasión, mientras un gato callejero, sentado en lo alto de una escalera, me observa curioso.

Una mujer asomada a la ventana, me saluda moviendo su mano.

Cerca, pasan dos enamorados bebiéndose la vida. Se miran a los ojos, se abrazan, se besan...

En una esquina, se ha parado el tiempo. Puedo escuchar las risas y gritos de los niños en el patio del colegio.

Recuerdo una a una las caras amigas.

También la complicidad de la amistad recién estrenada.

En algún camino cercano, se perdieron los pequeños desencantos.

En una calle próxima, puedo escuchar las notas de una orquesta de baile. Caras adolescentes sonríen y bailan al amparo de las ilusiones más bellas.

El viejo cine, ha muerto de nostalgia.

Los amores de antaño caminan por la avenida, como si no hubiera pasado el tiempo.

Mis pasos recorren como en un ritual, las calles donde amé y fui amada.

De alguna manera siempre volvemos allí. Algunas veces con la imaginación, otras volviendo sobre nuestros pasos, recorriendo las huellas de nuestro pasado.

Anochece, y me sumerjo en la magia de la luna que me sonríe burlona. Parece decirme que soy demasiado sensible para poder subsistir en este viejo y cansado mundo, huérfano de afectos.

Cierro mis ojos con fuerza, para sentir ese instante de vida que me sale al encuentro, porque ya nadie me lo podrá arrebatar.


12 comentarios:

Arantza G. dijo...

He seguido tus pasos mientras estabas en él, disfruto con tus historias, son cercanas, recuerdan las de otras personas queridas.
Siempre descubro tu nostalgia y se que aunque estás bien en el nuevo destino, tu alma se quedó allí, en Guardo.
Besos, querida Maripaz.

Mari Carmen Polo Soler dijo...

Qué maravilla, qué preciosidad el caminito por el que nos has llevado con tus letras. Yo también suelo volver a los sitios vividos, y me detengo aquí y allá, quizá buscándome en cada esquina. No siempre los lugares son como los recordamos, pero en esencia, están ahí, permanecen inalterados.
Gracias :)
Un abrazo

Teo Revilla Bravo dijo...


Qué bueno es caminar a tu lado, sentir la brisa, recoger todo lo que tropiezan tus ojos de manera tan natural como sensible y poética. Esos recorridos podrían hacerse por muchos de nuestros queridos pueblos palentinos. Sus calles, sus gentes, sus silencios prolongados...
Gracias por aportar tanta delicada serenidad y poesía, Mari Paz.
Un abrazo desde Barcelona.

Rita dijo...

Me ha encantado leer tu texto, con el que me siento en muchas cosas identificada. A mí también me encanta volver a los lugares de mi infancia y juventud, aunque ya nada es igual,pero me gusta perderme en recuerdos de otros tiempos felices. ¡Lo has expresado tan bien!
Besos, Mari Paz

CHARO dijo...

Un texto precioso Mary Paz, te felicito porque está lleno de ese sentimiento tan hermoso de los que han vivido en otros tiempos y lo siguen viviendo con sus recuerdos.Besicos

Luz dijo...

Dices que ibas sola... Imposible porque ir contigo en esos paseos llenos de belleza, los paisajes con gente recorriéndolo tan especial, es un regalo.

Un.fuerte abrazo Maripaz.

Macondo dijo...

Qué paseo tan bien contado.
Un abrazo.

Frases Bonitas dijo...

Triste y conmovedora historia. Me gusto leerte. Saludos

Enrique T.F. dijo...

No sabes como me identifico con este relato tuyo de hoy, Maripaz. Cierto, muy cierto ...
Me quedo con este párrafo: "Me conmueven esas casas vacías que guardan en su interior el alma de sus moradores. Esas familias que las habitaron en una época, y que hoy permanecen huérfanas de sus amores."
A mi, además de hacer fotos, me gusta poner la mano sobre la piedra de esas viejas casas y cierro los ojos mientras escucho.
Un abrazo, Maripaz.

Ambar dijo...

Que bonito relato, Mari Paz. Creo que muchos nos sentiremos identificados con lo que dices, con esa nostalgia, con esa mirada hacia un pasado que sentimos absolutamente vivo en nuestro interior.
Un beso

Sara O. Durán dijo...

Al cerrar los ojos con fuerza, nadie te podrá quitar el momento en que has logrado atrapar toda una época pasada. La magia se ha desplegado para envolverte siempre en su dulzura.
Un fuerte abrazo.

Tais Luso de Carvalho dijo...

Maravilhoso relato de vida que atinge a todos nós, tantas coisas ditas com muita poesia e saudade existe nesse teu belo e verdadeiro texto.

"Cierro mis ojos con fuerza, para sentir ese instante de vida que me sale al encuentro, porque ya nadie me lo podrá arrebatar."

Aplausos pra você, amiga! Gosto imenso de suas crônicas, Maripaz.
Uma feliz semana,
um beijo