10 de julio de 2015

¡VIVA SAN FERMÍN !


Hace tiempo que tenía ganas de visitar Pamplona por los Sanfermines, pero lo he ido dejando un año tras otro y nunca me decidía.
Este año, aprovechando que venía unos días a casa de mi hermana, alargue la visita para poder quedarme durante las fiestas.
La experiencia ha sido única. He disfrutado muchísimo rodeada de mi familia y sus amigos. Tengo que confesaros que tenía una idea un poco negativa, puesto que a veces los medios de comunicación, en plan morboso, se empeñan en mostrarnos lo negativo de la fiesta con demasiada insistencia.
Temía también, que puesto que no me gustan los espectáculos taurinos que son la esencia de estos días, no me iba a encontrar cómoda.
Pero no ha sido así, y he podido disfrutar muchísimo de los navarricos y su alegría, llevándome una preciosa experiencia y haciendo amigos para siempre.


Eso si, lo más cerca que he estado de un toro, ha sido de este torito con cara de bueno que me dejo posar a su lado.


Como premio, les hice una foto a él y su cuadrilla para ponerles en mi blog.


Estuve tentada de hacerme una foto como esta jovencita, para impresionaros, con un toro de mentirijillas, pero luego pensé que se iba a ver muy pronto el engaño y desistí...


La fiesta comienza con el famoso "Chupinazo" . Después de haber visto por televisión el gentío de la Plaza del Ayuntamiento, tenía claro que no pensaba meterme en semejante bulla. Por eso quedamos en casa de unos amigos para verlo en la tele.
Se vive con igual intensidad, pero en plan familiar, habiendo degustado un exquisito almuerzo como manda la tradición y brindando por todo lo alto.


En el momento del encendido del cohete se coloca el pañuelico anudado al cuello, no antes, pues hacerlo antes, según me dijo mi amigo Sancho, al verme puesto el mío, da un montón de años de mala suerte.


Mis primeras fiestas de San Fermín, acompañada de mi hermana y su familia, no han podido ser mejores. ¡Muchas gracias por vuestra compañía!




Una vez después de haber participado en el ritual, empieza la fiesta hasta que el cuerpo aguante...


Todo es bullicio y buen humor por las esquinas. Como la alegría es contagiosa, aunque no conozcas de nada a los que bailan a tu alrededor, terminas haciendo amigos para siempre.



Así me ocurrió con este grupo que bailaban y reían a nuestro lado. Les prometí colgar en mi blog, la foto y el vídeo. Espero que puedan verlo, pues aunque les di la dirección, igual con el jaleo la han perdido.


Fernando, todo sonrisa y buen humor, además de un cocinero excelente, y su mujer Isabel, han sido mis nuevos amigos en estas fiestas.


En esta fotografía, se puede ver en el centro a Isabel, mujer de Fernando. Agradecerles desde aquí la buena acogida con me obsequiaron durante todo un día.


En la fotografía se pueden ver dos hermanos de Fernando.  Pablo, a la izquierda, y Juan Carlos a la derecha.
Agradecerles también su acogida y su afecto, junto con el de su madre, y Lucia, la mujer de Pablo.





El ambiente festivo se puede ver por todos los rincones de la ciudad


El día de San Fermín, tiene lugar una misa en honor del santo, y después la procesión que recorre las calles de la ciudad con una puesta en escena muy ceremoniosa, mientras aflora la emoción en el público allí congregado y se oyen vítores a su paso rodeado de las autoridades civiles y eclesiásticas.








Después de la Santa Misa, le cantan al santo con mucha emoción los auroros.





Es muy emocionante escuchar  cantar  a los auroros en la Calle Mayor al santo mientras las gentes se asoman a los balcones.


Se escuchan jotas que cantan los más pequeños y mayores siguiendo la tradición.

P.D. Tengo tantas fotos y vídeos de estos días, que iré colgando más, cuando tenga un rato y llegue a casa. Mientras tanto, os dejo esta pequeña muestra de mis vivencias a lo largo de estos día.