27 de noviembre de 2016

EL ESCRITOR


Su amor por las letras le venía de lejos. 
Desde que en su más tierna infancia, aprendiera a conocerlas, se estableció entre ellos un idilio que duraría para siempre.
Una vez que las había diferenciado, gracias al alfabeto, le entró el gusanillo del arte comenzando a unir unas con otras,  construyendo frases, inventado historias y bellos poemas.
Con las letras, se sentía poderoso, y en ellas se refugiaba para dar rienda suelta a su mundo interior tratando de plasmar lo que llevaba dentro.
Tecleaba sin parar su vieja máquina, mientras se sentía arropado por ese sonido que se le antojaba, tenía vida propia.
Veía el mundo, las gentes y todo lo que acontecía a su alrededor, bajo el prisma de su intuición literaria. Cualquier suceso por banal que fuera, podía convertirlo en una obra de arte, porque con las letras, era omnipotente.
Poseía una buena dosis de intuición para saber donde estaba lo importante, y casi nunca se equivocaba. 
A veces, le parecía que le faltaban horas para contar lo que sus ojos veían, porque vivía con enorme intensidad.
Le fascinaba el alma humana y sus contradicciones, por eso sus relatos casi siempre eran hechos reales que adornaba con la magia de las letras.
Amante de la vida bohemia, nunca pudo hacer realidad, vivir libre, sin ataduras para poder crear a su antojo. Otras responsabilidades habían ocupado su tiempo, por decisión propia. Porque como nos ocurre a todos los mortales, corremos el riesgo de equivocarnos al elegir.
Tenía un don que le había sido otorgado sin más y no se vanagloriaba de él. 
Nada más ridículo, que un vanidoso, solía decir.
Las musas, de vez en cuando le venían a deshora, y entonces ni el sueño lograba rendirle.
Por el camino, había dejado amores sin cuento. Vividos a sorbos, como un buen vino.
La muerte le sorprendió una mañana escribiendo su propia historia mientras comenzaba una nueva primavera.