30 de octubre de 2017

REBELDIA


Una vez más, se puso el mundo por montera subida a los tacones de sus zapatos. Siempre fue una mujer insumisa con una personalidad bien marcada.
Ya desde niña bien pequeña, elegía como quería ponerse los calcetines saltándose las normas. Era capaz de ponerse uno de cada color como desafiando a su madre y al mundo.
Esa característica suya le acompaño a lo largo de su vida como parte de su esencia.
Y no pudiendo evitar ese incorformismo, fueron muchas las veces que se puso los calcetines diferentes como reivindicando que ella era única y no estaba dispuesta a formar parte de una uniformidad que la asfixiaba.
Jamás rindió pleitesía a nadie, pues su espíritu libre le impedía arrodillarse ante cualquier interés que menoscabara su dignidad.
No estuvo exenta de críticas feroces, dado que el rebelde con su desacato y desafío a la autoridad, no está bien visto en una sociedad adulterada por un cómodo relajo y un conformismo que mata los sueños y las conciencias.
Pero es que la rebeldía tiene otro componente que olvidamos a veces, y es que el indócil es duro, fuerte, tenaz...
La rebeldía auténtica, no se puede confundir con la agresividad, propia de espíritus débiles.
Ella supo mantenerse fiel a si misma mientras la vida le fue llevando de acá para allá .Evolucionó y maduro su personalidad, sin dejarse morir por la indiferencia que da el paso de los años.
Su espíritu siempre tuvo el empuje de su infancia cuando era capaz de ponerse un calcetín de cada color dispuesta a afrontar su propia vida.

P.D. Dedicado a Irene.

17 de octubre de 2017

MATERNIDAD


Amor cálido de tu corazón al mio, mientras cobijo en mi alma tus pasos vacilantes al caer la tarde de la vida. Una alfombra de hojas marchitas cubre tu camino que ya quieres recorrer en solitario.
Te escapas y corres para que nadie te atrape.
Has intuido la libertad y vas camino de ella a pesar de tu fragilidad.


Tus inseguros pasos se compenetran con otros pasos seguros que te acompañan en ese afán tuyo de volar cometas por los caminos, mientras en el cielo se dibuja un arco iris de maravillosas posibilidades.
Siempre en la sombra, vigilando, sosteniendo, animando, consolando...
El sonido se esos pasos será el eco que te acompañe siempre llenando de besos tu vida.


Tus pequeñas manos en las suyas, te conducirán a buen puerto librando mil batallas.
Ese lazo entre vuestras manos unidas, será el nuevo cordón umbilical que os una para siempre.
Tus ojos fijos en sus ojos como pájaros voladores surcarán cielos infinitos.
Después, no te olvides de besar sus manos y también su frente, cuando ella lo necesite.

3 de octubre de 2017

LA SOMBRA


Me contaron la historia de un niño que le llevaron a conocer el mar. El pequeño niño al ver la arena de la playa y el agua que jugaba con ella, sintió deseos de correr con sus pies descalzos riendo y saltando. Pero he aquí, que de repente algo desconocido le salió al encuentro y un miedo instintivo le llevo a gritar con todas sus fuerzas buscando desconsolado los brazos de su mamá.
La madre corrió a su encuentro con la enorme preocupación de que una medusa o cualquier otro bicho le hubiera picado, pero no pudo dar con la causa del miedo de su retoño.
Fue al día siguiente, a su regreso a la playa y el niño volvió a gritar de nuevo, cuando se dio cuenta de que una sombra oscura se proyectaba en la arena con la silueta de su pequeño y era la causante de sus gritos.
Después de haberle cobijado entre sus brazos con inmensa ternura, el niño se sintió seguro y cejo en su llanto poco a poco mientras el sol le besaba con ternura.
Su hermano mayor un niño de sonrisa pícara y ojos bellos, se le acercó y le tomó de su mano mientras le animaba a pasear.
-"No te preocupes, peque, es algo que siempre va con nosotros"- le decía bajito-
Animado por la experiencia y la seguridad de su hermano a pesar de sus también pocos años, corrieron los dos al unísono  bajo la mirada atenta de su madre.
Ya desde la infancia al descubrir nuestro propio yo a través de la sombra, nos asustamos.  Con el paso de los años no logramos hacer la paces con ella, porque en el fondo nos da miedo profundizar en nuestro interior y aceptarnos tal cual somos.
Nos limitamos a aceptar aquello de nuestro propio ser que conocemos ligeramente, pero hay otro conocimiento que se nos escapa e ignoramos, que se agazapa en nuestra sombra.
La sombra según los entendidos es todo aquello que rechazamos de nuestro carácter y personalidad.
Una parte de nuestra manera de ser se manifiesta ante los demás y otra permanece oculta. A veces nos vemos reflejados en ellos precisamente en aquello que detestamos.
La sombra, abarca y esconde nuestros miedos e inseguridades, nuestra capacidad para el bien y para el mal, nuestros condicionamientos a causa de la educación...
De ahí que ese mundo desconocido nos cause temor.
A veces la imaginación y el miedo,  distorsionan nuestra propia sombra creando figuras que no reconocemos como propias.
Esta dama como fiel compañera nos seguirá a todas partes, pero me gusta pensar que siempre habrá un hermano mayor que cogerá nuestra mano en el camino de la vida, como el del protagonista de mi historia, o los besos de una madre, dándonos seguridad.
En fin...tampoco quería traer yo aquí un tratado de psicología. Simplemente relatar la bonita historia de un niño que le llevaron a conocer el mar.

P.D. Dedicado a Manuel y a Pablo.