4 de febrero de 2018

VISITANDO EL SUR


En las pasadas Navidades decidimos irnos al sur. Viví largos años en Málaga y Sevilla que han alimentado mi amor por esa tierra.
Su luz , su color, su alegría me fascinan.
Siempre que voy me hago una foto al lado de la alegre bugambilla.



Alquilamos una bonita casa y nos fuimos toda la familia.  Aprovechamos el jardín para hacer barbacoa y tomar el sol además de visitar los lugares cercanos.


Alguno hasta se bañó en la piscina...


Os puedo asegurar que no fui yo...


El primer día visitamos Marbella.
Paseamos por la orilla del mar saboreando la brisa y comimos en la "Paella"





La exquisita y variada comida nos ayudó a tomar fuerzas para seguir disfrutando de nuestras vacaciones. No faltaron los famosos espetos.


Los camareros, hijos del dueño del local y gemelos, nos alegraron la comida con su natural gracejo.
A la hora del café y los postres salimos a la terraza de fuera y reímos sin parar con sus ocurrencias. De ello da fe, esta divertida fotografía que nos sacó uno de ellos.




Aquí os dejo estos vídeos de nuestro primer día por Marbella.



También os dejo unos vídeos de la noche Marbellí con todo su embrujo.


Otro día nos fuimos a Málaga. Hacia la friolera de cuarenta años que no había vuelto. Paseamos por el puerto y el paseo marítimo.


Estaba todo muy cambiado, pero aún así, la emoción me embargaba...


Recorrimos el centro de la ciudad y el casco viejo.


Paseamos por la calle Larios que ofrecía un espectáculo de luces navideñas.


Recorrimos el casco viejo con sus típicas calles y por allí comimos el pescaito frito y varios platos más de la cocina andaluza.


Brindamos una y otra vez, saboreando la vida.


Por la tarde visitamos el Museo Picasso.




Después, acudimos de nuevo a la calle Larios para contemplar el encendido de las luces navideñas y el espectáculo de luz y música.


Para no cansaros, quizá otro día os cuente más de este viaje.
Fueron unos días en familia y celebrando por todo lo alto la Navidad.