2 de octubre de 2009

OTOÑO

Paseaba hace unos dias, como suelo hacer, al atardecer , y ensimismada, no me habia percatado, de que los chopos y demás árboles , lucian en sus hojas, los más variados colores . Apenas habia observado, que el otoño acababa de empezar .Sólo cuando he pisado, en mi camino habitual, las primeras hojas amarillentas, me he dado cuenta, que habia cambiado el paisaje.

De repente, hóy, he sentido el impulso de pasear en soledad, bordeando la orilla del río con mi cámara de fotos para plasmar la belleza del camíno.Hacía un sol precioso, al poco rato de caminar, he tenido que quitarme el gersey y quedarme en manga corta. No és muy normal, por ésta zona que tengamos tan buén tiempo en estas fechas.

El paseo, se ha convertido en una aventura...he llegado hasta bastante lejos extasiada por los colores y el sól, que jugaba entre las ramas, haciendóme guiños, llenos de complicidad.

A lo largo del camino, me han acompañado las hojas caídas, muertas ...solas ... abandonadas...hásta me ha parecido escuchar el lamento de los árboles, mostrandome, su propia alma desnuda.

A nadíe le gusta mostrarse cuál és. Ni que los demás descubran nuestro interior, así, a la intemperie . Suele haber un proceso de mutúo conocimiento , donde poco a poco, vamos enseñando los plieges del propío corazón al otro, hasta llegar al santuario del alma de cada uno .
Pobres árboles pensé, al verles forzados, a mostrarnos su desnudez . Pero rapidamente, mi pensamiento de poeta, me ha llevado a pensar en la simplicidad y sabiduria , de que goza la naturaleza . Es un ciclo, que se repite con monotonia todos los años, cuando llega el otoño.

Casi he sentido envidia, porque no ocurre así en la vida de los seres humanos, donde con el paso del tiempo, suelen acusarse crisis de identidad, que nos hacen ír de cabeza. No solemos reacionar con monotonia, cuando nos quitan la fama, cuando perdemos el amor, cuando nuestra desnudez nos asusta, cuando perdemos a un ser amado...

Quizá, la aventura de vivir nuestra, tenga más alicientes, aunque sea más complicada , que la de los chopos que he visto a la orilla del rio.

Cuando me disponia a regresar, me he encontrado con unos estupendos amigos, y me he unido a ellos. Después de unas horas sin hablar, he tomado la palabra y creo que les he vuelto locos... Por cierto que uno de ellos, me ha dicho que estará mas bonito el paisaje un poco más adelante, o séa que volveré ...
Posted by Picasa
Posted by Picasa
Posted by Picasa