17 de octubre de 2017

MATERNIDAD


Amor cálido de tu corazón al mio, mientras cobijo en mi alma tus pasos vacilantes al caer la tarde de la vida. Una alfombra de hojas marchitas cubre tu camino que ya quieres recorrer en solitario.
Te escapas y corres para que nadie te atrape.
Has intuido la libertad y vas camino de ella a pesar de tu fragilidad.


Tus inseguros pasos se compenetran con otros pasos seguros que te acompañan en ese afán tuyo de volar cometas por los caminos, mientras en el cielo se dibuja un arco iris de maravillosas posibilidades.
Siempre en la sombra, vigilando, sosteniendo, animando, consolando...
El sonido se esos pasos será el eco que te acompañe siempre llenando de besos tu vida.


Tus pequeñas manos en las suyas, te conducirán a buen puerto librando mil batallas.
Ese lazo entre vuestras manos unidas, será el nuevo cordón umbilical que os una para siempre.
Tus ojos fijos en sus ojos como pájaros voladores surcarán cielos infinitos.
Después, no te olvides de besar sus manos y también su frente, cuando ella lo necesite.

15 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

me emocionas siempre bella mujer con tus escritos
gracias

llorenç Gimenez dijo...

Hola maripaz.. Los niños, siempre emocionan sus gestos, sus miradas, su risa y su llanto..
Un abrazo..

diego dijo...

Precioso reportaje, Maripaz. He recordado a mi nieto Adrián, que es bípedo desde hace unas semanas. Verlo caminar con esos andares cavilantes e inseguros me produce una enorme ternura y sonrisa. Beso.

Sara O. Durán dijo...

De lo mejor que hay en la vida y lo mucho que nos cambia (para mejor) tener a un hijo.
Grande abrazo, preciosa.

Ambar dijo...

No hay nada más hermoso que esos primeros pasos de nuestros hijos.
Un beso Maripaz

TORO SALVAJE dijo...

Aynsssssss

Cuánta ternura!!!

El milagro de la vida una vez más.

Qué bonito!!!

Besos Maripaz.

Macondo dijo...

Si es un buen hijo podrá devolverle a lo sumo el 5% de lo que reciba de ella, pero es ley de vida. Seguro que lo será.
Un abrazo.

Jose dijo...

El ser mamá siempre hace tanto al hombre como a la mujer ver la vida desde otra dimensión muy distinta, el cuerpo el alma y el corazon se llenan de amor y ternura.

Gracias por tú siempre amable visita.

Un abrazo

Conxita Casamitjana dijo...

Oh qué precioso Maripaz.
Felicidades por expresarlo así.
Besos

Magdeli Valdés dijo...

Una expresión de sabiduría...enseñar a caminar y luego dejar libre
los hijos son prestados
por eso hay que gozarlos desde niños en su bello caminar
ser luz de amor intenso
las madres son eso , la lámpara que nunca se apaga para un hijo de su amor infinito.

Besos.

Tesa Medina dijo...

Soy una madraza, así que ya me tienes con los ojos empañados mientras te leo, que bien lo cuentas.

Te leo y a la vez recuerdo esa fragilidad de sus primeros pasos que hoy revivo con mi nieta, aunque de otra manera, más festiva, sin la angustía de "¿estaré haciendo lo correcto?" ¡Era tan joven!

Preciosas las fotos que ilustras el texto, Maripaz. Qué bella y otoñal secuencia para el relato.

Amo a mis hijos de una manera incondicional, por eso, aunque lo desee, no les exigiré que estén ahí sosteniendo mi fragilidad al final del camino.

Ay, que difrute, Maripaz, pasar por aquí justo hoy que necesito textos hermosos como el tuyo mientras silencio las noticias que me inquietan y me turban.

Un abrazo,

Moni Revuelta dijo...

Fantástico texto, Maripaz; emociona y hace vibrar...es una maravilla...No recuerdo quien lo dijo, pero era algo así como.."todas las mujeres nacen madres..."
Un besazo enorme

Ana Mª Ferrin dijo...

Todo el texto es conmovedor. Pero el final es tan necesario inculcarlo, que ojalá quien lo lea recuerde tus palabras cuando llegue la hora.
Un beso.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hermosas fotografías y un texto maravilloso que exalta todo ese amor que emana del corazón de una madre.

Abrazos.

Ernesto. dijo...

Sentidas y delicadas palabras, a juego con las imágenes, naturales y bellas, de lo que es la vida!

Rezumas en ellas una faceta que, no por conocida, sorprende hoy...

Fuerte abrazo, Maripaz.