30 de octubre de 2017

REBELDIA


Una vez más, se puso el mundo por montera subida a los tacones de sus zapatos. Siempre fue una mujer insumisa con una personalidad bien marcada.
Ya desde niña bien pequeña, elegía como quería ponerse los calcetines saltándose las normas. Era capaz de ponerse uno de cada color como desafiando a su madre y al mundo.
Esa característica suya le acompaño a lo largo de su vida como parte de su esencia.
Y no pudiendo evitar ese incorformismo, fueron muchas las veces que se puso los calcetines diferentes como reivindicando que ella era única y no estaba dispuesta a formar parte de una uniformidad que la asfixiaba.
Jamás rindió pleitesía a nadie, pues su espíritu libre le impedía arrodillarse ante cualquier interés que menoscabara su dignidad.
No estuvo exenta de críticas feroces, dado que el rebelde con su desacato y desafío a la autoridad, no está bien visto en una sociedad adulterada por un cómodo relajo y un conformismo que mata los sueños y las conciencias.
Pero es que la rebeldía tiene otro componente que olvidamos a veces, y es que el indócil es duro, fuerte, tenaz...
La rebeldía auténtica, no se puede confundir con la agresividad, propia de espíritus débiles.
Ella supo mantenerse fiel a si misma mientras la vida le fue llevando de acá para allá .Evolucionó y maduro su personalidad, sin dejarse morir por la indiferencia que da el paso de los años.
Su espíritu siempre tuvo el empuje de su infancia cuando era capaz de ponerse un calcetín de cada color dispuesta a afrontar su propia vida.

P.D. Dedicado a Irene.

20 comentarios:

llorenç Gimenez dijo...

Hola Maripaz.. Dicese de "Rebeldía" que es "reivindicación de sus libertades"..
Siempre el que ha querido ser libre, no manipulado, ha tenido que ejercer una cierta "rebeldía" nadie te deja cambiar los cánones establecidos sin ponerte problemas o condiciones, pero la libertad personal se gana con esa "rebeldía" .. !Ole por ella.!
Un abrazo "pillada"..jeje.

Susana A dijo...

Un poco de rebeldía viene bien. Un beso.

Conxita Casamitjana dijo...

Bien por esa rebeldía Maripaz.
Besos

MuCha dijo...

Ay querida que maravilla cuando se escribe
desde
el
alma

Holden dijo...

No hay nada como que alguien tenga sus propias normas, como por ejemplo esto de los calcetines ^^ A mí siempre me gusta ponerme botas, las debo llevar 300 días al año como mínimo, y siempre empiezo calzándome por el pie izquierdo. Manías que tiene uno, oye ^^

Manuel dijo...

¡Anda!, y yo me creía que era el único con esta manía, así que debo de ser tan rebelde como Irene, pero, tengo muchas más como: no utilizar reloj, colgantes, sortijas, incluso la de boda, lo dejé claro antes de contraer matrimonio; e incluso bañarme en las playas en pelotas, siempre que no moleste a nadie, -si no se puede en ese momento, chiringuito al canto-, y un largo etc. que me hacen sentir, más que rebelde, ¡Libre!.
Me ha encantado tu entrada.
Un fuerte abrazo.

Ambar dijo...

Las rebeldías que son verdaderas no son un andar contra el mundo, ni a pesar del mundo. Las rebeldías verdaderas reflejan una personalidad sana y autentica que no se doblega por fuertes que sean los vientos.
Besos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Cada persona es un mundo, no existen dos iguales, la rebeldía es unan bonita forma de vivir libre de apariencias.

Un abrazo.

Sophie dijo...

Admiro esa rebeldía y libertad de la que hablas, a veces el miedo te detiene...
Gracias por compartir

El tejón dijo...

Lo dice bien claro el texto, esa rebeldía sin agresividad me encanta.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Maravillosa tu entrada querida
la mujer de la cual hablas
se parece a vos un beso inmenso

Macondo dijo...

Esas mujeres rebeldes d inconformistas han ido abriendo el camino a las demás en su lucha por la igualdad de sexos.

Jose dijo...

La rebeldía y la persona que es así ,ya demuestra que es fuerte de sentimiento y espíritu y eso hace que muchas personas la respeten tal cual es. buen homenaje a esa tu amiga Irene.

Gracias por tu siempre agradable visita.

Saludos

Moni Revuelta dijo...

Preciosa dedicatoria, la foto es genial:) Me encanta...Yo también soy un espíritu libre Maripaz:)
Un beso grande, guapa!!!!!

Ernesto. dijo...

Por un momento pensé que te estabas autorretratando... Y no creo que la cosa ande muy lejos!

Dejando al margen el cambio de calcetines :)))) que no sé si lo hiciste alguna vez!

Abrazos, Maripaz.

alp dijo...

jajajaj..me encanta la foto y el título...espero que estés bien,,un aludo desde Murcia....

Tesa Medina dijo...

Marcando personalidad ya desde niña, y dando una solución creativa a uno de los misterios más extraños desde que existen las lavadoras:

¿Adónde van a parar los calcetines que salen desparejados cuando acabas de lavar?

Encantadora foto, Maripaz y una hermosa revindicación para las personas que aceptan los "riesgos" de ser ellas mismas, en una sociedad cada día más uniforme y sumisa, y donde se presiente que hay mucha gente con alma de esclavos. ¿Que exagero?

Sólo hay que mirar el resultado de las Elecciones en nuestro país, sin ir más lejos.

Como siempre, es un placer pasar por tu rincón.

Un abrazo,

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Olá, o conformismo é como abandonar a própria personalidade e adaptar caracter ao desejo dos outros, admiro as pessoas de personalidade forte, são lutadores e vencedores e conquistadores da sua liberdade.
Continuação de boa semana,
AG

Ana Mª Ferrin dijo...

Se puso un calcetín de cada color por si, al empezar el camino, encontraba otra senda que le prometía más azares positivos.
Cada vereda, una vida.
Un beso, guapa.

María Perlada dijo...

Hola, vengo del blog de llorenc, que recomienda tu blog, y me quedo por aquí descubriéndolo.

Besos.