15 de febrero de 2012

PAULINA (Personaje del mes)


Hoy como personaje del mes os traigo a Paulina.
 Paulina es una tía de mi madre ya fallecida que mis hermanos y yo la recordamos siempre como la "Tia Paulina"
La podéis ver a la derecha de la fotografía junto a su sobrina y mi hermano.


Paulina nació en Valderrueda, era hermana de mi abuela materna.Tenia la mirada mas limpia que yo haya visto jamás, y unos ojos preciosos.Siempre recordaré lo que me trasmitió esa preciosa mirada cuando acudía muy pequeña al pueblo y la visitaba.Mi corazón infantil supo siempre que se podia cobijar en el de aquella mujer generosa y amable.
En la foto se puede ver a Paulina con su padre,Eufemio, y sus hijas a los extremos.

Paulina se casó con Casimiro y tuvieron dos hijas, Andrea y Teresa. Su vida transcurría en el pueblo labrando la tierra y saboreando la vida. Pero de repente la sinrazón de la guerra llegó hasta ese rincón perdido y Casimiro fue llamado a filas.
Paulina se quedó sola con sus pequeñas hijas. Teresa tenia dos años y Andrea unos meses.
Un día Casimiro llegó con un permiso de unos días al pueblo. La alegría inundó de nuevo el hogar familiar y se podía escuchar la risa de las pequeñas jugando con su padre. Pero lo bueno pasa pronto, y de nuevo se tuvo que marchar. Apenas acababa de llegar, cuando una bala traicionera segó su vida en en aquel lejano frente de Teruel.
 Recuerdo haber escuchado a mi madre contar como fue la marcha de Casimiro. Ella era apenas una niña, pero supo captar el desgarro interior de aquel hombre que dejaba los seres amados en aquel rincón tan querido."Subía y bajaba una y otra vez en aquella cuesta del viejo corral, besando a las pequeñas y a Paulina sin querer soltarlas"


Este es el viejo corral en la actualidad testigo de aquella triste despedida. Pero también testigo de alegrías y cariños a raudales.
Cuando los veranos acudía al pueblo lo primero que hacia era visitar a los familiares cercanos. Iba recogiendo mimos y besos de parientes que en mi mundo infantil me sabían a gloria bendita. Pero mi gozo mayor era cuando visitaba a mi tía Paulina. Recuerdo que siempre tenia uno o varios perros en la puerta, y que yo, temerosa, la llamaba con fuerza para que acudiera en mi auxilio. Siempre salían ladrando detrás de mi.
Me cobijaba en sus brazos y en su mirada. La mayoría de las veces me obsequiaba con una generosa rebanada de pan con nata de la leche de sus vacas. Era como un ritual verla untar tan preciado manjar, para terminar le echaba por encima una cucharada de azúcar que a mi se me antojaba como si la magia de la nieve acudiera a saludarme.

Paulina se quedó sola con sus hijas, y su padre se instalo en su casa para ayudarle a salir adelante.Con ellos vivía su suegra y un familiar lejano que se llamaba Fermín.
Todos ellos cobijados por el generoso corazón de Paulina, una mujer valerosa que siempre supo hacer el bien a todos con los que se encontraba.
 Estas vidas anónimas tan valiosas hay que darlas a conocer al mundo. Personas que dejaron una huella en su familia, en los vecinos, en las personas que las trataron. Que son el cimiento de una sociedad con valores; la honradez, la bondad,la generosidad, el sacrificio...

.

Los años pasaron y su hija Teresa- en la fotografía-se caso.
 Teresa era una costurera excepcional de la época. Me encantaba entrar en su taller y ver como confeccionaba los trajes que la encargaban. Había allí desparramados por la mesa, carboncillo, el metro, las tijeras, la regla...y Teresa, plasmando el arte en los patrones.
Siempre me daba los retales que sobraban para que pudiera hacer trajes a mis muñecas.
 Me encantaba aquel lugar!!


Andrea también se casó. Esta fotografía la hice este verano en la puerta de su casa con su marido. Aunque no viven ahí a lo largo del año, los veranos lo pasan en esa casa que se han hecho y disfrutan de hijos y nietos.

Paulina generosamente sembró una semilla imperecedera en sus hijos y nietos, que hoy han recogido el testigo y la recuerdan con amor.
He querido con este sencillo homenaje devolver todo el cariño que ella volcó en mi corazón de niña.







Como final os dejo este video del corral que hice este verano con los geranios de Teresa y con Maria, su nieta y biznieta de Paulina que ha heredado sus ojos.

13 comentarios:

Eastriver dijo...

Una entrada memorable, de verdad. Es difícil contar cosas tristes porque se puede caer en una figura retórica espantosa que se llama falacia patética: cargar las tintas y acabar causando un poco de vergüenza ajena. Pero tú orillas ese peligro, seguramente con la frase de tu madre, que evoca una imagen poderosísima: Casimiro subiendo y bajando la cuesta para abrazar una vez y otra a sus personas. Poco importa que fuera nacional o republicano: la emoción nos llega igual. Porque la guerra es tremenda, atroz, injusta, y aunque a veces pueda ser necesaria su crueldad le es intrínseca.

Alfonso dijo...

Maripaz, lo que haces a parte de bonito, es muy importante. Yo creo que lo que has hecho es un poquito de resurreción, hacer que las personas no se mueran del todo. Eso es muy valioso. Un abrazo muy grandee!!!

rivela dijo...

Gracias Maripaz por escribir la intrahistoria de este pais de una manera tan bella. Por cierto, mi madre me hacia meriendas de pan con nata y azucar, ¡ que recuerdos!.Biquiños

El Joven llamado Cuervo dijo...

Víctimas y héroes silenciosos de las guerras. Un abrazo.

Dilaida dijo...

Por lo que dices era una buena mujer y tu lo cuentas tan bien. Precioso homenaje.
Bicos

Irma dijo...

Bonita historia como tantas otras que pasan al olvido si no nos las cuentan y las contamos, gracias por compartirla.

Un abrazote utópico, Irma.-

CECILIARUIZ dijo...

Me encanto la historia, que entrañable, y el video es super bonito, que pueblo mas tranquilo y que bonito, me gusto mucho. saludos amiga.

Aldabra dijo...

Que bonito esto de darle todo el protagonismo que se merecen, a todas estas vidas anónimas que nos rodean, anónima pero no menos importantes.

Me parece algo digno de admirar, de verdad.

De tus palabras se desprende mucho cariño, respeto, agradecimiento, sentimientos muy necesarios todos ellos.

bqñs,

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Siempre te digo lo mismo, pero es que cuentas tan bien las cosas que da gusto leerte y meterme en tus historias
besotes

José Vte. dijo...

Una vida anónima para todos nosotros, pero que a tí te ha marcado como puede apreciarse por el cariñoso homenaje que le dedicas. Sin duda merecido.
Maravilloso Mª Paz

Un abrazo

lurdes dijo...

Maravillosa historia de amor ,que a pesar de durar poco ,dejo su semilla en sus hijos.Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Cómo me ha gustado conocer a tu tía Paulina, pero a través de ti, porque tienes la magia del que sabe contar. Por cierto, qué ganas me han entrado de un poco de pan con nata casera y su azucar por encima...
Los geranios de Teresa una maravilla, no me extraña que les hicieras un video.
Ha sido un verdadero placer pasar por aquí y conocer parte de tu pasado.
Un abrazo y hasta pronto.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola. ¿Cómo estás?. Descubrí tu blog y he disfrutado con la lectura. Volveré. Mi cordial saludo.