30 de agosto de 2009

EL HOMBRE SOLITARIO


Sentado alrededor de una mesa después de una fiesta familiar, llevaba el ritmo de la música de baile con el puño de su mano mientras los demás bailaban sin parar con la alegría natural después de una apetitosa comida y un buen vino .

Era un hombre entrado en años, apenas tenia pelo, y lo poco que le quedaba lo peinaba tapando la calvicie. Resultaba ridículo aquél mechón de pelo tratando de ocultar lo inevitable ...

El corte de su cara aún guardaba un aparente atractivo recuerdo de su juvenil belleza. Al observarle con detenimiento, se podían ver sus pequeños ojos color marrón . Quizá  fueron incluso bonitos .Ahora se adivinaba en ellos un vacío, una rutina, un desencanto...

Aquél hombre de apariencia solitaria, aún rodeado de los demás miembros familiares, parecía ocultar su timidez en un rincón del salón  tarareando la canción que los demás bailaban expresando así su alegría . Daba la impresión de querer salir de un momento a otro a bailar como uno más si no se lo impidiese un enorme sentido del ridículo.

Miraba a unos y a otros sintiendo envidia . La envidia que por naturaleza sentimos los humanos al ver reflejado en los demás lo que nosotros quisiéramos tener sin valorar aquello único y personal  que solamente tenemos nosotros y nunca tendrán los demás.

Comentaban las malas lenguas, que se había enamorado de una mujer y que no fue correspondido . Desde entonces, había cerrado su corazón al amor .Nunca se permitió otra oportunidad .Guardó para siempre los afectos bajo la llave de la indiferencia y renunció para siempre a amar y ser amado .

Poco a poco, de tanto pisar sus afectos se convirtió en un hombre serio, sin brillo en la mirada , de andar taciturno, con aíre misterioso, volviéndose si cabe, más tímido, más reservado...

Pero todavía se adivina en el balanceo de sus dedos al golpear en la madera , aquella alma inquieta que bullía en su interior hace tiempo.

Mira tímidamente, observa , hasta sonríe complacido, pero se mantiene sentado sin hacer nada, para aliviar su soledad.
Posted by Picasa

19 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

:: (\_(\
*: (=' :') :*★Haz el amor
*.. (,(')(')¤°.¸¸.*´¯`»***´¨)
*¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)★ y no la guerra,
(¸.•`´*.(¸.•`´*(`´*.¸(`´*.¸ ¸.*`´)¸.*`´)
*¸.•*¨) ¸.•*¨) «´¨`*.¸¸.**★una sonrisa
alegra el corazon, ilumina el alma; por eso te regalo mil sonrisasssss
hermoso relato de esa resignada soledad.
que tengas una bonita semanaaaaaa
chrissssssss

Calvarian dijo...

Si no fuera por que se peinaba el poco pelo tapando la calvicie, como que me has sacado una foto del alma...clavado jeje

Bésix

Estela dijo...

Precioso relato..pero es una pena que los humanos nos dejemos llevar por la apariencia...y nos llenemos de sentido del ridiculo que eso no nos deja disfrutar de la vida.

Un abrazo!!

Alfonso dijo...

Bonita descripción. Tengo un amigo así, de mi edad, y le ves... y parece más viejo que yo. Se le va la vida y no hace nada. No le entiendo... pero sus razones tendrá.
De todas formas, hay veces que la vida da más oportunidades, a ver si el hombre de tu relato o mi amigo, puede vencerla.

mariajesusparadela dijo...

Y, a lo mejor, está lleno de vida interior.

joselop44 dijo...

Casi me he asustadso un poco al pensar que me habías descriyto. Buenísimo.
Un abrazo.

yoyoyo dijo...

hay gente así, que se cierra para no sufrir más. Es una opción, claro. Un abrazo

Anónimo dijo...

Cuando te decides por un gran libro .

Juan dijo...

Oajalá que despierte a la vida y que limpie su corazón y su alma de todo lo que le perturba y actúe y viva como le gustaría ser, expresando su alegría y sus sentimientos.

Seguro que le llegaría el amor y la felicidad.

Un abrazo.

Juan Antonio

Maripaz Brugos dijo...

Chris...gracias por el regalo de mil sonrisas... no hay nada más bonito que una sonrisa.

Yó, te envío, mil gracias!!

Maripaz Brugos dijo...

Calvarian, jejejeje que divertido eres...

Te conozco a través de tus escritos y no te veo para náda un hombre solitário... ni tríste, ni cabizbajo ...

Lo que te gústa hacer reír !!!

Besix

Maripaz Brugos dijo...

Estela, el sentido del ridicúlo y el que pensarán los demás, nos hacen replegarnos sobre nosotros mísmos y no vivír la naturalidad.A veces es por timidéz.La timidez puede parecer a véces, prepotencía...cuando és simplemente eso, timidez.

Maripaz Brugos dijo...

Alfonso, a veces suelo juzgar a los demás, desde mi optíca y mi propia manera de sér .Ultimamente, estoy aprendiendo a mirar el interior y respetar la manera de ser de cada ser humano y estoy asombrada de la riqueza que me encuentro.

Tienes razón que la vída nos dá distintas oportunidades...Ahí precisamente está el fallo del personaje de mi relato, que quizá no se agarró fuertemente a las distintas oportunidades que la vída le fué brindando y se enterró en vída .
Gracias Alfonso, muy interesante tu comentarío .

Maripaz Brugos dijo...

MªJesús, és posible...

Habría que haberle escuchado en siléncio, mirarle a los ojos, escudriñár su álma...

Maripaz Brugos dijo...

Jose, otro como Calvarian ...jejejeje.

Te digo lo mismo, te conozco por tus divertidos relatos y no das el perfíl de mi personaje...

No te imagino así ...

Quizá seas un timído escritor solitario que esconde su timidez con sus maravilllosos relatos en la red y se ha creado su propio personaje jejejeje ¿Eres tambien calvo?
Un abrazo y muy divertido tu comentario

Maripaz Brugos dijo...

YOYOYO,que razón tienes ...uno después de un fracaso, en el que ha sufrido infinitamente, suele esconder su lastimado corazón, para no´volver a sufrír...

És una opción sí, pero pienso que hay que correr de nuevo el riesgo de volverlo a intentar...

Cuantas vidas oscuras y amargadas se pierden en el camino por no intentarlo de nuevo.

Respeto tambien que alguien, no se sienta capaz...

Un abrazo para tí, también

Maripaz Brugos dijo...

Anónimo, jejeje... no sabria por donde empezár... me saldria un "peñazo"...

Pero bueno, en ésta tierra el invierno es muy ,y ahora tengo todo el tiempo del mundo...

Te avisaré...

Maripaz Brugos dijo...

Juan, tan profundo como siempre...

La cara es el reflejo del álma, es verdad. Cuando estamos interiormente bien con nuestra propia conciencia, se refleja en la mirada, en el rostro, al hablar, al convivír...

No tiene precío esta actitúd.Estoy segura que lo experimentaras en tu propio corazón mil veces.
Gracias Juan

Maripaz Brugos dijo...

Anonímo, queria decír que el invierno, era muy largo...tengo un sueño que no veo las letras ...