5 de diciembre de 2019

LA HUIDA


Una mañana salió huyendo sin rumbo fijo.
Sin despedirse.
Con paso ligero.
Atravesó la plaza veloz y se subió al autobús.
A través de la ventanilla podía ver la ciudad que despertaba a sus rutinas diarias.
Pero ella había decidido volar libre, no sabía muy bien donde.
Caminó por un parque lejano a su casa, mientras se dejó besar por el cálido sol del Otoño.
Su corazón latía con fuerza.
Vagó todo el día sin tomar bocado alguno.
Se sentó en un banco agotada por el cansancio.
Por su mente fueron pasando retazos de su historia.
En realidad no sabía muy bien de qué huía. 
     
       ¿De su situación?

      ¿De sus miedos?

        ¿De ella misma?

        ¿O simplemente había sido un deseo anhelado 
           hacía tiempo?

        ¿Una necesidad de reencontrarse?

Poco a poco sus ojos se fueron cerrando hasta quedarse dormida.
Al cabo de un largo rato se despertó sobresaltada.

Era una mujer nueva.

En su huida había ido dejando el lastre acumulado a lo largo de los últimos años.

Libre al fin, corrió al encuentro de su nueva vida.

P.D. De vez en cuando uno necesita tomar distancia de aquellas rutinas que nos asfixian. Huir sin rumbo, hasta encontrarse.

       

26 comentarios:

Macondo dijo...

A veces hay que elevarse sobre uno mismo para tomar perspectiva y tratar de verte como si no fueras tú, para sacar conclusiones más objetivas.
Un abrazo.

Pedro Luso dijo...

Olá, Maripaz!
A foto e a narrativa estão ótimas. A narrativa é iniciada com este trecho:


“Una mañana salió huyendo sin rumbo fijo.
Sin despedirse.
Con paso ligero.
Atravesó la plaza veloz y se subió al autobús.”


Parabéns, mina amiga Maripaz! Beijo. Pedro

Carmela dijo...

A veces es necesario alejarse para encontrarse. Un buen relato Maripaz.
Un abrazo.

Teo Revilla Bravo dijo...

Una metáfora de la vida de cada cual escrita con la hermosa sencillez y brillantez que te caracteriza, amiga. ¡Cuánto lastre debemos de ir echando en el camino para sentirnos renovados y en lo posible libres!
Un abrazo, que tengas gratos días, quizás en nuestra querida Montaña...

Mari-Pi-R dijo...

A veces es como vivir un buen sueño y encontrarse uno mismo, por esto siempre hay que ir haciendo lo mejor posible y que nos pueda satisfacer a nosotros mismos.
Un abrazo.

CHARO dijo...

Es verdad que hay necesidad de escapar de la rutina aunque sea por poco tiempo para volver a renacer con nuevos ánimos.Besicos

Ernesto. dijo...

Una huida interesante... Y fructífera, a la vista de los resultados.

Fuerte abrazo Maripaz.

MoniRevuelta dijo...

Bien cierto es, Maripaz. Huimos de todo eso que relatas un poco, o quizás sólo hacemos lo que mejor sabemos y estamos olvidando...salir a ver el mundo, tomar de nuevo la referencias, tomar distancia, como dices. Los árboles no dejan ver el bosque, no?
Muy bien hecho! Seguro que la protagonista de tu historia vive ahora más y mejor.
Un beso enorme, y otro a Leti:)

Sara O. Durán dijo...

Es bueno tener otra perspectiva. Y si se logra renacer, creo que es una maravilla, una bendición.
Un fuerte abrazo.

Conxita C. dijo...

Ese mirar desde otra perspectiva está muy bien hacerlo porque como bien dices a veces es necesario tomar distancia y soltar lastre, todo aquello que nos inmoviliza.
Besos

Ikana dijo...

Pero volverá?

llorenç Gimenez dijo...

Hola Maripaz.. Cierto hay veces que en la vida hay que volver a renacer.. Yo si me lo permites te dejo aquella frase de Paulo Coelho que dice así.. “Siempre hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cerrando ciclos, cerrando puertas, terminando capítulos; no importa el nombre que le demos, lo que importa es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya se han acabado”
Un abrazo amiga..

Kasioles dijo...

¡Dichoso aquél que lo consigue!
Mi intención es la de agradecer tus letras en mi espacio donde se recuerda con gran cariño a una tierna bloguera que dejaba parte de su alma en cada comentario que nos dejaba.
Para Ámbar quedará impreso nuestro recuerdo.
Te dejo cariños y te deseo unas muy FELICES NAVIDADES en compañía de los tuyos.
Kasioles

TORO SALVAJE dijo...

Es cierto que a veces hay que huir de todo aquello que nos asfixia.

Besos.

Giancarlo dijo...

Immagine e testo molto bello.
Buona serata.

Framboise dijo...

Sí, a veces es necesario tomar distancia. Para escapar de muchas cosas y no dejarse contaminar por lo que nos rodea y nos quita el oxígeno.
Lo bonito es limpiarse el alma, hacer acopio de sensaciones nuevas y volver para compartirlas.
En este proceso siempre es alentador leer un texto como el tuyo.
Un abrazote grande, amiga MariPaz.

RECOMENZAR dijo...

Muchas veces traté de escaparme y siempre volvía
Hoy puedo ver que he cambiado y sin escaparme estoy entera y feliz mi querida....
Lo mejor del mundo para vos Salud paz y amor

Ernesto. dijo...

Feliz y prospero Año Nuevo Maripaz. ¡FELIZ NAVIDAD!

¿En Guardo, Iruña?

Gran abrazo.

Teo Revilla Bravo dijo...

Muchísimas gracias por la visita, estimada Maripaz, siempre es una alegría.
Nuestros lugares amados merecen nuestro reconocimiento y son toda una inspiración para la creación. Tenemos esa fortuna: la madre naturaleza nos dejó belleza en cada rincón que pisamos, en cada senda que andamos.
Muchísimas gracias, un abrazo y felicidad en este tiempo que llega.

Tesa Medina dijo...

Muy hermoso, Maripaz, y real, sobre todo en las mujeres por lo que he hablado con amigas y familiares, sentimos a menudo ese impulso de huir, de correr, pero como en esta historia lo que más necesitamos es ir soltando lastres, ir cerrando puertas y retomar el camino renovadas y ligeras de equipaje.

Maripaz, guapa, que pases unas Felices fiestas, y que 2020 llegue a ti como un año especial en el que se cumpla alguno de tus sueños.

Un abrazo,

diego dijo...

Todos hemos huido alguna vez de algo, de forma temporal o definitiva. Lo que no hay que hacer es mirar atrás, ni volver, como el hijo pródigo de la parábola, cuando nuestra huida es definitiva.
Un beso, Maripaz.

La utopía de Irma dijo...

Eso es rompamossssssss con las rutinas, bonito relato.

Abrazote utópico, Irma.-

Alexander Strauffon dijo...

La ruptura con lo que debe de romperse.

Mara dijo...


Tienes razón Maripaz. Tomar distancia ante la rutina nos renueva. Un beso.

Manuel dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, ya que todos en alguna que otra ocasión necesitamos desconectar de todo y de todos, soltar lastre, y empezar de nuevo.
Querida Maripaz, te deseo para ti y los tuyos, que disfrutéis de unas felices fiestas y un prospero año nuevo.
Un fuerte abrazo.

AMALIA dijo...

Muy cierto. Así debe ser.

Te deseo una bella Navidad.
Un beso.