28 de agosto de 2010

INÉS

Inés tenia el pelo blanco y una entrañable sonrisa. Su mirada profunda y su pasos cortos, daban a su figura un aire matriarcal que se manifestaba en el profundo amor con que arropaba a los hijos de esa familia suya, que junto a Tito, su marido, habia formado hace muchos años.

Inés, era insustituible en el rincón de la plaza donde vivía, porque cuidaba con esmero cada año, unos macetones llenos de hortensias que la sonreían con sus mejores galas cuando abría su ventana cada mañana. Sus amorosas manos que tanto entendían de amor y de dar, se llenaban de una ternura especial cuando regaba las bonitas flores, como rememorando las veces que en su vida había amado a su marido, a sus hijos, a sus nietos...

Inés sobre todo, sabia amar y era amada. Siempre cobijó en su corazón a las personas que se le acercaban y les brindó su amistad verdadera. De ello dan fe numerosos testimonios de amigas que compartian actividades en la Asociación de las Amas de Casa.

Era de esas personas que forman parte del paisaje urbano de alguna manera, porque con su amabilidad y cortesía inundaba los rincones del barrio.
La última vez que la vi, era el día de su cumpleaños. Estaba feliz, rodeada de hijos y nietos. Tenia una alegría especial propia de sus ganas de vivir y seguir amando. Me invitó a tomar café a su casa y pude degustar además de un rico trozo de tarta, un rato inolvidable rodeada de su preciosa familia.

Al poco tiempo enfermó y fue hospitalizada en la capital. Sus flores lloraban su ausencia...mustias suspiraban por su vuelta. Cada vez que pasaba por allí podía escuchar su llanto, y un pellizco enorme me sacudía por dentro deseando su pronta recuperación. También yo como sus flores, deseaba volver a contemplar su bonita sonrisa pronto.

Pero no, ella no volvió...

Rodeada de sus grandes amores, se fue despacito, como se van las grandes mujeres que dejan huella para siempre.

Sus flores, estuvieron a punto de morir de pena...fueron días de tristeza infinita!!

Pero gracias a los cuidados de Tito y de sus hijas, conservan su belleza llena de esplendor como un tributo generoso hacia esa mujer buena, que las cuidó siempre.

Me han contado, que en su tumba, casi siempre hay un ramo de hortensias que manos amorosas depositan allí con ternura infinita y que sus hojas guardan besos y recuerdos de amor de aquellos que la siguen amando.

P.D. Dentro de unos días, hace un año que Inés mi vecina, nos dejó. He querido rendírle un pequeño homenaje donde quiera que se encuentre y enviarle todo mi cariño.
Posted by Picasa

15 comentarios:

Calvarian dijo...

Hay personas que nunca se olvida. Por eso siempre hay hortensias sobre su tumba
Bésix

Susana Terrados Sánchez dijo...

¡Qué bonito homenaje Maripaz! Lo más hermoso es que Ines supiera despertar en tí tanto cariño y tan bonitos recuerdos, seguro que se lo merecía.
Besotes.

Reflexiones de Emibel dijo...

Una bella flor siempre va acompañada de hermosos ramos, como el alma de Inés.
Un bonito homenaje, Paz.
Besos.

Eastriver dijo...

Sabemos que los animales lo presienten todo. Quienes los amamos lo sabemos. Pero de las plantas no suele decirse: y es cierto que tienen ese sentido de todo y que también ellas, a su manera, se ponen tristes.

Anusky66 dijo...

precioso y sentido homenaje !!
un beso y un abrazo para ti

Alfonso dijo...

Bonito recuerdo Mari Paz, ojalá te oiga :)

MAMÉ VALDÉS dijo...

Entrañable historia de gente ánonima que tu nos hace conocer. Un gran saludo desde "Tomara que tu viera..." poco a poco me iré poniendo al día, ya tenía ganas de volver.

Aldabra dijo...

pues es un homenaje precioso digno sin duda, de Inés, bonito nombre (así se llama mi hija).

la imagen de las flores que nos envías es también muy hermosa.

biquiños,

emilio dijo...

Siempre es bello ver estos homenajes a la buena gente de la buena gente...

Un abrazo.

Dilaida dijo...

Es un homenaje muy hermoso.
Bicos

HUMO dijo...

Que buenas historias sacas de tu baúl :)

Cariños!

=) HUMO

geminis dijo...

Esas mujeres que existen a nuestro alrededor y dejan huella a su paso, siempre se recuerdan.
besos Maripaz

Curiyú dijo...

Adhiero a lo que dice Ramonazo. No sabemos que opinan las plantas, pero se presiente, se presiente que son muy sensibles.

Eurice dijo...

Cuando las plantas te lloran hasta el punto de dejarse ir y morir, es por que un corazón amable ha abandonado la tierra y se va camino de la gloria, de la mano de los angeles.
Abrazos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Un emotivo recuerdo hacia Inés, Maripaz. Precioso, lleno de corazón, el corazón inmenso que tú posees y que hace que brilles como un diamante.

Un beso enorme que te envuelva durante muchos días (estaré algo desconectada por asuntos insoslayables).