25 de marzo de 2012

Agujeros

Camina con "marcha" como dicen ellos- los jóvenes- pantalón un poco caido, camisa ajustada, una visera en la cabeza y gafas de sol. Sus orejas se distinguen de la demás orejas de los mortales por el cúmulo de pendientes que atesora con orgullo como si fueran trofeos de guerra. Quizá no haya sentido ni siquiera el pinchazo de la aguja en su deseo de singularizarse e ir a la última.
Cerca una anciana de mirada bondadosa le observa con curiosidad  esbozando una sonrisa. Un señor entrado en años hace un gesto malicioso al amigo que tiene al lado como criticando la ornamentación tan original del aquel chaval. Una mujer de mediana edad que podia ser la madre de la criatura, le mira con ternura y complicidad como dando a entender que el amor maternal está por encima de modas y prejuicios.
Una niña quinceañera suspira cuando se acerca a ella porque le encuentra irresistible con esos aros de oro puro, y le parece la oreja mas sexi del universo.
Él, no repara en casi nadie, en todo caso en la niña que le recibe con un beso en la mejilla. Simplemente vive la vida como quiere vivírla. Pero si casi la acaba de estrenar!!
Y es que normalmente los jóvenes no se paran a pensar. Llevados por su afán de vivír no se plantean disimulo alguno. Todavia la vida no les ha mostrado la nota burlesca donde todo es juzgado sin piedad. En su mundo de sueños no hay lugar para el desencanto, y cada amanecer se le muestra con toda la belleza por delante.
Después vendran los grandes pensadores del momento analizando a la sociedad actual,  imponiendo sus criterios y sus valiosos razonamientos fruto de su propia experiencia.
Pero el chaval de los agujeros en las orejas hará oido sordos a esa advertencias de "viejos" queriendo adquirir su bagaje propio aún a costa de  equivocarse mil veces.
Es un ciclo vital que se repite una y otra vez en cada generación. Lo que de verdad importa no son lo agujeros en las orejas llenas de pendientes, sino que no haya agujeros en su vida de adulto porque los hemos sabido tapar a tiempo.
Dicifil el arte de educar y formar, pero apasionante como la vida misma.

22 comentarios:

Dilaida dijo...

Las modas de cada época.
A los que tenemos cierta edad nos
choca un "poco" o un "mucho", pero hay que recordar que también chocaba a nuestros abuelos aquella moda hippy y nosotros nos sentíamos tan guap@s.
Tienes razón, sería bueno que en su vida sólo existiesen ese tipo de agujeros, pero la vida no es así, de eso ya se darán cuenta, según la vayan viviendo.
Bicos

Elena dijo...

Por ahora me puedo dar con un canto en los dientes, lo más "raro" a que me he tenido que enfrentar ha sido a unas uñas verdes.

Un abrazo Maripaz.

MAMÉ VALDÉS dijo...

En mi oreja izquierda tengo dos pequeñitos aros, el pelo largo, perilla y patillas hasta el bigote, vamos un cromo para los 49 años que voy a cumplir, lo que creo que no me haré nunca será un tatuaje, pero tenéis que imaginarme en los 80 con poco más de 20 años, eso si que eran "Pintas", así que no seré yo quien juzgue a la juventud actual, un saludo.
(Cuando me conociste espero que no te asustara mi presencia, je je je)

Toni Barnils dijo...

Las modas marcan, como los amigos, las épocas ... todos hemos pasado por ellas, por eso me cuesta entender a muchos padres que se resisten. Todo debe tener un margen. Eso si un margen.

Un abrazo,

Eastriver dijo...

Pues a mí, que me dejo la piel diariamente en ello, hay muchos días en que no me parece tan apasionante, jajaja.

Hay una cosa cierta: la vida nos va desengañando poco a poco, sin que nos llevemos un gran batacazo, sino a través de pequeños y sucesivos batacazos. Y cuando digo desengañando no lo digo en sentido de depresión, nada terrible, sino en el sentido de que de jóvenes sentimos que vamos a comernos el mundo, y al final es el mundo quien se nos come, a todos.

Saludos afectuosos.

Vidal dijo...

Firmo ahora mismo para que lo peor que haga mi hijo a esa edad sea llenarse la oreja de pendientes, ja, ja, ja!!!... de hecho, a Paula no le pusimos pendientes al nacer siguiendo la teoría de: "ya se pondrá ella todos los que quiera", je, je, je... interesante reflexión Maripaz, y alucinante aventura la de la educación que después de vivirla como "alumnos" nos toca vivirla como "maestros"... esperemos que nos salga bien!... un beso majetona!!! =D...

Maripaz Brugos dijo...

Dilaida, cada época tiene su moda es verdad. Y sí, recuerdo la cara de nuestros mayores viendo nuestros modelitos hippy, nosotras felices y contentas.

Maripaz Brugos dijo...

Jajajaja Elena, intenta tomarlo con buen humor. Lo importante son ellos mismos.

Maripaz Brugos dijo...

Mame, jajajaja por supuesto que no me asusté cuando te ví. A mi me gusta la gente por ella misma, la vestimenta me importa un pimiento.
En este tema creo que llevas la palma, jejeje

Maripaz Brugos dijo...

Ramón, como te entiendo...es que en el fondo soy una idealista.
Sabes, admiro esa profesión tuya. Sois como un artista capaz de crear belleza en las álmas de vuestros alumnos. Aún asi reconozco que es una labor muy dura.

Maripaz Brugos dijo...

Toni, es verdad que todo debe tener un margen, pero estoy contigo que hay que dejarles experimentar su propio mundo.

Maripaz Brugos dijo...

Vidal, que alegria!!
Cuando Paula y su hermanito sean adolescentes, habrá otras modas que nos pareceran ridiculas.
Eso si, estoy segura de que tu les sabras ir tapando esos agujeros del camino con ese corazón tuyo de padrazo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Me gustan las modas, mientras no afecten nuestra esencia. Deberíamos darnos algunas licencias...Un abrazo.

Aldabra dijo...

inteligente reflexión, Maripaz, lo has contado muy bien.

a veces los mayores critican a los jóvenes por pura envidia ¿no crees?

biquiños,

Marga dijo...

Hola Maripaz, soy "emevé", pasando de nuevo por aquí porque ando reflexiva (será la edad) y me encuentro con esta reflexión tuya. Las modas pasan, y finalmente soy bastante flexible con eso. Lo que me llama la atención es eso que dices de los huecos del camino y de írselos tapando y yo no sé, seré bruta (que sí, que sí, no lo negaré) pero me parece que mi trabajo como mamá no es taparle los huecos sino lograr que él sepa tapar los que sepueda tapar y evitar los que no se pueda. Es complicado, justamente ayer tuve un golpazo con la realidad cuando me di cuenta que mi "bebé" es más listo y más perceptivo de lo que yo pensaba. Quizá la idea sea no subestimarlo. en fin, no sé. Buena entrada, me hace pensar. Besos enormes, te quiero mucho.

Marga dijo...

Maripaz!!!! te acabo de ver en Antena 3 en el video que tienes al lado del blog que seguro es viejo, pero me ha emocionado!!!!! es la primera vez que te "veo". Vaya que ha pasado el tiempo. Más besitos....

Maripaz Brugos dijo...

Marga, bienvenida!! que alegria tan inmensa tenerte aquí.
Quizá no me haya expresado bien. Con lo de tapar los agujeros no quiero decir que haya que ir tapándoles los obstáculos, es decir evitarles sufrimientos y demás. Queria hacer ver que tenemos que estar siempre ahi en los momentos en los que encuentren los agujeros, para señalarlos y ayudarles a que no caigan dentro antes de que sea demasiado tarde.

Respecto a tu peque, que ya es todo un hombrecito- te sigo en Facebook y veo las fotos- estoy segura de que es muy listo, como su mami.
Besotes grandes, tambien yo te quiero mucho, mucho...

Maripaz Brugos dijo...

Marga, el video es de hace dos años me parece. Me he convertido en una blogera famosa...jajaja
Mas besos para ti.

Marga dijo...

Amiga, sí que eres famosa, y además tienes un blog muy bonito, yo no sé cómo modernizar el mío, voy poco a poco cuando pillo algo de tiempo libre. Te dejo el link en mi nombre porque he puesto una reseña chiquita de blogs amigos que me he reencontrado estos días.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Maripaz, ¿no es maravilloso vivir esos años en los que parece que el presente es eterno, sin pensar ni en el futuro ni en los demás? Después nos volvemos más cautos, más pendientes del "qué dirán", y después, cuando ya tenemos más pasado que futuro, ya para qué nos vamos a agujerear las orejas; estas cosas hay que hacerlas en su momento.
Tus relatos siempre están llenos de humanidad y sensibilidad.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

A mí me gustan bien poquito los "piercings". Me dan dentera.
Pero llevas razón: mientras la vida no les haga agujeros a nuestros jóvenes... Y les está haciendo muchos la crisis, que no encuentran trabajo y son ya más de 300000 los que han salido de España desde el 2008. Totalmente formados, de forma más completa que las generaciones anteriores, se nos van en busca de un futuro. En fin..., "porca miseria".
Un abrazo bien grande para ti, querida Maripaz.

Juan Carlos Coya dijo...

jeje esa es mi oreja