11 de abril de 2012

NATI Y PONCIANO- PERSONAJES DEL MES


Hoy como personajes del mes os traigo a Nati y Ponciano. Nati falleció hace unos meses y Ponciano tiene noventa y siete años. Son los padres de Elena, mi vecina.
Desde hace muchos años hasta el fallecimiento de Nati, les podía ver sentados en un banco de la plaza con alguna de sus hijas en el verano. Me encantaba acercarme a saludarles, pues su mirada cálida se posaba en mí y me hacia mucho bien.
Ahora Ponciano está deseando que llegue el buen tiempo para salir a la calle. Desde la muerte de su compañera se le nota un poco decaído, no en vano llevaban 71 años juntos,  pero conserva esa mirada afectuosa signo de ser un hombre de bien.


En esta fotografía podemos ver a la izquierda a Ponciano con un primo suyo cuando era un muchacho joven. Estuvo tres años en la guerra y con mucha paciencia fue escribiendo día a día su diario, contando con detalle la vida tan dura en aquel horrible lugar. "Más de una vez tuve que dormir encima de la nieve" me dice con la emoción a flor de piel.
Nati y Ponciano, nacieron en Vega de Doña Olimpa, provincia de Palencia. Allí se casaron y tuvieron a sus tres hijas, Maria Luisa, Elena, y Nati. Trabajaban la tierra y vivían de ella.
Ponciano llevado por el afan de tener una vida mejor se trasladó a Guardo, pueblo próspero en aquella época y con muchos puestos de trabajo .


Ponciano pronto encontró trabajo en la construcción, y sus hijas se fueron casando y formando su propia familia. La alegría de Nati y Ponciano, era inmensa con la llegada de cada nieto. Se sumaron así tres niños y una niña a esta familia querida por todos.




En esta fotografía se les puede ver rodeados de sus cuatro nietos. La vida de Nati y Ponciano como la de otras muchas familias de la época, son el cimiento de la sociedad actual y donde poder mirarse las futuras generaciones. Con una sencillez envidiable,  con pocos medios materiales, con unos valores trasmitidos de sus padres, la honradez, el trabajo, la generosidad, supieron formar a sus hijos y poner le listón muy alto.
En el hogar de Nati y Ponciano, bebieron como en un manantial de agua pura sus tres hijas la esencia de la verdadera dignidad. Por eso es la mejor herencia que conservaran siempre.


Mientras escucho a sus hijas contarme la historia de sus padres, no puedo por menos de recordar a los míos, se asemeja su historia y la emoción me embarga por dentro.
Todos los veranos volvían al pueblo que dejaron. Allí se reunían todos con enorme alegría disfrutando la temporada estival. Sobre todo los más pequeños que acudían con sus abuelos nada mas les daban las vacaciones de verano.
Alrededor de la buena mesa, grandes y pequeños se sentían felices y amados. Nati, era una experta en hacer punto y las vecinas acudían a ella para aprender las nuevas técnicas. Con una sonrisa y una generosidad a prueba de bomba, encontraban en ella una profesora muy cualificada.

 Grandes meriendas a la caída de la tarde donde el tiempo se detenía y la complicidad tenia como fondo la tierra parda castellana.
De aquellos tiempos aún guardan recuerdos los que les conocieron porque dejaron una huella imborrable entre sus vecinos.
Ponciano, recuerda sus viejos tiempos cuando los mozos celebraban el Carnaval. Organizaban en la hornera una merienda y las mozas se encargaban de hacer las tortillas y demás. Muchas veces, mientras las mozas en la iglesia rezaban el rosario, los mozos robaban lo que podían con gran enfado de las féminas.
Me cuenta tradiciones de la época. Cuando había una boda, los mozos le cobraban los "derechos" al novio, pasando una bandeja donde tenia que depositar una generosa propina si no quería ser tachado de tacaño.
Las vidas que os presento aquí en esta nueva sección, son vidas corrientes pero valiosas, dignas de ser contadas para que lo sepa el mundo.
Ha sido una visita entrañable rodeada de Ponciano y sus hijas. Me despido de él con un beso y prometo visitarle de nuevo. Fuera, hace frío, pero yo me llevo el calor de esta maravillosa familia.



10 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Que entrada más emotiva, que bonito el homenaje que les hace a Nati y Ponciano, felicidades a su familias por tener unos padres y abuelos tan geniales, un saludo a todos.

(Siento mucho que no nos podamos ver este años en la Feria de Sevilla, ya te llamo un fin de semana).

Alfonso Saborido dijo...

Qué bonito, y que justicia haces con vidas anónimas, que gracias a ti dejan de serlo. Abrazosssss. (Aquí también hace un poquito de frío, pero menos)

Elena dijo...

Una historia llena de emotividad. Vidas anónimas que gracias a ti tienen su homenaje tan merecido como olvidado.

Un beso.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

siempre te recuerdo que no pierdas esa sensibilidad que tienes, parece una máquina de atrapar cosas, personajes, palabras... hermosos.

Aldabra dijo...

repito lo que te dije en otras ocasiones, maripaz, lo que haces me parece increíble, porque elevas las vidas normales y corrientes a un lugar muy elevado y merecido, y por otra parte es un orgullo para sus hijos y nietos y un orgullo para todo el pueblo.

¡¡que lindo!!

biquiños,

Dilaida dijo...

Me encanta estas entradas que sacas del personaje del mes. Son estupendas.
Bicos

Antonio dijo...

Buena gente, por lo que se ve... y longeva...
Saludos

Abuela Ciber dijo...

Que precioso lo que has compartido.
Seres de trabajo y descendencia prolifera y familiera.

Precioso tu homenaje

Cariños

caritabaston dijo...

Gracias Maripaz por compartir esas historias tan bonitas como las de Nati y Ponciano...Un saludo...TONY

Maripaz Brugos dijo...

Mamé, Alonso, Elena, MªAngeles,Aldabra,Dilaida, Antonio,Abuela, y Tony, muchísimas gracias de parte de la familia. Se han emocionado mucho y están muy agradecidos.
Un abrazo, queridos amigos.