15 de noviembre de 2008

LA PUERTA DE LA DISCORDIA

Hace ya como un par de años o quizá más, este rincón que siempre había gozado de tranquilidad se lleno del sabor amargo de los "malos rollos "como dicen los jóvenes ahora .

Fue con la llegada al barrio de nuevas familias jóvenes, que aprovechando que el ayuntamiento ponía en venta los pisos antiguos de los maestros que llevaban vacíos varios años y con las hipotecas por las nubes invirtieron sus ahorros en restaurar estas viejas casas.

Tengo que reconocer que con mi pasión por la gente joven me llene de ilusión. Apenas van quedando inquilinos de la época en que estos pisos de protección oficial de la época de Franco se estrenaron

Pensaba que los niños  llenarían con sus risas y juegos nuestro rincón ,

¡ Que necio pensamiento el mio !

Os cuento:  esta puerta  desde hace cincuenta años ha sido un sitio de paso para llegar a la calle de detrás de ella

Por ella han pasado varias generaciones. Nuestros padres con nosotros, nosotros con nuestros hijos,  amigos, familiares, y demás parentela

Nunca hemos tenido un problema como vecinos y personas civilizadas que compartimos un espacio

Pero ¡oh ! de la noche a la mañana llegan los jóvenes llenos de prepotencia y con ganas de comerse el mundo y quien lo habita antes que ellos.

La puerta al principio estaba sin cerradura y uno de los vecinos antiguo cansado de que por las noches se metían en el portal drogatas y demás malas hierbas, nos pidió que si le dejábamos poner una cerradura para por la noche cerrar con llave.

No pusimos ninguna objeción, era de cajón que había que hacerlo. Durante el día estaría abierta como siempre.

He de explicar que los vecinos de dicho portal tienen su propia puerta,  donde si quieren cerrar podían poner una cerradura o portero electrónico para toda la comunidad.
La realidad es que los vecinos antiguos  con la complicidad de los nuevos, se han hecho dueños del portal sin importarles un pito las circunstancias del resto. Eso es lo que más me indigna.

De repente nos empezamos a encontrar con la puerta cerrada durante el día y sin posibilidad de pasar a la otra calle  teniendo que dar una vuelta inútil..

Nos acercamos cada vecino personalmente a pedir explicaciones de la nueva normativa a los nuevos inquilinos y nos encontramos con la gente mas vulgar y egoísta del planeta.

Mala educación, malas maneras, prepotencia juvenil ...
No solo los jóvenes recién llegados se portaron mal. Todos amparándose en ellos,se pusieron de acuerdo para cerrar sin tener en cuenta que nos habían pedido permiso para cerrar y se lo dimos sin oponernos, aunque solo durante la noche.

Analizamos el asunto y nos reunimos con los de la otra comunidad.

En estos bloques de viviendas hay tres portales como este con la misma problemática. Hace años con este mismo conflicto  se celebro un juicio que ganaron los vecinos afectados creando así un precedente

Empezamos a ventilarlo vía judicial y lo ponemos en manos de un abogado.

Empiezan los tramites y no hay manera de encontrar un  documento que acredite que aquella puerta es un servicio de paso.

Empiezan idas y venidas al ayuntamiento,  al catastro, a los archivos judiciales de la capital ...Nada, ni rastro.

Dada la ineficacia de nuestro abogado que solo sabia pasar la factura y no solucionar el problema , cambiamos a otro que nos parecía mas competente.

Mas de lo mismo. Nos anima a tener un acto de conciliación .Acudimos y nos volvemos a encontrar con los arrogantes vecinitos que no están dispuestos a pactar nada de nada...

Nuevas facturas ( nos dejaron la cuenta comunitaria casi a cero )

Intentamos movilizar a mas vecinos implicados por el mismo problema para conseguir hacer más fuerza y conseguir dinero para las arcas  en caso de ir a juicio. Pero la gente frente a la "cartera", se repliega y se esconde. Eso si, a la hora de poder utilizar el paso todos nos apuntamos...

El ayuntamiento se desentiende  No dan ninguna solución. Los demás vecinos se van retirando cansados por que nadie les escucha,  porque las arcas comunitarias se van quedando vacías y hay que poner mas dinero y porque a veces,  es más cómodo claudicar ante nuestros derechos por temor a complicarnos la vida.

Los vecinos de mi portal, los mas afectados, al final nos rendimos por falta de medios.

Hay algún vecino que conoció a mi padre, que comenta desilusionado: "con Brugos, esto, no hubiera pasado". Mi padre siempre luchó por sus derechos y los de los demás. ¡Que pena que no le tengamos ya con nosotros !

Conclusión, una vez más gana los que se burlan de las leyes haciéndolas valederas solo para ellos.

La que lleva la peor parte es la señora Josefa,  una mujer de ochenta y pico años que los viernes ( día de mercadillo ) tiene que dar una vuelta enorme para poder comprar sus frutas y verduras , recomendadas por el medico para aliviar sus torpes piernas.

Los demás días también le han cortado el paso para ir con su amiga a pasar la tarde al hogar del pensionista teniendo que andar el doble y quitádole de golpe un derecho que adquirió hace años.
Todavía recuerdo a Pablo, cuando volvía del médico ya muy enfermo con su hijo, teniendo que andar esos metros que le separaban de la puerta casi a rastras pues no se tenía de pie. Más de una vez le tuve que ayudar, cuando por el portal que han cerrado se llegaba en un momento.
Últimamente apenas veía y se le hacía muy cuesta arriba cambiar de trayecto y andar mas de la cuenta.

Mi madre ya no anda. Pero la ultima vez que la tuvimos que ingresar en el hospital la ambulancia la dejo muy lejos. Hacía mucho frío y la cubrí con una mantita y mi cariño en su vuelta a casa.

Por la puerta cerrada entraba directamente a su casa.
También muchas veces a nuestros familiares y amigos acostumbrados a pasar por ahí, les llamaron la atención de mala manera cuando pretendían hacerlo.

A los nuevos vecinos, acosadores de ancianos, espero que el paso de los años les haga mas humanos ...que puedan enseñar a sus hijos el respeto y la convivencia debido,  para cuando sus vigorosas piernas por la edad,  flaqueen,  no sientan la amargura de la indiferencia.

¡ Ah ! todos los años juego a la lotería por si me toca ....y entonces vaya que les llevo a juicio.
Posted by Picasa

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una canción de Mercedes Sosa que dice así: Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida, y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas....... Digo esto porque ese rincón forma parte de esos momentos en que ame la vida, por el "portalón" que es como lo llamabamos iva todos los días a la escuela, en él pase grandes momentos jugando con mis amigos,por él cruce vestida de novia el día que me case ypor él he cruzado muchisimas veces cargada de maletas y feliz por ir a ver a mis padres y por el regresaba triste y con más vultos (mis padres eran de esos que no tienen nada suyo y todo lo dán a los hijos) el día de mi marcha.
El recuerdo más triste que guardo del portalón fue una madrugada en la que regresamos de Palencia toda la familia, menos mi padre, que acababa de morir y ya no lo cruzaria más.Lo cruzamos en silencio cada uno con su dolor.

Anónimo dijo...

Lo que he contado anteriormente forma parte del pasado, eran otros tiempos y otros vecinos, familias humildes que no tenian ese sentido de la propiedad tán acentuado hoy en día, que respetaban a sus mayores y no habrian consentido que gente que tiene dificultades para andar tengan que dar una vuelta tan grande que cualquier dia se tendrán que quedar en sus casas .

Maripaz Brugos dijo...

Anonimo,has logrado emocionarme ...

Casi, casi,se quien eres...

Muy bonito tu comentario .Trasmites un manojo de recuerdos entrañables que fueron importantes en tu vida ...

Es verdad que ese rincon formo parte de nuestra niñez y juventud .Es una pena que ahora este muerto por culpa de gente que nada sabe de sentimientos

El recuerdo mas triste lo comparto de manera especial .Habia mucha tristeza aquella noche ...

Un beso para ti

Maripaz Brugos dijo...

Tienes mucha razon ...

Hemos llegado al limite del egoismo ...

Nos hemos vuelto menos humanos y cada uno, va a lo suyo

Es un retroceso de la cultura humana que nos lleva a estancarnos y no avanzar en lo importante de la vida