23 de octubre de 2016

EL GENIO


Había sido un hombre atractivo. Alto, delgado, de ademanes cautivadores y un deseo de estar siempre en el candelero.
Rodeado de bellas mujeres a las que intentaba conquistar. Siempre con la élite , nunca con el pueblo llano.
Bien es verdad, que era de posición humilde, y su infancia estaba escrita `por las esquinas de un barrio obrero, pero él, que se amaba a si mismo de una manera casi enfermiza, intentaba poner tierra de por medio olvidando sus raíces.
Pronto dejo los estudios motivado por su amor al arte y la vida bohemia.
Tenia grandes dotes para la pintura y decidió dedicarse a ello.
Se compró una casita en un bello paraje, y se ocultó de miradas curiosas que le escudriñaban las entretelas del alma.
Fue reconstruyendo las habitaciones, una a una, mientras se rodeaba tan solo de su fiel compañero de fatigas, un boxer color canela.
Rodeado de montañas, se dejaba amar por la naturaleza y el paisaje.
Era un hombre solitario y egocéntrico al que le asfixiaban las ataduras ya fueran afectivas, profesionales o sociales.
Poco a poco fue dejando por el camino verdaderos amigos que le querían bien. Aún a costa de traicionarles una y otra vez. Su carácter individualista, le llevo a meterse dentro de si  mismo sin medir las consecuencias.
Algo en su interior, le obligada una y otra vez a rechazar el grupo, por miedo a tener que competir con los demás. Su mente enferma, estaba anulada para los sentimientos de la amistad y el compañerismo, donde el resto de los mortales se enriquece y es capaz de amar y ser amado sin esperar nada a cambio.
De su primer amor, nada se supo. Se les pudo ver a cualquier hora del día juntos, en otro tiempo. Ella, una mujer preciosa, le sobraban pretendientes. Tenía donde elegir y le iba dando largas. Además, nunca estuvo segura de quererle. Simplemente se dejaba mimar por él.
Un día, conoció a una mujer de belleza natural y nada sofisticada, que le cautivó. Su sencillez, genuina y plena, se apoderó de él sin poder evitarlo.
Para entonces, ya se había convertido en un pintor célebre y vendía bien sus cuadros.
Una parte de él mismo, estaba muerta, y fue ella quien se atrevió a rescatarla y darle vida.
Se casaron y tuvieron un par de hijos.
Fueron años felices juntos.
Por fin, había encontrado el amor que siempre había negado a los demás.
Pero lo profundo de su ser clamaba venganza.  Al principio con voces lejanas, y más profundas y fuertes según pasaba el tiempo,le pedían volver a ser él mismo.
Su mundo empezó a desmoronarse, porque aquellas circunstancias con que la vida le había sorprendido, le impedían amarse más a si mismo.
Era una fuerza extraña que tiraba de él hasta arrancarle de los brazos del amor.
Un día, no pudo más.
Despidió a su mujer e hijos, conservando a su perro.
Una vez libre de nuevo, sus cuadros se revalorizaron por la intensidad de sus pinceladas . Se podía pasar horas y horas terminado cada uno de sus obras. Nunca las daba por terminadas, eran el reflejo de su interior atormentado y frío de sentimientos. Con desgarro se despedía de ellas, cuando alguien le hacía una oferta tentadora, porque era como desprenderse de un trozo de su propia alma a la que amaba sobre todas las cosas.
En la actualidad, vive  tan solo con su viejo perro.
Aún conserva su prestancia innata y su buen hacer cautivador.
Tan solo alguna vez sus ojos delatan tristeza y se puede observar en su rostro un rictus de dolor interno.
El tiempo, le devolverá lo que él ha sembrado a su alrededor, soledad y más soledad...
 Pero él, no puede evitar ser un genio.

18 comentarios:

miniaturista dijo...

El amor es lo que todo ser necesita...pobre honbe..... pudiendo ser feliz eligio la opcion incorrecta.
Un abrazo
Maite

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Qué preciosidad de relato, bien contado y armónico. Buena semana, corazón

Moni Revuelta dijo...

Un relato para pensar, Maripaz; el caso es tener opciones para elegir. Una vez hecho, a veces se puede rectificar...otras no...
Preciosa foto, me encanta!!!
Un besazo

Mari-Pi-R dijo...

Uno no cambia de como es tan solo pasa distintos periodos, en genio se convirtió pero su pintura no reflejaba su bien estar.
Bonito relato, un abrazo.

Alfonso Saborido dijo...

Ummm dura vida esa, no la quiero yo...

Sara O. Durán dijo...

Sí que es un genio tu protagonista. Poco importa la gente a quienes siempre están pensando en crear. Nada importa más que su obra. No tienen tiempo para más. Ni piensa en tiempo.
Espectacular tu narración, me encantó como lo desarrollaste.
Un abrazo muy grande.

Pedro Luso dijo...

Um belo conto, cum uma personagem, pintor, muito bem construída.
Uma bela história desse pintor amante da Natureza e seu cão.
Mas também teve o casamento e os filhos.
Parabéns querida Maripaz.
Uma ótima semana.
Abraço.
Pedro.

diego dijo...

Maripaz, el personaje se tu relato me ha recordado a Albert Einstein, un genio como científico pero un pequeño desastre en lo humano. Pero estos genios, independientemente de su naturaleza humana, son los que han hecho progresar al mundo. He oído tu entrevista en el Quinqué y que te marchas a Pamplona. No sé cómo va a supervivir Guardo sin ti :( Me gusta haberte puesto voz :)

Ana Mª Ferrin dijo...

Tú lo has dicho: "En la actualidad vive solo con su viejo perro"

No se puede explicar mejor la soledad de quien fue incapaz de amar a los que le amaban.

Besos, Maripaz

Ernesto. dijo...

A veces el precio a pagar parece excesivo, pero en realidad es algo que no se puede controlar... Ni el genio ni sus consecuencias.

Muy bien detallado, Maripaz.

Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Me encantó
una obra de arte querida un aplauso

Carmela dijo...

Una vida complicada y dura. Me resulta curioso que siguiera con su perro, su amigo fiel. Me indica que una parte de él aún conservaba cierto apego a alguien más que él.
Un texto que da mucho que pensar.
Un beso.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Así son lo genios solitarios, excéntricos e incomprendidos.

Un abrazo.

jackie dijo...

Podra ser muy Genio, pero necesita un psicologo urgentemente. (pienso yo) Saludos desde Puerto Rico. Un placer conocer su blog y leerle. Muy interesante. Gracias por compartir.-

Marisol dijo...

Hola!! Bueno, es un personaje especial....como todos los genios!!.les gusta vivir en solitario y libertad, sin compromisos personales ni sociales..Son bohemios por naturaleza...no se implican tampoco en el querer....Creo nacen para dejarnos en herencia su obra y su vida un tanto incomprendida quizás...ellos suelen acabar solos sus días, únicamente acompañados de su fiel e incondicional amigo....el perro. Bonito relato.

RECOMENZAR dijo...

me gusta leerte ya que sos real cuando escribis tus temas
mil besos

Manuel dijo...

Difícil de entender para mi, que necesito compartir con los demás lo bueno que pueda yo tener, y el cariño que rezumo. Y viceversa.
Él ha decidido vivir esa "vida perra", pues allá el, pero, no sabe lo que se pierde; conozco a más de uno que se blindan antes los demás, de esa forma, y no son genios; creo que son personas amargadas de la vida, y que intentan llamar la atención de alguna forma, en este caso la pintura. Hay que ser valiente y salir a disfrutar de todo lo bueno que Dios nos ha regalado.(al menos es lo que yo pienso)
Como el tema da para tanto, verás querida amiga, que me he explayado. Jeje.
Me ha gustado mucho.
Un fuerte abrazo.

Mara dijo...


Suscribo el comentario de Rafael, así son los genios. Bello relato. Un beso.