16 de junio de 2009

Amanecer ( capitulo primero )

Sonrió a la vida como cada mañana, a pesar de que le dolían los huesos y apenas había dormido . Al abrir la ventana observó las flores en la pradera y sintió alivio en su maltrecho cuerpo . El sol, hacia ya tiempo que llenaba de luz cada rincón del lugar.  Abrió de par en par el ventanal y saludó a un nuevo día , agradeciendo a la vida estar allí .

Perezosamente, sacó del armario el bote del café y la cafetera . De la despensa, cogió el pan para las tostadas y el aceite de oliva virgen y la tostadora . Abrió la nevera, y entre sus dedos notó la frialdad de las naranjas con las que se disponía a hacerse un zumo . Cada mañana, repetía los mismos actos como por inercia.. Era como el primer acto de supervivencia.

Los olores del café recién hecho, del pan tostado, de los rayos del sol, penetrando a raudales , llenaban la estancia de un ambiente muy peculiar . Había oído que desayunar bien, era de vital importancia y procuraba ponerlo por obra .

Con las primeras necesidades del organismo resueltas, se dió una buena ducha y se dispuso a prepararse para acudír a su trabajo en la oficina .

Al salir al jardín para sacar el coche del garaje, divisó a lo lejos unas flores de color morado que parecían sonreirle . Su color, le cambió el ánimo al comprobar su belleza .

Pero aquél dia, no era como los otros ... tenia una cita con un antiguo compañero de estudios y su corazón, latia de una manera muy particular . La vida, no la habia tratado muy bién en temas de amor , pero aún así, mantenia la ilusión de empezar una nueva aventura .

Cuando el amor, se agosta, es preciso darse otra oportunidad, le había dicho su mejor amiga en una ocasión . No conviene, quedarse estancada en el propio dolor . Siempre se puede resurgir de las propias cenizas como el Ave Fenix .
Posted by Picasa

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Yo diría que no hay que cerrarse a nada, pero tampoco hay que hacerse demasiadas ilusiones y vivir despacito, sin espectativas demasiado exigentes...

Rita dijo...

Espero impaciente el segundo capítulo, un beso querida amiga

Arantza G. dijo...

Siempre una ventana abierta...
En espera de la segunda entrega...
Un beso.

Isabel dijo...

¿Cómo te ibas a olvidar del café, Paz?. ¡Imposible!!
Sin tanto vídeo, me atranco menos,aunque me sigue costando.
Al tanto de tus correrías por ol. Besos.

Tefi dijo...

Muy bonito Maripaz, cualquier flor lo que te inspira...una preciosa fotografía.
Esperando com impaciencia si esa segunda oportunidad llega a buen término...
Un abrazo

ana dijo...

Empezar una nueva aventura...
;))

Anónimo dijo...

Cuenta, cuenta estoy impaciente.

Maripaz Brugos dijo...

Maria Jesús, Rita, Arantza,Isabel Tefi, Ana, Anónimo ...prometo escibir el relato y la historia completa ... solo os pido un poco de paciencia.

Míl besos a todos

Io dijo...

No quería leerme la segunda parte sin haber leído primero esta.

Y ha merecido la pena. Las descripciones que haces son un deleite para los sentidos. La situación del amor que ya no se espera, esa soledad enquistada que cuesta arrancarse, es una realidad en la vida de muchas mujeres (me incluyo).

Me voy a leer la segunda parte que me has dejado con la intriga...:D

Besos!