1 de junio de 2009

El TREN



Desde su niñez el tren había formado parte de su paisaje diario . Aquella máquina que llevaba enlazados los vagones detrás de ella y corría con premura por las vías, le había enseñado que quizá ella con el paso del tiempo podría vivir su historia y llevar enganchados en sus dedos  otros seres con los que compartir sus ilusiones.

Las montañas que la habían visto nacer le hacían guiños de complicidad  cada vez que se asomaba para saludarlas .Se derretía su altivez y su grandeza  al observar desde lejos  aquella mirada que las observaba desde su propia pequeñez .

En los años que aún está todo por decidir y la vida apenas recién estrenada  se presenta llena de esplendoroso futuro, su carácter impulsivo se fue afianzando con el paso del tiempo . Le gustaba saborear los momentos . Su manera de ser, alegre y optimista, se grabó para siempre como algo propio de su personalidad .

Pasó el tiempo con sus primaveras y veranos, y recordando el tren, pensó que era la hora de ponerse en camino . La vida le había puesto a su lado  otros caminantes que harían con ella el trayecto .
 A algunos de ellos por lo que representaban para su corazón, les cogió su mano y la apretó con fuerza entre las suyas intentando imitar al tren  en su afán de mantener la unidad con el resto de los vagones y tirar de ellos .

Los años le fueron llevando por caminos y veredas complicados unas veces, llenos de maravillosa felicidad otras.

Solía decir para sus adentros cuando notaba el cansancio y la monotonía, que: "lo importante era seguir en el tren recorriendo nuevos paisajes" Cuando divisaba las montañas se dejaba querer por ellas y una fuerza interior se adueñaba de su alma.

Las raíces de la tierra que nos vio nacer, están siempre presentes a pesar de los años
Posted by Picasa

14 comentarios:

Io dijo...

Qué preciosidad de entrada!

Nunca se me había ocurrido asimilar nuestro camino a un tren, pero es una hermosísima metáfora, manos unidas en nuestra larga andadura, paisajes nuevos que nos asombran o entristecen, estaciones que marcan episodios, velocidad que acelera o aminora, y un horizonte que no admite vuelta atrás.

Y como dices, nuestras raíces siempre ahí, en la sangre, en el sabor de la boca, en el fondo de los ojos, lo que nos vio nacer, lo que fuimos, esa parte de nosotros que siempre permanecerá inalterable.

Una maravilla! Enhorabuena!

Un besazo.

Anónimo dijo...

Precioso y mejor dicho imposible.

F. J. Zamora dijo...

Mi Madre como sabes es de sahagun de campos y ella vivio frente a la estacion y en un tre como ese vino al sur a envenenarse de amor y vivir ese veneno con mi padre.
un beso amiga mia

alunares dijo...

Bella y sabia narración Maripaz.

Hace seis me mudé a la ciudad (antes vivía en un pueblito pequeño, en el mismo que nací, uno de esos en los que todos se conocen y se quieren o se odian) y cada vez que vuelvo a casa de mi madre es otro aire el que respiro. La tranquilidad de saber que es mi lugar, quizas mas humilde y menos glamouroso, pero mi lugar, mi yo misma.
El tren conoció otros paisajes, se aferró a una mano que la acompaña, pero siempre espera volver a la estación de donde salió


Besos alunares!

Tefi dijo...

Cada fin de..., estoy deseosa de ver que nos cuentas ahora, en cuanto me puse a leer...pensé en tí, en tu vida. Me ha encantado esa comparación, tan real y tan cercano, siento que tambien estuve subida a ese tren, y ahora en mi parada, estoy deseosa de encontrarme con tantas que bajaron en otras estaciones, quizás tambien como tú y como yo...deseosas de encontrarse con sus raices.
Te felicito!!, es emocionante tu escrito.
Bss

Maria José dijo...

Lo importante es seguir en el tren.
Recordando el pasado pero sobre todo ilusuinarse con los futuros recorridos de ese tren que es la "vida".
Ojala que tú "tren" solo viaje por los paisajes de tús sueños e ilusiones, es tiempo de cosecha y tú siembra fué fructifera "ELLA" seguro que estara echando una manita para que así sea. Un beso.

Rio Oria dijo...

Nosotros tenemos justo enfrente (a distancia) las vías del tren, y también pienso en las vidas que deben pasar por ahí y en sus historias, a veces las estaciones dan mucha tristeza y otras una gran alegría.
Un beso. Olalla.

Maripaz Brugos dijo...

Io, muchas gracias por tus palabras ...tú si que tienes una gran capacidad de expresar lo que sientes.
Pienso como tú, es preciso guardar en el fondo del alma, nuestros recuerdos, para que permanezcan inalterables.

Un beso y mi cariño

Maripaz Brugos dijo...

Anónimo, gracias !!!

Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Zamora, me encanta de tí, el amor por tu madre y sus raices, entre otras muchas cosas...
Tu madre, como tantas personas que tienen que dejar su tierra, son valientes ... empiezan otra vida y tambien dejan huella allí. Aunque siempre, recuerdan aquél lugar ...
Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Alunares, leyendo tu blog, observo que eres aún muy joven . És logico que tu añoranza, sea a veces más profunda.
Estás empezando tu propia historia con toda la belleza que eso conlleva. Pero con todas las incertidumbres propias del momento de cambio.
Con el paso del tiempo, volverás a tu rincón con verdadera ansiedad, como yá cuentas que te pasa ahora,y sentiras una alegria especial cada vez
Un besito guapa

Maripaz Brugos dijo...

Esther, verdaderamente, tú si que has sido valiente para regresar a tus raices ...y que alegria veo que tienes ...

La vida, siempre nos brinda nuevos amaneceres, solo hay que saber aprovecharlos.

Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Maria José, una de las etapas más bonitas de mi vida,han sido esos años de "siembra" y siento la cosecha fructífera, en el fondo del alma...
Noto de alguna manera su presencia, y la extraño ...

Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Olalla, las estaciones y los trenes, están llenos de historias de seres que buscan amar y ser amados; por eso muchas veces, esas historias son tristes o alegres, como la vida, como el amor ...
Besos guapa