4 de junio de 2011

SONRISAS CON SALUD


Ayer asití a un taller de "Risoterapia" que la Federación Regional de Asociaciones de Familiares de Alzheimer de Castilla y León, habia organizado en el centro AFA de Guardo.
Había oído contar los beneficios de esta terapia como ayuda complementaria para hacer más llevadero el día a día de los familiares que tienen enfermos con alguna de estas patologías dificíles de asimilar.
Fue una tarde inolvidable, que gracias a Almudena, la profesora, dificilmente se borrará de mi memoria.
Almudena, ha nacido para llevar un poquito de luz a esas personas que sufren a veces en silencio el dolor de tener a un ser querido privado de sus recuerdos, de sus vivencias, de su pasado...
Sus miradas perdidas lo dicen todo...son como niños que se aferran a la mano cariñosa que les va dirigiendo en el último tramo del camino.
Y sí, Almudena lo consiguió...por unas horas los familiares de estos enfermos pudieron volcar todo su dolor y su angustia, en sonoras risas.
Cuando llegué, se podia palpar el dolor en los rostros de cada una de las personas que allí estaban. Incluso mas de una no pudo reprimir sus lágrimas. Pero poco a poco, la alegría fue llenando el ambiente de aquellas paredes frías, para convertirse en carcajadas de esperanza.
Reimos, bailamos, nos abrazamos...
Después cada uno de nuevo a su rincón, con su pena, pero con nuevas armas para enfrentarse a la lucha.
Un trozo de cielo en una tarde de primavera , aliviando el dolor ajeno.
Gracias Almudena, porque con tu preciosa sonrisa,y la estupenda colaboración de tu  prima, fuiste capaz de comunicarnos que la felicidad es posible a pesar de todo, como recuerdo, te llevaste una pulsera de plata con los monumentos de este pueblo que ya te quiere.

10 comentarios:

Irma dijo...

Si todos sonriésemos más seriamos más felices seguro.

Mucho ánimo...

Un abrazote utópico Irma.-

Reyes dijo...

Vengo a darte las gracias por tu comentario en mi blog y me encuentro con esta maravillosa iniciativa.
Es verdad que hay mucha gente buena trabajando ahí fuera, lo que pasa es que los malos hacen más ruido.
Un abrazo .

mariajesusparadela dijo...

Y, como siempre, la mayoría de las cuidadoras, mujeres...(no sé si porque los hombres son más propensos a perder la memoria y se olvidan de la importancia del amor sacrificado)

Alfonso dijo...

Una labor estupenda, eso sí que es gastar el tiempo útilmente, y recalco lo que dice María Jesús. Siempre mujeres. Y hombres algunos, los gays. Muchos cuidando de sus mayores.

josefina dijo...

Estos talleres de apoyo, son extraordinarios. Cuando me operaron del primer cáncer de mama, acudí a un curso de estos y la verdad me levanto mucho el ánimo.
Besos

Montse dijo...

La risa es la mejor terapia, en todos los sentidos.Perder la memoria es muy triste, mi abuela y madre tenian esta enfermedad, y es muy triste que tu propia madre no te reconozca,hay que reir mas y dejar las penas a un lado. Una labor muy buena hacer reir a los demas. besitos.

ARO dijo...

Deben ser esas sesiones de risoterapia una auténtica cura para los males del alma.

Aldabra dijo...

la risa siempre resulta ser una buena aliada contra todo.

a mí me encantaría asistir a uno de esos talleres, tiene que ser además de bueno, muy interesante.

biquiños,

Anna Jorba Ricart dijo...

Pues muy importante esta sesion de risoterapia...es relajante, curativa, descarga tensiones y divertida...a pesar de las penas, una buena costumbre es reirse.
Mis saludos.

lurdes dijo...

Esa si es una estupenda labor .por desgracia yo he vivido el dolor del alzheimer es muy duro ver como tu padre no sabe ni como se llama,no reconoce a nadie,y esa mirada,ese silencio.Solo te queda el saber que has hecho lo que has podido.Por eso labores como estas las agradecen ellos,a pesar de no poder expresarse,pero los familiares lo agradecen mucho más,por ello te digo,MIL GRACIAS y un beso