19 de julio de 2011

Leticia y Cándido


Leticia miraba con asombro aquel pequeño bicho viscoso que se resbalaba al caminar muy despacio por encima de la mesa. Curiosa ella, trataba de echarle sus garras afiladas con no muy buenas intenciones.
Leti, como le llamaba su dueña, era una depredadora de aves por antonomasia. Más de una vez habia cazado algun inocente pajarillo que se habia acercado demasiado a lo que ella consideraba sus dominios. Tambien alguna paloma, que ingenuamente se habia atrevido a desafiarla volando cerca.
Pero aquel bichejo era desconocido para ella y por eso le observaba con curiosidad .
Cuando Cándido que así se llamaba el caracol, estuvo a su lado, la miro con mucho interes, pues considero que era una gata muy guapa.
- ¿ Como te llamas?- le dijo.
- Me llamo Leticia y soy la princesa del barrio, respondió ella muy coqueta.
Leticia, cuando le vio cara a cara le pareció que tenia su encanto, y se sintio atraida por aquel ser tan pequeñajo y hasta un poco repulsivo para muchos por las babas que iba dejando al caminar.
- ¿ De donde vienes?- le preguntó la gata curiosona a su nuevo amigo.
- He perdido a mi familia hace unas horas después de una tormenta horrorosa y desorientado he visto la ventana abierta y he subido a refugiarme.
- Ah! pues mi dueña es muy buena y creo que te dara cobijo. A mi me encontró una tarde fria de otoño y me trajo acurrucada en sus brazos hasta su casa. Tambien vivia una perrita llamada Laika que me recibió un poco recelosa, pero enseguida compartió conmigo todo lo suyo. Hace unos meses nos dejó para siempre. Ha sido un golpe muy fuerte para nosotras que no esperabámos semejante desenlace. Yo la extraño mucho, pues aunque a veces me ladraba un poco, otras jugaba conmigo. Mi dueña desde entonces sale de paseo la mayoria de las veces sola y se que la recuerda todos los dias. A mí me gustaria acompañarla, pero conoce a mucha gente que se paran a saludarla y me asusto mucho.
- ¿ Tu crees que me dejará quedarme esta noche?
- Si, seguro.
Aquella noche, Leticia y Cándido durmieron abrazados.
Desde entonces, una gran amistad ha nacido entre ellos. Cándido se ha quedado a vivir en el jardin para estar cerca de ella.

8 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Este texto parece uno de los relatos que contaba la Gran Gloria Fuerte, un veraniego saludo desde el sur del sur.

Néfele Luna dijo...

Cómo que Laika ya se fue!!! creo que debo actualizarme, daré un repaso a las entradas anteriores

Maripaz Brugos dijo...

Néfele, Laika se murió hace unos meses. No sabes como la extraño...cada dia más. Hay una entrada dedicada a ella.

Elena dijo...

Seguro que harán buenas migas. Y ahí estarás tú para cuidarlos.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Ayer pasé yo a un Cándido de una acera a un jardín. Él andaba tentando la suerte, que la gente no mira dónde pone los pies.

Montse dijo...

Con los animales, no hay razas que impidan una buena amistad.Un buen relato y la fotografía es muy entrañable. Besitos.

lurdes dijo...

Precioso cuento,o realidad,a veces los animales nos dan lecciones a los humanos.Un beso

Ron dijo...

¡que historia tan tierna!

se te nota lo mucho que echas de menos a Laika, ¡como te comprendo!

tu blog se llama Baúl de Laika por tu perrita y yo le he hecho un blog a Ron.

biquiños,
(soy Aldabra)