12 de enero de 2013

DUSTY

.

Mi amigo Manolo amaba a su perro Dusty. Cuenta, que llego a su vida no para quedarse, pero poco a poco se hizo un lugar en su casa y con él ha compartido un trozo de su vida con sus cosas buenas y malas. Su prejubilación, la boda de sus hijos, el nacimiento de sus nietas, la muerte de seres queridos...
Por eso hoy le ha querido rendir un homenaje rescatando esos momentos felices a través de las preciosas fotografías que conserva de él.

También he querido compartir este precioso vídeo de lo paseos de Manolo y Dusty
Manolo es un alma sensible. Toca en el Banda de Música y colabora desinteresádamente en la Escuela de Música en su tiempo libre.
Primero le conocí a través de mis vídeos. Más tarde fui conociendo al resto de su preciosa familia, su mujer Flory, sus hijos, su, nuera, sus nietas, sus suegros...
También pude acariciar a Dusty en nuestros paseos por la orilla del río.
Desde entonces forma parte de mis amigos del alma.
Por eso, cuando el otro dia me contaba apesadumbrado que se había muerto su perro, le entendía perfectamente porque yo había pasado por lo mismo con Laika. Me decía que cuando pudiera emocionalmente, le haría un homenaje. Hoy en Facebok, he visto este precioso álbum fotográfico y he pensado que también yo me unía a su homenaje haciendo una entrada en el Baúl de Laika.
Las fotografías con las niñas son una preciosidad. ¡Que momentos de ternura han compartido con él!

Para finalizar, os dejo este vídeo donde se puede ver a Dusty lleno de vida disfrutar con Manolo.
¡Descansa en paz en el paraíso de los perros, Dusty!

5 comentarios:

Irma dijo...

Nuestros queridos peludos que lo dan todo a cambio de nada, como se les echa de menos.

Un abrazote utópico, Irma.-

MAMÉ VALDÉS dijo...

Bonito homenaje a Dusty de tu parte, un saludo.

Eastriver dijo...

jiji, el de la croqueta me ha hecho sonreír... Cómo se quiere a los perros, ¿verdad?

Darío dijo...

Delicado homenaje...abrazo!

Aldabra dijo...

¡ay, los peludillos, cuanto cariño nos dan!

yo aún no pasé por ese sentimiento de la pérdida y espero que todavía me quede mucho, Ron aún es muy jovencito.

biquiños.