31 de marzo de 2013

DOMINGO DE RESURRECCIÓN


Después de una Semana Santa pasada por agua, el Domingo de Resurrección, la lluvia nos ha vuelto a dar un respiro pudiéndose celebrar la procesión del rompimiento del velo. Estos vídeos no son de este año pero cuando les grabé no les hice una entrada, por eso les recupero pues apenas les habéis visto.


Esta procesión comienza a primeras horas de la mañana y distintas comitivas salen por las calles  hasta llegar a concentrarse en un mismo lugar. La Virgen vestida de luto se encuentra con su Hijo Resucitado y su dolor se mitiga. Su manto negro se cambia por otro de color blanco y se deposita en su mano un ramo de flores. El Santísimo Sacramento bajo palio, desfila acompañando esta procesión de gloria dando por finalizada la Semana Santa.

A su llegada a la iglesia hace dos años me parece. Este año el vídeo me ha quedado regular, quizá le suba y lo ponga luego si no lo veo demasiado mal.


Este vídeo si es de este año. Me gusta grabar a los cofrades cuando terminada la procesión llevan las imágenes para guardar." Cansaos pero contentos"como dicen en Sevilla. Hasta los más pequeños madrugan dando sus primeros pasos en la cofradía un año y otro, ellos son los que van a continuar con las tradiciones religiosas.
El Sábado Santo también pudo salir la procesión  y a lo largo del trayecto no hizo aparición la lluvia.


Se pudo lucir la Virgen de la Soledad bajo palio por la Avenida de Asturias acompañada del Santísimo Cristo de las Cinco LLagas.

Este es el vídeo de este año. Aunque lo he grabado muy mal, os lo dejo. Creo que he querido abarcar mucho y he tenido mucho trabajo y además no me ha quedado como quería.

Al final, los cofrades se hicieron una foto, momento que recoge este pequeño vídeo.


Emocionante el canto de la salve.



Os dejo este montaje de fotografías como resumen de la Semana Santa.

2 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Por aquí no sé si sobreviviremos a tanta agua.

Aldabra dijo...

aquí también llovió todo lo que quiso y más menos mal que nosotros no somos de procesiones pero aún así lo de la lluvia es una lástima.

biquiños,