5 de noviembre de 2015

CREATIVIDAD


Últimamente me cuesta darle forma a mi creatividad. Se acumulan mis ideas unas veces vacilantes y otras desordenadas sin poder hilvanarlas.
Es como si me hubiera quedado al ras del suelo sin poder volar.
Cuando me ocurre este abandono por parte de las musas, me entra la tentación de cerrar mi blog porque pienso que no tengo nada interesante que comunicar.
Tengo entonces una enorme pereza para entrar en los blogs amigos y leer y comentar, mientras se instala en mi una modorra asfixiante que me incapacita para casi todo.


Y no es porque no haya noticias que comentar o situaciones que capten mi interés a lo largo de las semanas.
No me considero una persona conformista, de vuelta de todo, resabiada por la vida...
Soy curiosa por naturaleza, voluntariosa, inconformista, siempre dispuesta a aprender algo nuevo.


Muchas veces me gusta dejarme llevar sin más, como el agua en la corriente del río.
Y sostener la mirada irrespetuosamente  aunque se enciendan mis mejillas de rubor.
Dejarme de cumplidos en el trato con el otro y actuar a la pata llana, sin servilismos que me hagan vulnerable.


Captar de la vida y los acontecimientos la cruda realidad y aceptarla como tal.
 Conocerme un poquito más y mejor, tratando de rescatar la utilidad de lo inútil.
Recoger lentamente con mis manos todos los momentos vividos, felices o infelices, para poder ser libre al fin.


Airear mis propias miserias al viento, asumiéndolas para poder avanzar.
Dejarme llevar del remolino de mis pasiones sin guardar las apariencias.
Atreverme en mi osadía a robar una estrella que me redima con su luz.


Porque el afán de crear lo siento en mis propias entrañas y bulle por salir fuera.
A veces con la sencillez de una flor, con la intensidad de una mirada, con el dolor de un suceso, con la crudeza de los duros acontecimientos diarios.
Y siento la necesidad  de entregar sin reservas aquello que nace del interior.


Quiero acariciar con mis manos cansadas todas las penas del universo.
Acariciar conciencias.
Acariciar manos frías de deseos.
Acariciar corazones aferrados al pasado.
Acariciar bocas que se olvidaron de reír.
Acariciar almas agrietadas por el dolor.
Acariciar ojos que velan ausencias.
Acariciar con mi creatividad.

M.Paz.

10 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Y sin embargo nos regalas una entrada pletórica de sensibilidad y ternura. Tu creatividad se hizo presente de manera muy majestuosa que acaricia el alma.
Un fuerte abrazo de anís!
*No se te ocurra dejar de escribir.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Eres creativa, amiga, no hay más que observarte, todo te llama la atención y con tu sensibilidad depuras para que rezume entrega y belleza

PEPE LASALA dijo...

¿Que no te vienen las musas? Vamos Maripaz, ¿y esta entrada que dejas aquí? Es espectacular, así que no pienses en cerrar el blog ni un instante, sino cuando lo necesites, déjalo reposar. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

TORO SALVAJE dijo...

Pues yo creo que vuelas muy bien.
Tu creatividad goza de buena salud.

Besos.

Laura. M dijo...

Como será cuando no te cueste... Menuda creatividad has dejado por aquí ;)
Preciosas fotos.
Buen fin de semana.
Un beso.

Ana Mª Ferrin dijo...

Ay, estos bajones otoñales...

Felicidades por el blog que acabo de conocer y por tu texto tan poético.

Recibe mi saludo

Moni Revuelta dijo...

Tuve un gran amigo al que le gustaba mucho escribir, también. Hace mucho tiempo ya que me dijo que las palabras más bellas, el sentimiento en su esencia, nunca le venía en la felicidad, ni en la comodidad, ni en la calma....

...Sino en el desamor, en la decepción, en el aburrimiento y en el desencanto y, como tu expresas, fluía a sus manos cansadas, jamás a las descansadas.

Una entrada brillante, para mi gusto. Brillante. Nunca nos prives de tu "desinspiración", Maripaz, por favor :)

Un beso enorme

Pedro Luso dijo...

M. Paz: todos temos, em algum momento, um espaço vazio na mente; sentimo-nos fracassados pela ausência de criatividade; mas o certo é que isso passa. E logo sairá um poema, uma crônica, um artigo, um conto...
Esse vazio de criatividade não deverá ser motivo para desânimo. Temos que encontrar saídas, como, por exemplo, escrever uma crônica sobre aquela homem que, na esquina, estende a mão pedindo dinheiro para matar a fome. É só começar e logo a crônica estará pronta. As crônicas nascem das coisas simples do quotidiano.Isso vale para a poesia e para o conto.
Um bom final de semana.
Abraços.

Anónimo dijo...

Hola! No hace mucho descubrí, por casualidad este precioso rincón, Mari Paz, no te conozco personalmente, (soy de Guardo, resido en Barcelona), pero siento la necesidad de abrirlo todos los dias para ilustrarme de todo lo maravilloso que escribes, bajo el estado de ánimo en el que estés, da igual, todo tiene un encanto y un mensaje. Gracias! No nos abandones!!!��

Maripaz dijo...

Anónimo, muchas gracias por tu cariñoso comentario. Es para mi un placer tenerte como lector.
¡Gracias!