31 de enero de 2016

TARDE DE COMPRAS


Magnífica tarde en León acompañada de  Ursula y Cristina.
Ellas acuden a una reunión de trabajo, yo voy de compras.
Salimos a la 1,30, después de cerrar la tienda.
Han tenido el detalle de invitarme a ir con ellas pues saben de mis ganas de ir a las rebajas.
Un viaje muy agradable que me da pie para conocerlas un poquito más. Apenas hemos cruzado unos cuantos ratos de conversación en la tienda cuando voy a preguntarles algo sobre mi móvil o simplemente paso a saludarles.
La aventura del conocimiento me fascina. Yo charlo sin parar a lo largo del trayecto, pero también escucho.
Es ahí donde surge la magia del encuentro. Cada uno tiene su propia historia, su pasado y su presente y compartirlo con los demás, enriquece.
Pasamos por infinidad de pueblos pequeños por los que me gustaría perderme con mi cámara al hombro.
Al llegar, apenas tenemos tiempo de comer, por lo que entramos en un Burger y echamos mano de la llamada "comida basura" -tengo que confesaros que es la primera vez que la tomo- y me dejo aconsejar por una de ellas. Me pido una hamburguesa con bacon, patatas y café con helado.
Bueno, para un día, o de vez en cuando, no esta mal...
Pero personalmente prefiero tapear por el Barrio Húmedo.



Nos despedimos. Ellas se van a trabajar y yo al Corte Inglés. Como todavía es temprano, apenas hay gente.
Comienzo a mirar de acá para allá con enorme interés y me pierdo por un laberinto de colores que llaman poderosamente mi atención.
Me gustan los colores alegres y no dudo en entrar al probador con tres vestidos coloristas de varios precios.
Buff, temo a los probadores...
Allí, rodeada de espejos que me devuelven la imagen multiplicada, se acentúan mis defectos por mil.
Comienzo la ardua tarea de probarme mientras pierdo las gafas en el intento...
Uno me queda estrecho- no cabe duda de que he engordado, pues es mi talla de siempre-, otro no me acaba de gustar y el otro no le va a mi tipo. Así termino el primer tramo de mi tarde de compras.
Tampoco me importa demasiado. Hace tiempo que me acepto tal cual soy y no le doy más importancia al asunto. Tengo otras prioridades en la vida.
Después, miro un abrigo azul marino. Me lo pruebo, pero le falta un cuello de piel que lleva superpuesto- tiene unos diminutos botones en el cuello y por eso lo deduzco- que alguien se ha llevado. La dependienta muy amable me dice que puede pedirme otro y venir a recogerlo el lunes, pero le digo desde donde vengo y que no tengo fácil poder volver.
De repente, veo a Raúl con su mama. Raúl es el niño más dulce del universo. Es mi amigo desde su más tierna infancia. Les saludo, y me cuentan que han ido de compras como yo.
Compruebo emocionada como ha crecido el niño, pues hacía mucho que no le veía. Tiene unos preciosos ojos que te escudriñan las entretelas del alma.
Ya desde muy chiquitín me llamaba por mi nombre al verme pasar cuando su abuela le llevaba en el cochecito.
Les despido con un mimo acariciando unos de los rizos que resbalan por su frente.
Al cabo de un rato de probarme y probarme, termino exhausta.
Miro el reloj y son casi las siete de la tarde.
Me despido de los grandes almacenes, tal y como he venido.
Tan solo me he comprado un poncho por valor de 20 euros.
No soy de comprar por comprar...
Si me gusta darme algún capricho de vez en cuando. Intento no sumergirme en la vorágine de las compras compulsivas.
Si no encuentro lo que busco, o no acabo de estar conforme con lo que veo, me retiro sencillamente sin ningún problema.


Fuera, se oculta el sol en el horizonte.
Le voy viendo en las calles que cruzo, intentado jugar conmigo al escondite.
Es de una belleza espectacular.


Cerca de la Plaza de Toros puedo verlo en todo su esplendor.
Mira que pensé en  traer la cámara de fotos, pero pesa tanto...
Hago unas instantáneas con el móvil mientras cruzo la avenida.
Anochece, y un intenso frío se cuela entre mis huesos. Llamo a mis amigas para saber cuanto tiempo les queda y decirles en el lugar que me encuentro esperándolas.
Me siento en un banco cercano y, a los pocos minutos se pone a mi lado una chica joven. Yo, comienzo a hablar con ella como si la conociera de siempre. Al principio la noto un poco reservada. Quizá con sorpresa de su parte al ver como una desconocida le habla con toda la naturalidad del mundo, pero al cabo de unos instantes es como si fuéramos amigas de toda la vida.
Al final se despide con un beso.
Mientras se aleja, porque han venido a recogerla, pienso en la fama que tenemos los castellanos de secos y serios, y compruebo que no siempre se cumplen los prototipos de personas que habitan en cada región de nuestro querido país con cada una de sus características peculiares.
Ni todos los castellanos somos serios, ni todos los andaluces muy simpáticos ni los catalanes peseteros...
La reunión de mis amigas es lejos de la capital y como he llegado un poco pronto, se me hace larga la espera.
Es noche cerrada, y tan solo se escucha el ruido de los coches que circulan sin parar por la carretera y algún transeunte de vez en cuando que pasa presuroso.
Un aire frío me azota la cara mientras me acurruco en el cuello de mi abrigo intentando protegerme.
En eso si se ha cumplido lo esperado.  Las noches de León en invierno, son muy frías...
Sola, desvalida, acurrucada en mi banco, espero pacientemente. Pienso en esas pobres gentes sin hogar, que viven esa situación a diario y sin posibilidad de dormir en una cama.
Agradezco a la vida tener una casa donde mi gata me espera impaciente.
Veo llegar un coche blanco que me pita.
¡Son ellas!
Me piden disculpas. Les sonrío, sin darle importancia mientras me subo al coche con rapidez.
El viaje de vuelta a casa, tan placentero como a la venida.
Ha sido una tarde diferente, donde mi amistad con Ursula y Cristina se ha afianzado.
¡Ahora si que puedo presumir de que son amigas mías!
Gracias, chicas, por pensar en mi y llevarme con vosotras.

17 comentarios:

Moni Revuelta dijo...

Maravilloso día Maripaz; León!!! POr aquí me podrías haber visto :))
La casa de mi madre, y de mi infancia, está a escasos minutos del barrio Húmedo...siempre lo digo para dar envidia, jeje
Un beso guapa

Alfonso Saborido dijo...

Qué buen día. Comida basura, pero a mí me encanta jjjj

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Que conste en acta que me he ido contigo a León y he disfrutado mucho de tu compañia

Nerea Alonso dijo...

¡Cómo nos puede gustar a las mujeres irnos de compras! :)

Y en León más ;)
un besito.

Ambar dijo...

Tienes una enorme facilidad para hacer de un día totalmente "normal" - ir de compras - un relato lleno de matices y emocionante. Te felicito por ello y por ser capaz de hacer amigas porque esa es una cualidad que se va perdiendo con los años.
Besos

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Entrañable recorrido, Laika. Escribes con una sencillez y profundidad propia de un fotógrafo de élite.
Un abrazo y feliz noche

Pedro Luso dijo...

Pela experiência que tenho com as mulheres de minha família, sei que esse dia de compras deve ter sido uma completa diversão.
Abraços.

Ernesto. dijo...

Un placer haber recorrido de nuevo calles que tan bien conozco. También el frío de León... Y el de Guardo no se queda atrás, Laika.

Las ocas, una visión entretenida.

Un gran abrazo.

Tesa Medina dijo...

Relajante la visión de las ocas y el sonido del agua, bueno, relajante hasta el ataque, imagino de un macho defendiendo su territorio, suele ser así en la naturaleza. Preciosa luz.

Y ya me voy de compras contigo y a lo de la hamburguesa que, para un día, hasta sabe rica, y estoy contigo en lo de que implacable es el probador, con esa luz tan fría y esa multiplicación, uf, no me gusta nada probarme, y tampoco soy de comprar por comprar. Eso sí soy de negros, aunque también me gusta ponerle detalles de color.

Me encanta hablar con la gente, Maripaz, y como tú dices hay muchos mitos, y también mucha soledad, y ganas de compartir.

Precioso atardecer el que nos muestras y qué frío hace en León. Lo sé.

Muchos besos,

Ernesto. dijo...

"...y también mucha soledad, y ganas de compartir."

Hola Maripaz, Tesa, me ha "impactado" esta frase, natural y a la vez sencilla, por lo que tiene de realidad. ¡Cierto que hay soledad y necesidad de compartir! Pero es necesaria una cosa fundamental... ¡Que quién así se siente extienda la mano! Que no se corte con pensamientos de que si lo hace tal vez se le quede vacía porque no haya nadie al otro lado. Puede que suceda en alguna ocasión, no digo que no, pero serán las menos. La soledad está ahí. Pero las ganas y la necesidad de compartir en mucha mayor medida.

Tiende tu mano siempre... principalmente si lo necesitas.

Abrazos.

RECOMENZAR dijo...

Nos llevas de la mano por tu dia con una claridad gloriosa de letras Eres especial y linda mi querida amiga

ARO dijo...

Un buen día, amiga

(He visto en el blog de María Jesús de Paradela que nuestra común amiga se despide de este mundillo bloguero. Aunque yo también ando bastante alejado de mi blog, de vez en cuando publico y os visito. La despedida de María Jesús me ha entristecido y no sé cómo comunicar con ella ahora. ¿Podrías tú enviarme vía messenger, si lo tienes, el correo electrónico de ella? Te lo agradecería.

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por compartir este tiempo.
Estos posts me resultan entrañables.

Besos.

Maripaz dijo...

Aro, te he enviado el correo de Maria Jesús por el chat del Facebook.
A mi también me ha dado una pena enorme su marcha.
Un abrazo, querido amigo.

Anónimo dijo...

Hola! buen día para desconectar un poco de lo cotidiano.sin prisas ni compromisos..agradables paseos, admirando todo con tiempo también para reflexionar y valorar lo que tenemos y podemos disfrutar, que a veces, por la vida tan agitada
(sobre todo en grandes ciudades) no reparamos. Incluso en las personas que nos rozamos en el día a día.....cuántas historias llenas de carencias no solo materiales sino, afectivas habrá....
A mi, lo de ir de compras no me gusta mucho y cuando lo necesito suelo ir a horas que no haya mucho follón...me agobia un poco.!!no soy muy exigente!!.
Bonitas las fotos y me encantó el video de las ocas....
Un saludo para León, me parece muy señorial!! Me alegro pasaras un buen día. Saludos.

diego dijo...

Buena crónica de tu día de rebajas leonés :) He recordado rincones de esa ciudad (el barrio húmedo sobre todo :) Espero que no te pillara un resfriado esperando a tus amigas :)

Manuel dijo...

Muy ameno y bien narrado tu relato.
Y ya lo dice esa cita bíblica, de que el que tiene un amigo@, tiene un tesoro.
Un fuerte abrazo.