6 de marzo de 2018

AINARA


Amaneció un día gris y tenía yo necesidad de cortarme el pelo. Acudí a una peluquería cercana, pues ya había hablado yo con la dueña el fin de semana. Pero tenía la semana completa hasta el sábado que tenía un hueco porque una clienta le había fallado.
No podía esperar y me despedí de la dueña quedando para otra vez.
Cuando tengo mal el pelo, me siento fatal. Es como si estuviera toda desarreglada.
Como acabo de llegar, estoy probando a ver quien me coge el tranquillo...como se suele decir. He ido varias veces a la peluquería de una chica encantadora que tiene una amiga en Guardo y estoy contenta con ella, pero quería probar algo nuevo.
Me encaminé unos metros más allá donde había un salón de belleza y también peluquería.
Salió a recibirme, Ainara.
Desde el primer momento me llamó la atención su porte risueño, sus pasos ligeros hacia la sala donde me iba a atender.
Se la veía una mujer segura de si misma y eso me gustaba.
Después de lavarme la cabeza desenfundó unas tijeras con mucho salero y allí comenzó una lección de profesionalidad maravillosa.


Cada vez que daba un corte, era como un paso de baile con una hermosa sinfonía de fondo. Un ir y venir por mi cabeza haciendo arte en cada intento.
Sus ágiles dedos con una precisión de cirujano iban marcando el compás dando la forma deseada.
 Con un solo instrumento y sin partitura, era tal la armonía y composición llevando el compás, que  casi me trasporta al séptimo cielo.
El talento y la creatividad al unísono se habían confabulado en aquel momento de manera genial.
El concierto sin director ni batuta que lo dirigiera, estaba siendo sublime.
Yo estaba fascinada mirándola mientras asentía al verme en el espejo.
Charlamos largo rato-  hablo por los codos aunque acabe de conocer a alguien- Le conté que no hacía mucho me había venido a vivir aquí. Ella me contó que vive en el Barrio San Juan y no hace mucho que trabaja aquí.
Por supuesto le hablé de mi blog y mi actividad en la redes sociales.
Sin dudar un solo instante, con esa seguridad que intuí al verla, en breves minutos fue terminado su trabajo.


Ya casi éramos grandes amigas. En un momento concreto le vi un tatuaje muy original y le pedí me lo enseñara. Tenía además un montón por todo el cuerpo.
Le comenté que si no la importaba le iba a hacer un relato en mi blog. Accedió encantada y le mandé posar para que pudierais verlo de cerca.
Se ha tatuado una tijera, la misma que maneja con enorme soltura.
Me comentaba que a veces escucha que no es tan difícil cortar el pelo. Ella se sonríe porque sabe muy bien que lo suyo es vocacional y lo vive como una verdadera artista. El artista pone pasión y sabe  sacar su creatividad a flote en aquello que emprende.
No es nada fácil dar forma a una cabeza para que luzca soberana...
Ella me lo ha demostrado hoy.
Me despedí sonriendo y con un montón de ideas en mi cabeza recién pelada para mi relato.

16 comentarios:

Maria Concepcion Valls Garcia dijo...

Me a encantado su vivencia.y su manera de relatarla.Maravillosa.Me alegra que le guste su corte y su nueva imagen.y sobre todo me Encanta como habla de mi pequeña joyita de persona que es mi hija!agradecida Dra Laika

Maria Concepcion Valls Garcia dijo...

Sra Laika..quise decir..gracias por su bella vivencia con mi chica..Ainara.😘

Maripaz dijo...

Gracias, Maria por visitar mi blog. Ha sido un placer conocer a tu hija, Ainara. Ahora ya cuento con una amiga más en el barrio. Es un encanto de mujer.Espero algún día poder conocerte a ti también.
Un fuerte abrazo.

llorenç Gimenez dijo...

Hola Maripaz.. Pero mujer si tu llevas un corte de pelo muy especial, te he de confesar que me gustaría que no te lo cortaras en un año, haber hasta donde te llegaba la melena, igual podías hacerte un moñito, creo que quedarías muy favorecida.. Ya sabes te vas a tomar un "vermutillo" de vez en cuando con tu amiga Ainara (precioso nombre de origen vasco)aunque creo que el original es Ainhara, felicitala el próximo 17 de Abril, y ya sabes que guarde las tijeras quizás unas mechas lilas y verdes quedarían bien..
Un abrazo simpática..

Susana A dijo...

Para todo hay que valer. Un beso.

Tesa Medina dijo...

Me río, Maripaz, porque compartimos obsesión con el pelo. Si no me encuentro el pelo bien, ya nada está bien.

"Encontrar un peluquero o peluquera que te coja el tranquillo" uf, si yo te contara, imagina lo que he "sufrido" cada vez que he cambiado de lugar de residencia, que han sido varias veces. O el profesional de mi peluquería habitual se va y no puedo localizarlo... Ahora con la precariedad del trabajo me ha pasado 2 veces en cinco años.

Ainara sería mi solución. Ando huérfana y despeinada sin estilo.

Me ha encantado tu post, Maripaz y esa manera tan apasionada y fresca de contar lo cotidiano.

Y es cierto que cortar el pelo bien hay muy pocos que lo sepan hacer, y cuando encuentras a uno o a una como la protagonista de tu relato tienes además el provilegio de asistir a una demostración de puro Arte.

Ahora nos falta que te retrates y nos enseñes tu nuevo look.

Un abrazo para ti y un enhorabuena a Ainara que hace de su empleo una vocación y un arte.

Ainara dijo...

Muchisimas gracias!!!!ya sabes.....si algun dia pasas por pamplona.....aqui estoy!!!❤😍😍😍😍

Ainara dijo...

Hajajajajaj no creo que llegue a ese...moño !!si alguna cervecita caera seguro..!!😂
y el.nombre.....es con ...o sin "h" es lo mismo 😘😘

Maripaz dijo...

Es verdad, Llorenc, es Ainhara, de origen vasco. Su significado es golondrina. Creo que también tiene una tatuada en el brazo.

RECOMENZAR dijo...

Que maravilloso lo que dices y el nombre golondrina en vasco me encanta
Los vascos los amo que guapo son los hombres son de verdad como a mi me gustan

Myriam dijo...

Qué bueno que la hayas encontrado, a la peluquera y a la amiga.

Nunca hay que tener miedo de probar algo nuevo.

Besos

Mari-Pi-R dijo...

Yo como me encuentro como tu también he ido probando y la verdad que la primera peluquería que encontré me gustó medianamente pero la segunda he dado con ella con lo cual no pienso dejarla por el momento.
Aunque todas puedan tener una buena mano hay algunas que tiene la gracia con las tijeras.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

A donde quiera que vayas, con esa tu naturalidad y calidez, logras ser muy bien recibida. Y tu corte te quedó lindo.
Besos, Maripaz.

Conxita Casamitjana dijo...

Seguro que estás aún más guapa que de costumbre Maripaz porque la belleza está en ti,en tu ternura y en esa curiosidad que tienes en todo.
Besos

diego dijo...

Tal como lo cuentas, Maripaz, dan ganas de irse allí a hacerse un remaking :) Un beso.

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Boa tarde, é perfeito quando se encontra alguém com simpatia para nos receber, foi o caso da cabeleira que com simpatia faz-nos sentir bem, assim tudo se conjuga para um bom trabalho para que o cliente fique satisfeito(a) para mais tarde regressar.
A fotos como braço tatuado, ficaram lindas.
Feliz semana,
AG