6 de mayo de 2018

MI AMIGO SUCO




Os presento a, Suco. Hace tiempo que quería traerlo a mi rincón, pero no encontraba alguna de las fotos que me hice con él.
Os cuento su historia.


Suco era un pequeño Chihuahua que un día cualquiera salió a mi encuentro y desde entonces surgió entre los dos una bonita amistad.
Si, amistad. Ese pequeño ser se acercó a mi, me olió y me lamió la mano. Con este gesto tan sencillo sellamos nuestro afecto.
Y es que en cuestiones de amistad y de afectos, todo surge de manera natural, sin esperarlo.
Si, ya se que solo es un perro, pero os aseguro que entre él y yo, había algo especial.
No podría explicar lo que vio en mi porque entre otras cosas, no hablaba, claro...Nunca pudimos decirnos con palabras lo que ambos sentíamos, pero desde aquel momento cada vez que nos encontrábamos por la calle las muestras de cariño eran enormes.
Por más que intentara pasar de largo al verle, él siempre me reconocía a distancia.


Al verme acudía corriendo hacía mi, moviendo su cola. Su pequeño corazón latía con fuerza mientras le acurrucaba en mis brazos.
Eran unos encuentros muy divertidos donde sus dueñas reían sin parar al verle correr hacía mi. Alguna vez intentaba pasar de largo para ver si no se daba cuenta de mi presencia, pero inútil...al momento se acercaba a mi con enorme alegría.
No cabe duda de que como un ser vivo, sentía y me hacía sentir enorme ternura.


Una tarde buscaba por un barrio a un señor para entregarle una fotografía que le había hecho. Como no sabía muy bien cual era su casa, llame a una puerta al azar y mi sorpresa fue que era donde vivía mi pequeño amigo. Al verme en la puerta, le faltó tiempo para venir a saludarme muy efusivo.
Han sido muchos los momentos en que le he tenido entre mis brazos, pues era tan pequeño, tan desvalido, tan cariñoso...
Unos días antes de venir a Pamplona le vi, había estado enfermo y le noté con pocas fuerzas, pero al verme se puso muy contento. Como si de un ritual se tratara, una vez más le cogí en mis brazos para darle su ración de mimos. Estuvo más cariñoso si cabe. Quizá presentía la despedida.
No hace mucho me enteré de que que se puso muy malito y se fue al cielo de los perros.
Cuando este verano vuelva a mi querido pueblo, ya no le veré por la calles ni podremos demostranos nuestro afecto, pero para siempre le tendré en mis recuerdos. 

12 comentarios:

llorenç Gimenez dijo...

Los perros son casi humanos, o quizás más que humanos.. Bonita historia, aunque con triste final, siempre te quedará el recuerdo de un buen y fiel amigo..
Un abrazo..

Myriam dijo...

Una historia muy tierna, Descanse en Paz, Suco.
Sellaron una linda amistad y su recuerdo permanece vivo.

Besos

Ambar dijo...

Una bonita amistad que seguro que permanecerá siempre en tu recuerdo.
Besos

Carmela dijo...

Ellos nos dan siempre el doscientos por cien sin pedir nada a cambio. Una amistad y un cariño sin intereses que emociona siempre.
Una hermosa historia Maripaz.

Besos.

Moni Revuelta dijo...

Siempre le recordarás con amor, el amor de un perro trasciende el tiempo y el espacio, te lo digo yo y además sé que me crees:)
Un besazo, otro a Suco...y a esa Leti, como no-!!!!!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Qué delicia es leerte, mi niña. De lo menudo siempre haces magia. Un besazo

Macondo dijo...

Cuántas lecciones nos dan de fidelidad, de generosidad y de cariño.

TORO SALVAJE dijo...

Ohhhh... qué pena, ya murió...
Lo siento mucho.

Eres todo corazón.

Un abrazo hoy.

Kasioles dijo...

Estoy convencida de que los perros tienen un sexto sentido, te huelen a mucha distancia y aprecian dones ocultos que para los humanos puede que pasen desapercibidos.
Supe lo que era el cariño de un perro, he sufrido cuando se fue y me he dicho que no volvería a sufrir más por un animal, todavía aún lo recuerdo con muchísimo cariño después de tantos años transcurridos.
No he vuelto a tener más perros.
Siento que no vuelvas a verlo.
Cariños.
kasioles

Tesa Medina dijo...

Oh, que historia tan bonita, Maripaz, y ese retrato juntos de la segunda foto es precioso.

Suco tenía buen gusto, y además sabía que contigo a parte de mimos y caricias iba a tener un destacado rinconcito en tu blog, además de en tu corazón.

Yo he disfrutado mucho con los animales que he tenido y llorado sus ausencias, Maripaz, y me he sentido recompensada por sus "amores", a veces de más calidad que el de muchas personas.

Suco se ha ido al cielo de los perros inolvidables, que son casi todos. Y cuando un animal te elige es que eres muy especial, ellos no tienen otros filtros que su instinto.

Un abrazo,

Sara O. Durán dijo...

Auh, Qué pena que murió. Pensé que te habías hecho de ese compañero.
Descanse en paz, Suco. Está muy lindo en las fotos.
Un abrazo.

Pedro Luso dijo...

Minha amiga Maripaz este teu amigo SUCO é um belíssimo Chihuahua, um cão tão pequeno e tão esperto. Posso imaginar o carinho que tinhas pelo Suco, como também posso saber um pouco da falta que ele te faz. Há dois anos perdemos o nosso Bimbo,, um cão de tamanho médio, pelo amarelo-claro, bem baixinho, com quatorze anos. Dele guardamos algumas roupinhas e brinquedo. Taís e eu sentimos muita falta dele. Daí porque compreendo o teu sentimento em relação ao teu amigo Suco.
Parabéns pela homenagem a esse ser tão especial.
Beijo.
Pedro