17 de diciembre de 2008

LA VIEJA ESCUELA


La vieja escuela donde aprendí a leer en los días felices de la niñez.

Aunque recuerdo que me negaba a acudir cada mañana ...

Tenia que ser una prima de mi madre, que vivía con nosotros , la que me cogía en sus brazos y aunque pataleaba y chillaba con todas mis fuerzas , no lograba soltarme y salir corriendo

No recuerdo por qué  no quería ir. Quizá por el miedo a lo desconocido.

Era una niña muy pequeña cabezota e independiente y aquellas rabietas eran como los primeros brotes de rebeldía.

Recuerdo una mañana apasionada en mi llanto con los ojos borrosos por las lagrimas acercarse a mi, la figura de un anciano barrendero.

Como si de un ser mágico se tratara, con una voz muy dulce, me decía con ternura "¿ A esta niña, que le pasa ?"

Con mi llanto entrecortado, apenas lograba balbuceando, contarle la pena tan grande que sentía.

Sus ojos se posaron en mi con infinito cariño. Descubrí entonces, que tenia unas barbas blancas , como de plata, que en mi imaginación infantil me hicieron pensar serian de un gran mago.

Su explicación del por qué era necesario acudir a la escuela me hizo descubrir por primera vez el arte del aprendizaje .

Sus palabras me fueron calmando poco a poco y deje de llorar

Desde entonces, cada mañana ,al pasar por donde el anciano me había hablado, deseaba encontrarme con él.

Fui descubriendo que no era tan anciano. Quizá en aquella época, la gente parecía mayor por lo trabajada que estaba- se solía decir.

Una persona de cincuenta años, entonces, era casi un anciano.

Mi miedo a lo desconocido se fue pasando gracias a la amistad.

La prima de mi madre no me tuvo que llevar en volandas nunca mas. Me llevaba de una mano, y con la otra saludaba a mi amigo el barrendero.

Mas adelante descubrí el placer de conocer las letras, de unirlas unas con otras, de formar frases, de plasmarlas en un papel ...y desde entonces, es una de mis pasiones favoritas.

Cuando pase el otro día cerca de mi vieja escuela, los recuerdos se amontonaron en mi memoria.

Su vieja estructura delata que los años pasaron por ella, pero todavía observo en su alma, un orgullo apenas perceptible -si se sabe mirar con el corazón- de haber cobijado entre sus paredes , muchos niños, hoy hombres maduros, que acudían a ella como a una gran "Cátedra de Sabiduría "

Estoy segura que muchos de ellos, recuerdan lo mismo que yo, y que les habrá gustado mi pequeño homenaje a estas viejas paredes que un día  nos cobijaron y donde aprendimos a escribir y leer.
Posted by Picasa

15 comentarios:

Adrisol dijo...

me encantan las historias de la niñez, creo que nos marcan de una manera muy profunda todo el resto de nuestra vida........
gracias por compartir ésta, con nosotros.
un abrazo

Isabel dijo...

Paz ... se me fue el comentario anterior sin acabar y sin firmar. La verdad, pensaba que había borrado el último párrafo ... pero es igual. Me salió del alma.

Ya sabes ... un ejemplo de la diferencia entre lo visceral y lo cerebral, que hablamos el otro día.

Besos, Isabel

Rio Oria dijo...

Yo guardo un grato recuerdo de mi colegio aunque ahora se ha modernizado tanto que casi no lo conozco.
Ollalla

En mi época el colegio era un poco un lugar cerrado, sin salidas fuera de horario. Algunos maestros tenían el arte de hacerte interesar por un tema, son los que recuerdo con más frecuencia. Con el paso de los años los compañeros iban cambiando. Ahora ya no conozco a nadie de aquel colegio, solo algunos compañeros que nos encontrramos de vez en cuando y el recuerdo de algunas pillerias infantiles.
Ramón

~PakKaramu~ dijo...

Hello

From Malaysia with love

Arantza G. dijo...

Una pena que esté tan deteriorada.
Podrían arreglarla y convertirla en biblioteca; de esa forma seguiría manteniendo la sabiduría entre sus paredes.
Un beso.

Laura dijo...

Preciosa la historia de tu escuela, si, escuela y no colegio...¡qué bonito relato! pero ¿sabes? lo que más me ha emocionado es el personaje del barrendero...verdaderamente era un gran mago disfrazado de barrendero que te hizo ver lo maravilloso del saber, del aprender día a día.
Precioso de verdad tu relato.
Un beso.
Ah, y la película "caballos Salvajes" es una maravilla, me encanta, las fotos de la nevada una pasada y ni que decir de las felicitaciones navideñas de tus perritas y tu gata...¡geniales!

Maripaz Brugos dijo...

Laura, gracias por apoyar mis escritos ...me gusta compartirlos con personas como tu, que son capaces de entenderlos ...

Seguire compartiendo lo mio, con todos vosotros ...

Un beso

Jaclo dijo...

Bonito recuerdo de tu niñez, al que yo agregaría, quizá un breve poema:
"Escuela de mis recuerdos infantiles,
hoy ruinosa por el tiempo
en la que un maestro
(para nosotros entonces un viejo),
nos enseñó casi todo
lo que hoy sabemos..."
Saludos

Cuando amanezca nos vamos dijo...

Me encantan estas fotos, que emanan una cantidad enorme de recuerdos. Se me ponen los pelos de punta tan solo de pensar lo que estos edificios habran visto... Además, por otro lado, el paisaje ayuda...

Un saludo!
alberto!

Conchi dijo...

Hola. Acabo de colarme en tu blog y no puedo resistirme a dejar un comentario en esta entrada. Me ha emocionado y quería decírtelo. Soy maestra desde hace ya 30 años y me gustaría que los niños y las niñas que hoy tenemos en los colegios (hoy ya no se llaman escuelas, con lo bonito que es ese nombre), se acordaran de ellos con el mismo cariño y respeto que lo haces tú.
Saludos desde Córdoba.
Conchi

Maripaz Brugos dijo...

Conchi, gracias por tu visita ...siempre que quieras , te espero ...

Los maestros, profesores, las personas que se dedican a enseñar , son seres "especiales "

Yo, les tengo, verdadera admiracion

Se nota, que amas tu profesion ...

Un abrazo y vuelve , cuando quieras

ELOY GONZÁLEZ CORRO dijo...

Por otra parte pudiera ser el Pagasarri en Guardo, en ese caso, todo lo dicho anteriormente no tendría valor, y el alcalde seria el de los desaguisados. En este caso siento no haberme fijado en aquella época en Maripaz porque hemos sido compañeros en parvulitos.

Yolifer48 dijo...

Ha sido muy grato encontrar este blog que me ha hecho regresar a mi niñez....
Si, es el pagasarri.. Se lo oí decir a mi madre..aunque si fui a esa escuela con Da Ásela , aún recuerdo a todas y cada una de mis maestras... Aún no había grupos escolares, y cada grado estaba en una casa diferente...
Conservo un grato recuerdo de todas, pero sobretodo de D. Asela y D. Maria, mi maestra de párvulos...
Desearía que mis alumnos me recordasen como yo les recuerdo....

Yolifer48 dijo...

Soy de Guardo.. Aunque ahora este muy lejos..con el tiempo, volvemos a nuestra infancia ..y tu blog me ha ayudado. Saludos

Yolifer48 dijo...

Vaya Maripaz, ahora sí sabes quién soy....besitos💋💋😘😘