19 de enero de 2010

SOMBRAS NOCTURNAS

La noche empezaba a hacer su aparición y a lo lejos se dibujaban las siluetas de los árboles como figuras siniestras que se contorneaban maliciosamente haciéndole creer que allí se encontraba el mundo donde habitan los malos espíritus.

Todavía se podía observar una tenue luz en el horizonte que aliviaba un poco el negro de la noche. Apresuró el paso al notar la ausencia tras de sí de otros transeúntes. Siempre había tenido miedo de la oscuridad y amaba la luz del día donde sus inseguridades eran mas livianas por los efectos de la luz del sol.

Se caló la visera con fuerza dejando apenas ver sus menudos ojos oscuros como queriendo evitar encontrarse con las sombras nocturnas.

Aún asi, no pudo evitar sentir un escalofrio cuando oyo tras de si un gemído lastimero . Su corazón latia fuertemente y apresuro de nuevo el paso . De repente, su pie tropezo con una piedra dando de bruces en el suelo.

Sentia la lengua pegada al paladar sin poder despegarla para gritar. Sus piernas no le respondian. Con la cara mordiendo el polvo y con una angustia que oprimía su pecho cerró los ojos y dejo de forcejear consigo mísmo.

En su interiór pensaba: siempre lo mismo, soy prisionero de mis miedos...
Posted by Picasa

16 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

¿Y quién no es prisionero de sus miedos? Hay ocasiones en que nos invaden y es imposible librarse.
Un fuerte abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

el miedo es una cosa seria, nunca se termina de vencer
un besote

Eurice dijo...

Una cosa es el miedo y otra más seria el terror, creo que tu personaje fue paralizado por este último.
Excelente relato Paz, estos días ando iniciandome en los micro relatos, pero nada que ver con los excelentes escritores que abundan por la blgosfera.
Abrazos

Calvarian dijo...

Todos somos prisioneros de nuestros...unos más que otros
Bésix

mariajesusparadela dijo...

De nuestros miedos,, de nuestros sueños, de nuestras creencias, de nuuestras terquedades, de nuestra infancia...somos prisioneros. Todos.
Nuestra cabeza es nuestra prisión. También nuestra libertad.

Luis dijo...

Maripaz, que buen texto. Las descripciones del lugar y el ambiente oscuro del atardecer logran que quien te está leyendo se sienta identificado con el protagonista de la historia. Y edemas tocas un tema que a mí me apasiona. El miedo. Los miedos internos que cada uno lleva escondidos y que le amarran impidiendo un sentimiento de libertad total.
Perdona que no haya estado contigo estos días pero una circunstancia familiar (falleció mi suegra) me lo ha impedido.
Un saldo

Elena dijo...

Buen texto Maripaz, y es que el miedo es incontrolable.
Dicen algunos que también es libre.
Yo soy como el personaje de tu relato, jeje.

Un beso.

Reflexiones de Emibel dijo...

Es increíble cómo nos puede llegar a paralizar nuestro propio miedo, tan perfecto descrito por tí, Paz. Cada vez más disfruto con tus relatos.

A mí me gusta la noche con sus sombras, con sus cuerpos indefinidos, me atrae; es como una sobredosis de adrenalina.
El miedo no me paraliza, me transforma; pasado el miedo viene mi parálisis, eso sí.

Un beso, amiga

Arantza G. dijo...

El miedo vive dentro de nosotros.
Fuerte.
Besos

F. J. Zamora dijo...

El miedo nos hace vivir a medias.
Vivir sin miedo es vivir libre.
un beso

emilio dijo...

El miedo interior, tantos miedos desde pequeños a tantas cosas que nos perduran ya en la madurez, pero vamos, vencerlos es cosa de inspirar con fuerza y decirte, el hombre del saco no existe, y ya está, con lo bella que es la noche, y más si es blanca y de luna llena.

Un abrazo.

José Ignacio dijo...

En cualquier circunstancia somos prisioneros de nuestros temores.
Un saludo

ana dijo...

Los miedos... si nos paralizan es que han conseguido vencernos. Pero sólo durante un día... al día siguiente volvemos a comenzar...

... tú eso lo sabes bien.

Un abrazo.

RMC dijo...

Yo creo que todos somos prisioneros de nuestro miedo interior, bonito y reflexivo texto,
un placer pasar por tu casa
que tengas una feliz semana
besos

salvadorpliego dijo...

Genial!!!! Esos terribles miedos que hay que vencer.
Muy bueno. Te felicito.

Un placer leerte.

Maripaz Brugos dijo...

Hola, nuestros miedos e inseguridades, nos acompañan siempre...quizá en la madurez, logramos ir enterrandólos, porque nos aceptamos tal como somos.Pero es una lucha titanica.

No nos queda mas remedio que convivír con ellos. Eso sí, intentandoles ganar la partida en cuanto aparecen...

Gracias a todos por vuestros comentarios

Mil besos