7 de febrero de 2013

LA HUIDA

Había subido al tren cabizbajo, triste, melancólico...
Como equipaje una maleta pequeña, y una bolsa color naranja, la única nota  alegre que sobresalía de aquel silencioso personaje.
Sin saludar, se había sentado perezosamente, absorto en sus propios pensamientos. Se acurrucó dentro de si  mismo, apretando su rostro con la mano, como intentando sostener la pena que le embargaba.
Con el traqueteo  del tren, a los pocos minutos se quedó dormido en su misterioso mundo. Fuera, despuntaba un nuevo día, pero una densa niebla lo cubría todo. Como si la naturaleza se hubiera confabulado con su propio estado de ánimo.
Me acordé entonces de un viejo amigo, que un día, cuando después de toda una eternidad habiendo gastado sus mejores energías en la vida que el destino le había deparado, fue capaz de salir huyendo, porque aquel ambiente hacía tiempo que le asfixiaba.
 También como aquel hombre,  lleno de inseguridades, de miedos, metido en su caparazón donde cobijaba su desorientado corazón, había decidido emprender un viaje rumbo a lo desconocido.
A pesar de muchos días en los que la niebla ocultó el sol, en su huida llevaba nuevas esperanzas por conquistar, y es que nunca es tarde para empezar de nuevo.

3 comentarios:

Aldabra dijo...

efectivamente, maripaz, cuando algo asfixia, lo mejor es alejarse y buscar otro camino... porque NUNCA ES TARDE PARA VOLVER A EMPEZAR E INTENTAR SER FELIZ.

biquiños,

miniaturista dijo...

Una huida a tiempo soluciona muchos problemas.
Solo se vive una vez y no hay que desperdiciar ni un segundo, perseguir ser felices es nuestra obligacion.
Un abrazo y que seas muy feliz.
Maite

ELOY GONZÁLEZ CORRO dijo...

Un nuevo universo puede eclosionar cada día en el interior del hombre que quiere desmarcarse de la rutina cotidiana y embarcarse rumbo a sus sueños de siempre.