16 de enero de 2016

PAREDES GRISES


Era una casa oscura, de grises paredes. Tan grises como la vida de las mujeres que la habitaban.
Olía a humedad, que es el olor de la desolación más absoluta.
Aquellas mujeres habían sido educadas con un severo rigor procedente de la religión que profesaban sus padres.
Un fanatismo manipulador había formado parte de su educación desde la infancia, de tal manera, que habían reprimido en ellas toda la naturalidad de la belleza.
Su mundo era cerrado, plano y oculto sin tener acceso a las cosas más elementales con que los humanos hacemos más llevadero este valle de lágrimas.
Los dogmas y las tradiciones culturales de hace siglos, coartaban su propia manera de ser y querer, mientras el miedo se había adueñado de ellas pensando en los grandes castigos por su desobediencia a aquellas leyes impuestas.
Cuando un día, él las descubrió, sintió una enorme lástima por ellas y se prometió a si mismo cambiar sus vidas poco a poco.
Bien es verdad, que al principio un enorme rechazo se instalo en su alma alegre, e intento olvidarse y no complicarse la vida.
Pero de sobra sabía que había sido dotado de un singular don que no debía guardar tan solo para si mismo.
Aquellas pobres mujeres- jóvenes todavía- le recibieron con enorme recelo. Los hombres no eran bienvenidos en aquella casa desde hacía un par de décadas.
Bien les había insistido su padre antes de morir, que se tenían que comportar conforme a la moral sobre la mujer que mandaban los cánones, y había que salvaguardar su honor por encima de todo. Dejándolas muy claro, que las manifestaciones de amor carnal o afectivo, solo debían darse dentro del matrimonio.
Después de su muerte, habían quedado junto con su madre, sin apenas color en sus mejillas desprovistas de la ilusión y la esperanza que todo lo alcanza.
Muchas tardes se acercaba a la casa llamando a la puerta,  y con insistencia lograba que le abrieran.
Fue una labor lenta, pausada, casi ceremoniosa...
Volvía a veces un poco desanimado, mientras cabizbajo llegaba de nuevo a su casa con aquel olor a humedad metido hasta el tuetano.
Era tal el grado de adoctrinamiento que tenían, que quiso desde el principio sembrar en ellas la duda. Porque era como romper una grieta en aquella masa de ideas tan compacta.
Pero su meta era muy clara, y una se las primeras cosas que hizo, fue abrir las ventanas para que entrara la luz.
Aquellas vidas habían sido manipuladas, vejadas, ninguneadas y relegadas a la más absoluta oscuridad de las cosas bellas de la vida.
Por eso, cuando la luz penetró en el interior, todas las telarañas y espantajos de sus paredes grises, se vinieron abajo.
Después, se empleo a fondo para limpiar rincones donde habitaban los miedos más ancestrales, mientras la sonrisa se instalaba en aquellas caras femeninas desvelando sus preciosos rasgos y la belleza de la liberación.
Con el paso de los días llegaba a su casa exhausto, pero el olor a humedad era menos penetrante.
Comenzó a llevarlas de paseo por el campo, donde el sol, la lluvia, el frío y el calor se hicieron inseparables de sus correrías saboreando todo ese mundo de sensaciones que les habían sido vetadas durante largos años.
Al principio tímidamente y al final sin ningún reparo.
Saltaban con los pies descalzos por los prados, se bañaban en el río mientras jugaban con el agua cantarina. Gritaban al viento empeñándose en largas carreras para ver quien era la primera en llegar.
A lo lejos, las montañas las observaban divertidas viendo su cambio e invitándolas a subir.
Y efectivamente subieron...
Una vez allí, a voces se fueron llamando, mientras el eco burlón les devolvía los nombres y su propia esencia.
Un día les llevo a conocer la ciudad. Para ello tuvieron que coger el tren muy temprano.
Cuando comenzó a deslizarse por la vía, sintieron como se alejaban para siempre de su anterior vida.
Con enorme asombro miraban el paisaje por la ventanilla como quien ha descubierto el mundo por vez primera.
Muy bulliciosas daban las gracias a su salvador queriendo abrazarle.
Cuentan las crónicas que no volvieron nunca más a aquel lugar.
Tan solo queda de aquella época, un ligerísimo olor a humedad y una fobia al color gris, porque el pasado de alguna manera siempre nos acompaña...

P.D. Dedicado, a Carmen, Elisa, Violeta, Pamela, María, Inma, Isabel, Rosa....


11 comentarios:

miniaturista dijo...

En la vida he pasado por muchos momentos difíciles que nunca imaginé que sucederían, he llorado, he reído, he perdonado, me han perdonado y quiero seguir mi vida en paz...
Debemos dejar atrás el pasado y pensar que hicimos lo mejor que pudimos según nuestros conocimientos y posibilidades.
Me deseduque para volver a educarme.... no me gustaba ese borrador... lo pase todo a limpio... empecé de cero y me siento orgullosa de mi trabajo aunque nadie lo note ni lo aprecie, aunque mi lucha fue dura y me sentí incomprendida, los resultados me han compensado.
Las heridas pueden encerrarnos en una prisión amarga.....Rompe las rejas, fuera hay una vida esperando para que la disfrutes.
Las paredes grises podemos pintarlas de color, ese que más nos gusta y esa humedad ....secarla con calor del sol..... abrir las `puertas de la libertad y poder disfrutar de la vida está en nuestra mano.
Que vuestras vidas estén llenas de luz y amor, que la disfrutémos.
Nunca te rindas... lo mejor de tu vida está por suceder...
Bonito final....la libertad......
Un fuerte abrazo
Maite

Alfonso Saborido dijo...

Como Mateo. Hacía una cosa que no quería, pero que no le quedaba más remedio que hacer, porque era lo que le habían enseñado desde siempre. Pero la Luz llegó, le abrió las ventanas de los ojos y le enseñó el mundo.
Y le hicieron una fiesta, aunque Mateo nunca olvidó de donde vino.
Precioso y sentido Maripaz. Abrazos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Precioso, precioso, Maripaz. Además lo has narrado de tal forma que he sido capaz de estar en la oscuridad contigo y oler la humedad.
Un besito

miniaturista dijo...

He vuelto a leer sobre esas paredes grises....no se si el color gris o la humedad, me ha calado profundo y relatado como tu sabes hacerlo y yo admiro,tu si que llegas a los corazones.... y vuelvo a dejar un comentario.....no puedo irme sin hacerlo.
Me has llegado al alma.....no solo desde este escrito, desde que descubrí tu blog, eres grande Mari Paz, te mereces lo mejor y yo te lo deseo de todo corazón.
Sin conocerte he llegado a quererte, eres de esas personas que calan profundo y en Guardo o cualquier lugar en el que vivas serás bien recibida, aceptada y querida.
Un fuerte abrazo y todo mi cariño y ojala alguna vez tenga la oportunidad de conocerte personalmente.
Maite

lurdes dijo...

Un relato muy tierno y emotivo y te engancha hasta el final.Un saludo

Katy Sánchez dijo...

Nada mejor que romper con un pasado gris y frustrante. Muy bien contado. Emotivo. Bss

Ana Mª Ferrin dijo...

Y a las hermanas Ros, las bellas chicas del ambigú a las que su padre espantó todos los pretendientes porque le parecían poco para ellas, un padre al que adoraban y hoy recuerdan con tristeza. Y a Mercé, la del chalet, a la que el suyo echó de su lado al novio adolescente del que estaba enamorada porque era un emigrante de Comisiones Obreras. Y y y …

Moni Revuelta dijo...

Una maravilla de historia muy bien contada
Un beso Maripaz

Anónimo dijo...

Hola! He leido varias veces el texto,que a pesar de ser triste, gris y con excesiva moralidad rayando en el pecado..está ambientado en ,supongamos una España trágica dónde en especial las mujeres, la gran mayoria,estaban superditadas a lo que el padre, el cabeza de familia impusiera, aunque fuera en ello la felicidad de sus vidas. Pero me ha gustado!!! Cómo obra de teatro, claro!!
Ha habido un momento que pensé estar leyendo ¡¡La casa de Bernarda Alba......
Un recuerdo especial a todas ellas!!! A las que no lo superaron y otro a las que pudieron romper con ello y poner colorido a sus vidas haciendo así partícipes también a los que más tarde estuvieron en sus vidas . Triste, pero me ha gustado. Muy abrazo.

Laura. M dijo...

Gran relato.Triste historia con final feliz. El pasado no se puede olvidar.
Un beso.

Ambar dijo...

Me ha gustado el relato, refleja muchas vidas anónimas de mujeres a las que se envolvió desde niñas con el velo gris de los convencionalismos hasta asfixiarlas.
Saludos