4 de marzo de 2010

NUBARRONES

Aquella tarde negros nubarrones se cernían sobre su alma. Miró al cielo y apenas una tenue luz se divisaba en el horizonte. Pero la luz estaba allí y aunque poco, aún alumbraba.

Había recibido una noticia que cambiaría en un instante su cómoda y relajada vida. En su ir y venir apenas divisaba a los demás transeúntes que con paso ligero ansiaban llegar a su casa después de un estresante día de trabajo.

Le pareció adivinar a lo lejos un rostro conocido y apresuró el paso para llegar cuanto antes a su encuentro. Cuando estaba a su altura, se dio cuenta de que no era la persona que pensaba y el desencanto le llevó a hacer una triste mueca, que no pasó inadvertida para la persona que ella había confundido.

Vagando entre miles de rostros desconocidos, se vio envuelta en una maraña de sensaciones y miedos y de nuevo alzó su vista al cielo para tratar de encontrar en el infinito un poco de calor humano.

Se desabrochó el abrigo con ligereza. Sentía un nudo en la garganta que le oprimía el pecho. Aspiró con fuerza el viento que acariciaba su pelo y sintió alívio cuando le besó la cara

Poco a poco, se fue serenando. Caía la tarde y la noche empezaba a hacer su aparición. En el cielo, los nubarrones, habían desaparecido.

Otra vez, los nubarrones, pensó, cuando aprenderé...y se perdió por una calleja, cercana a su casa.
Posted by Picasa

19 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Yo nunca veo llegar los nubarrones, siempre me pilla el caparrón desprevenida. No sé qué será mejor.

Elena dijo...

Hola Maripaz.
Bonito texto. Al final siempre desaparecen los nubarrones tarde o temprano, acaban por desaparecer.

Un beso.

emilio dijo...

Bello relato. Esos nubarrones que aparecen pero que cuando el viento llega los lleva lejos.
Soplemos todos para que pasen antes.

Un abrazo.

MAMÉ VALDÉS dijo...

¿Tenía que ser una tarde de negros nubarrones? No podía ser una tarde de sol, es que estamos de lluvia un "poquito" cansados... un saludo pasado por agua.

joselop44 dijo...

Muy bueno, sí señora. Además no puede ser de más actualidad.
Un abrazo.

Eurice dijo...

No le bastaba el calor de su abrigo, bufanda y guantes...por qué tenia el corazón aterido de frio.
Me ha encantado este relato MªPaz
Buen fin de semana
Abrazos!

Isabel Martínez dijo...

¿Quién se libra del asedio de los negros nubarrones? Llegan y nos golpean con su oscuridad. En ocasiones, se marchan dejándonos más sabios.

Maripaz, me ha gustado muchísimo esta honda reflexión tuya. Expresas un sentir universal bajo tu sensible y humano prisma. Muy bonito.

Besicos.

disancor dijo...

Nubarrones de tristeza en el alma.
Deseo que tengas un buen fin de semana.
Un beso.

Reflexiones de Emibel dijo...

La mente humana, qué gran prodigio, que nos permite adentrarnos en una espesa tormenta y salir de ella cuando nos lo permiten.
Te deseo muchos momentos de sol y luz
Un beso.

SANDRA... dijo...

Buenas tardes amiga espero estes bien paso a dejarte mi saludo, te dejo un verso muy bonito..

( El mundo necesita rosas y no espinas , puentes y no muros, unir y no dividir
amor y no odio, paz y no guerra , amistad y no enemistad, pero de lo que mas necesita el mundo, es de Vos para hacer la diferencia )

Que tengas un bello fin de semana abrazosss y besosss
Sandra.

José Ignacio dijo...

Buen fin de semana.

guillermo elt dijo...

El aire fresco que trae la lluvia, a veces, refresca hasta el alma.

Besicos.

Ramon.Eastriver dijo...

Quien mira hacia dentro muchas veces no se da cuenta de lo que hay fuera. Y por eso nos pilla el toro. (Bueno, el toro no, que soy antitaurino... mejor decirlo como tú: entonces nos pilla el nubarrón). Besos.

Alfonso dijo...

Bueno, tarde o temprano, el Sol siempre les puede :)

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

me encanta el intimismo de tus letras...
un besazo amiga y buen finde

Paco Alonso dijo...

Encuentro una gran belleza en tus poemas siempre, es un placer acercarse a tu delicado espacio.

Gracias por compartirlo.

Cálido abrazo.

Juan dijo...

Qué malo son esos nubarrones negros que ensombrecen nuestra alma, pero llegará la luz y reinará la calma en nuestro espíritu.

Un abrazo.

Juan Antonio

Isabel Huete dijo...

Cuentas unas historias preciosas, llenas de sentimiento. No sé si son autobiográficas o no, pero en todo caso denotan que eres una gran persona.
Un beso grande, amiga.

Isabel dijo...

Bonito relato Maripaz. Feliz seana. Un beso