3 de marzo de 2010

PERSONAS Y PERSONAJES

Tengo que decir que últimamente estoy obtusa. Por ejemplo, ayer pretendía hacer un enlace a Facebook, y lo puse en el blog.  La fotografía anterior, se me ha escapado...en fin, que soy un desastre. ¿ Será por el cambio climático ?

Mi historia empieza una tarde de primavera cuando contemplaba a una madre y a su hija sentadas en un banco de la plaza saboreando el sol de la tarde.

A lo lejos, aparecieron dos personajes con unos sombreros muy curiosos. Parecian salidos de una pelicula del oeste, tan solo les faltaba el caballo. No lograba adivinar desde lejos, si eran portadores de un revolver...

Todos los presentes en los demás bancos, les miraban. Unos a hurtadillas, y otros con enorme descaro.

Aquellos personajes, habían captado de manera especial la atención de los demás. Casi temían que se acercasen y les miraran de frente.

Cuando la hija les vio muy cerca, temió como todos, su presencia a dos palmos de ellas.

-Pasarán de largo, pensó-

Su asombro llegó al límite, cuando aquellos individuos se acercaron al banco con una mirada y una sonrisa, llena de sorpresa. Con enorme cariño, se acercaron a la anciana, y le propinaron sonoros besos en su preciosa cara.

- ¡ tía !-dijeron al unísono, los dos hermanos.

La hija, que no recordaba el parentesco, se vió acribillada a preguntas : ¿ eres quien la cuida ? ¿ como se encuentra la tia  ?

Una vez repuesta de la sorpresa, respondido a sus preguntas, y después de haber visto el cariño con el que se miraban mutuamente su madre y ellos, sonrió tambien.

Las demás personas que ocupaban los bancos cercanos, se les veía poner el oído para no perderse nada de la conversación.

Esto me llevaba a pensar en las relaciones de los humanos. Juzgamos sin piedad el aspecto externo, haciéndonos una idea de la persona por lo que su personaje representa.

En nuestro mundo de incomunicación, ponemos un parapeto de prejuicios establecidos en unos parámetros, que marca la fria sociedad.

No nos tomamos la molestia de profundizar más. Nuestro juicio severo es inapelable.

Perdemos así una oportunidad de acercarnos a la riqueza interior de los demás. Preferimos no comprometernos a arañar la capa de superficialidad que todos en mayor o menor medida llevamos puesta.

Nos encerramos en nuestro pequeño mundo de manías, derrotas ,sinsabores...sin tener la valentia de explorar nuevos horizones.

Quizá la vida monótona y aburrida que llevamos en nuestras relaciones humanas, es porque la mayoria de las veces nos quedamos con el personaje sin profundizar en la persona...

Por cierto, aquellos dos, los del sombrero...son excelentes personas, lo han demostrado infinidad de veces. Simplemente son personas auténticas, son ellas mismas, sin artilugios que empañen su humanidad, salvo sus originales sombreros.
Posted by Picasa

17 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Te puedo contar mil y una historia simplemente por llevar el pelo largo, las cajeras de del Carrefour me pasan hasta los billetes de 5 euros por el detector por si son falsos, si llevara "corbata" otro gallo cantaría je je je je....

AROBOS dijo...

En definitiva, que es verdad aquello de que "las apariencias engañan".

mariajesusparadela dijo...

Prejuícios. Es terrible, pero todos caemos en ellos.


(Sí que recibí tu hermoso correo. Contestará. Ando liadísima. Dame tiempo)

Carlos Ignacio dijo...

Bonita historia y grandes moralejas. Tomaremos nota para no perdernos en las superficialidades...

Un afectuoso saludo

José Ignacio dijo...

Todo lo desconocido nos preocupa o nos da miedo.
Se trata solo de un problema emocional.
El miedo no existe pero puede paralizarnos si no lo dominamos.
Un saludo

Elena dijo...

Parece mentira pero aún nos dejemos guiar por las apariencias, es muy triste pero es así.

Un beso.

Reflexiones de Emibel dijo...

Las apariencias engañan.
He aprendido a no fiarme de la gente aparentemente honorable de traje y a confiar más en gente más bohemia.
Me gusta conocer a la persona antes de juzgar, quizás porque yo he sido con frecuencia juzgada antes de conocerme.
Me hace reflexionar tu entrada, éso me gusta.
Un besico, reina.

emilio dijo...

No hay que juzgar por las apariencias, o te llevas sorpresas, para lo bueno y para lo malo.

Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Clarisimo lo que has compartido.

..." Lo esencial es invisible a los ojos"..

Cariños

Alfonso dijo...

Los mejores ladrones son los de guante fino :) las apariencias engañas como bien han dicho :)

Noesperesnada dijo...

No hay que juzgar el pájaro por la pluma, diría un amigo...

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

me gusta mucho como escribes mari paz, es que desde tu sencillez, eres capaz de transmitir mucho... ya te lo había dicho pero es para recordarte que sigas por este camino
un besote y buen día

Isabel Martínez dijo...

Somos personas, un término que etimológicamente significa "máscara". Somos distintos según quien nos mira. Pero algo tengo claro: al corazón no se lo puede disfrazar fácilmente, ni engañar. Por fortuna.

Un placer leerte, amiga, porque tus reflexiones son siempre hondas y hermosas.

disancor dijo...

En este mundo de apariencias, quienes lo tienen peor son los feos y las personas con mala pinta. Y, la verdad, no siempre somos lo que parecemos.
Un beso.

Ramon.Eastriver dijo...

Pero afortunadamente hay personas como tú que piensan un poco más allá y analizan las cosas y elevan la crítica. Tu crítica es mi crítica. Por eso te leo, porque te vislumbro sensible y certera, y porque pienso que hay que salvar siempre a la gente como tú. Porque hacen el mundo un lugar más habitable. Un gran abrazo.

salvadorpliego dijo...

Hay que prender de esos hechos. Genial!!!!

Un gran abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Poder comunicar lo que sentimos y pensamos es una maravilla.

Se que compartís conmigo, muchas cosas, por eso nos leemos mutuamente.

Gracias, de verdad...