18 de mayo de 2012

AUSENCIAS

Cabizbajo y meditabundo deambula por los rincones donde la conoció. No tiene prisa, porque como el mismo ha escrito, el tiempo se ha congelado desde su marcha.
Ha querido estampar en una blanca pared sus sentimientos para ver si así puede aliviar un poco su dolor. No, no quiere que la distancia cure nada, simplemente desea que los kilómetros que le separan de ella se acorten, que la lejania sea cada minuto más cercana, que la ausencia no le ahogue el corazón y deje de latir.
Nunca creyó que se pudiera morir de amor, que la angustia vital se le metiera entre los pliegues del alma produciéndole una tortura lenta y despiadada.
La vida se le antoja sin valor, y hasta su color se ha vuelto pálido. Una enormes ojeras forman parte de su rostro joven y triste, y apenas come para sobrevivir.
Es el mal de amores que solía decir su abuela y del que tantas veces se rió. Tampoco pensaba entonces que a su temprana edad le fuera a pasar a él.
Junto a su grito de auxilio, una fecha que ha quedado impresa para siempre en la historia de su corta vida, como aferrandose a aquellos dias, a aquellas horas, aquellos instantes al lado de ella.

8 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Y nos quedamos buscando signos en el aire, en las cosas, en otras personas. Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Pasará. Todo pasa.

Maripaz Brugos dijo...

Si se amplia la fotografia, se puede leer la leyenda escrita en la pared y que me ha inspirado este pequeño relato.

Dilaida dijo...

Pues te has inspirado muy bien. Me gusta.
Bicos

MariluzGH dijo...

Qué bien dicho :)

abrazos y buen finde

Isabel dijo...

A veces tarda en cumplirse aquello de "la distancia es el olvido". Muy bonito tu texto. Un beso

Aldabra dijo...

el amor no sabe de edades ni de conveniencias, golpea por sorpresa en cualquier momento.

le has quitado mucho jugo a la estupenda foto.

biquiños,

Alfonso Saborido dijo...

El amor que espera. Si no es paciente, no es amor!!! Ya lo dice San Pablo!!