25 de abril de 2014

LOS SECRETOS DE LA NOCHE


Me contaron de una bella mujer que poseía la sabiduría de la noche. Regentaba un bar de copas y sabía mejor que nadie los secretos que anidan a la luz de la luna. Secretos a veces inconfesables que forman parte de la doble vida que nos empeñamos en vivir.
En la barra del bar y con alguna copa de más, aquella mujer se había convertido en una sacerdotisa que escuchaba sin pudor las confesiones de las miserias humanas.
Allí, en confidencia de amigo y con la complicidad del ambiente, solían contarle los parroquianos sus cuitas, sus desengaños amorosos, su pasado oscuro, sus miedos, sus desencantos, sus angustias vitales, los sueños por cumplir...
Apoyados con la copa en la mano o el cigarro, mostraban a veces sin recatarse su verdadera identidad camuflada por circunstancias familiares y culturales del momento. Era como una necesidad imperiosa de sacar de adentro la verdad que ahoga, que asfixia, que se necesita compartir para hacerlo más humano y llevadero.
Ella, observándoles con sus bellos ojos, escuchaba con un silencio ritual hecho de comprensión ante las flaquezas humanas. Su expresión jamas era de cansancio, pues se había establecido entre ellos una corriente de simpatía y amistad que parecía por la seriedad con la que se lo tomaban que iba incluido en el precio de las copas.
La noche, el vino, la soledad, se aliaban con una fuerza misteriosa y mágica en aquellos encuentros.
Alguna vez terminaban llorando ambos por la inmensa tristeza y angustia que emanaba de aquellas historias que le contaban.
Sin embargo otras veces, las risas y gritos desmedidos acompañaban al relato como intentado olvidar por un instante la propia realidad evadiéndose con aquella alegría puntual.
La mujer de bellos ojos era un remedio sanador para aquellos seres que poblaban la noche en busca de un refugio seguro. Es verdad que era algo efímero y al día siguiente tenían que volver cada uno de ellos a sus propias inseguridades y miedos, pero el efecto sanador de aquellas conversaciones les había valido la pena.
Así, noche tras noche, ella guarda los secretos escondidos de la noche. Jamás saldrá de sus labios palabra alguna que pueda comprometer a aquellos que confiaron en ella, ninguna infidelidad saldrá a la luz, porque guardará siempre el sigilo sacramental con el que ha sido investida como sacerdotisa.

8 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Leti, es un relato precioso. Ella es la confesora, y con secreto de confesión guarda muchas historias dentro de sí. Me ha gustado muchísimo. Espero que hayas tenido buena Semana Santa, yo ya estoy de vuelta y he puesto algunas fotos en el blog por si quieres verlas. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Darío dijo...

Hay gente que es capaz de guardar secretos como lo que son: tesoros. Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...



Hoy como es sábado debo comenzar deseando
que pases un maravilloso y genial fin de semana!!

Pero es diferente, a pesar de haber estado de viaje
unos días he regresado a tiempo para celebrar
en el día correcto el cumpleaños de La gata coqueta,
pudiendo reunirme contigo en familia para brindar.

Eres la casualidad más bonita que ha llegado a mi vida
y te invito a que me acompañes en este acontecimiento.

Siento una inmensa satisfacción al recordar todo
el cariño recibido durante estos seis años, salpicados
por la felicidad compartida, dibujando en el horizonte
del alba un paisaje muy difícil de mostrar con palabras.

Si plantamos una semilla de amistad
recogeremos un ramo de felicidad…

Y si por un casual no puedes acercarte,
te dejo el enlace para que tengas este detalle
hecho con mucha ternura como
recuerdo de este fantástico día.
http://dc617.4shared.com/img/2NYeExqWba/s7/1459ab24ea0/
Gato_Cumpleaos.jpg?async&rand=0.7479251901857024

¡¡Gracias por tenderme la mano de la amistad!!

Atte.
María Del Carmen


Sara O. Durán dijo...

Es hermoso relato, que difícil tarea escuchar tanto problema. Lo has hecho muy real.
Gran abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Preciosa narración...

TORO SALVAJE dijo...

Ese mujer merece una canción de Sabina.

La Gata Coqueta dijo...



Cultivemos el optimismo sobre todas las cosas.
Al mal tiempo, buena cara. Usando el positivismo en los juicios,
buen humor en las palabras, alegría siempre presente en el rostro,
con una sonrisa de felicidad en las pupilas de los ojos…

¡Recordando que el corazón siempre permanece joven!

Un feliz y luminoso día te deseo desde la distancia,
pero muy cercano desde el corazón.

Atte.
María Del Carmen





PEPE LASALA dijo...

Por aquí paso de nuevo Maripaz, para saludarte y preguntarte ¿qué tal por la Feria? Espero que estés disfrutando mucho. Un besote.