6 de noviembre de 2014

LIBRERÍA GUARDOCOPI


La librería "Guardocopi" se jubila.


O más bien su dueña, Raquel. Después de 27 años de servicio ha llegado la hora de descansar.
Su andadura comenzó allá por el año 1987 y estaba enfocada a librería y papelería con muebles de oficina. Fue de las primeras en tener el servicio de encuadernación, plastificación, fax. Ahora esas viejas máquinas se venden junto al local.
La nostalgia acompaña a esta despedida, porque cuando una librería muere, también se muere un poco de nuestra propia historia.


Siempre me han fascinado las librerías. Desde muy pequeña me gustaba comprar mis gomas Milan con ese olor tan peculiar, los bolis, los lapiceros...
Con las pocas propinas de entonces, yo me sentía la niña más feliz del universo cuando acudía a comprar un cuento de la colección "Azucena" para luego envolverme en la magia de las letras.
Me encantaban los pliegos de recortables donde podía vestir a mis  muñecas de papel con variadísimos modelos cada cual más original. Mi imaginación me llevaba por caminos y veredas donde la curiosidad era su punto de partida intentando descubrir el mundo .
Aun miro con afecto la "Librería Tejerina" recordando la sonrisa de Vicenta y su buen hacer a la hora de atenderme cuando iba a comprar.


Me consta que Raquel, también ha sido una buena profesional y dejara la huella de su trabajo en ese rincón donde ha pasado tantas horas con el público.
Pienso que los libros que han salido de allí, tienen vida propia, y caminan por las calles del pueblo, por los hogares,por las manos de niños y mayores.
Gracias, Raquel por tu aportación al mundo de la cultura con estos años de trabajo callado y silencioso. ¡Gracias!


Yo seré la primera en echar de menos el escaparate. Solía cambiarme de acera para ver lo allí expuesto buscándome necesidades ficticias para poder llevarme algún tesoro a casa.


Los últimos objetos son vendidos a bajo coste por la situación. Me imagino que si pudieran hablar, contarían el maravilloso cuidado que han recibido y la nostalgia que sienten de su marcha.
Porque a mi me gusta pensar que los objetos viven con nosotros con vida propia peculiar y nos unen a ellos lazos afectivos de alguna manera.


Para que quede en la memoria de todos, os dejo este vídeo de la tienda lleno de vida, y dedico esta entrada a todas las librerías del mundo como homenaje.
 A través del cristal del escaparate se puede ver al niño de mi amigo y a su abuelo contemplando extasiado la magia de ese rincón de la librería, como tantas veces lo hice yo.

M.Paz.

10 comentarios:

Vidal dijo...

Una pena, como bien dices Maripaz... confirmo que Raquel hizo su trabajo de la mejor manera posible, yo siempre que fuí por allí recibí el mejor trato posible... una pena porque ya no tendremos ese precioso escaparate en el que tanto les gusta pararse a mis peques, como bien puede verse en el vídeo, je, je, je... pero bueno, Raquel se merece descansar después de tantos años de trabajo en su librería así que bien por ella y enhorabuena por haber hecho bien las cosas tantos años!... esperemos que alguien coja el relevo y siga haciendo soñar a pequeños y mayores!... un beso Amiga Maripaz y enhorabuena por tu trabajo!!! ;)

karin rosenkranz dijo...

Que lindo homenaje que le has regalado a Raquel. Es triste ver que un local se cierra, a mi me da pena cuando ponen este tipo de rebajas, porque significa que una etapa se está cerrando.
Le deseo toda la felicidad que seguro que ya se la ha ganado.
A mi también me encantan las librerías, el olor a papel y a todos los materiales escolares.
Recuerdo la librería de mi barrio, el dueño se llamaba Don Joaquín Dominguez. Nos pasábamos tardes enteras eligiendo el material necesario.
He viajado a mi niñez al leerte hoy.
un beso

María dijo...

Muchas gracias, M. Paz, por venir a visitar mi blog y dejar tu huella que me permite venir a conocer el tuyo.

Da pena cuando ves que las cosas que permanecían vivas, desaparecen, lo que pasa que en este caso es por ley de vida, la jubilación, y como todo en la vida, todo termina.

Me han encantado las imágenes, M. Paz ¿son tuyas?

Un beso.

Maripaz dijo...

Si, Maria, las imágenes son mias.

Moni Revuelta dijo...

Que homenaje más maravilloso, yo siento lo mismo que tú por las librerías, maripaz.
Gracias por darnos tanto, mucho más que libros, que ya es bastante.
Y sí, pienso igualmente que los objetos tienen detrás una vida, una historia...casi nada...
Un beso

PEPE LASALA dijo...

Estas cosillas dan pena Maripaz, son comercios y lugares de los que nos encariñamos, pero seguro que siempre queda un buen recuerdo de esa librería. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
@Pepe_Lasala

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Me da mucha lastima cuando una Tienda de toda la Vida cierra y más si es una Librería.
Cuando desaparece una Librería parece como si algo nuestro se extinguier...Es como si tuviera Vida propia.
Maravilloso Homenaje y un Video conmovedor y emotivo.
Abrazos y Besines.

TORO SALVAJE dijo...

Todo cambia.
No hay nada que perdure siempre.
A los nostálgicos eso nos emociona a menudo.
Que le vaya muy bien.

Besos.

fiorella dijo...

Ciclos que terminan y ojalá alguien empiece el suyo con una librería/papelería,no?. Me encantan las librerías y las papelerías, son sitios especiales. Un beso

miniaturista dijo...

Bonito homenaje de despedida a una librería y su fiel librera que con seguridad ha ejercido su trabajo con el máximo amor.
Los libros son excelentes compañeros.
Las gomas de milán eran mi vicio... los dueños y dependientes de la librería de mi barrio recuerdan que siempre que entraba.... cosa que hacía con demasiada habitualidad, compraba gomas de borrar de todos los colores y tamaños..jajaja... cuando me vieron después de muchos años me recordaban por ello, me fascinaban y era una mocosa de 6 años.. y siempre guardo dentro de mi ese olorcito a goma....
FELIZ JUBILACION
Un abrazo
Maite