14 de mayo de 2016

ENCUENTROS AL ATARDECER


Caminaba en soledad por la orilla del río, cuando de repente, allí estaba él.
Un precioso petirrojo que se mecía en una rama.


Me acerqué lentamente para no romper el encanto de ese instante, y aunque se percató de mi presencia no hizo ademan de huir.


Estábamos los dos solos. Era media tarde y la belleza había salido a mi encuentro.
Fueron unos instantes sublimes mientras una y otra vez disparaba el objetivo.


Luego, cambió de postura mientras una luz mágica iluminaba aquel rincón. Era como si estuviera posando para mi.


Me atreví a robar su intimidad para mostrársela al mundo entero. Nadie de los que me conocen bien me hubiera perdonado que no lo hiciera.


De repente, me obsequio con una reverencia como dándome a entender que se rendía a mis encantos.
Yo, le correspondí con una sonrisa.


De un saltito se poso en una rama cercana para que le pudiera fotografiar de su otro perfil dando muestras de ser muy presumido...


Sin palabras, a nuestra manera nos entendíamos...
Y es que la mayoría de las veces no hacen falta.


Después, ambos levantamos el vuelo.
Yo, al ras del suelo, y él hasta las nubes, testigos mudos de nuestro encuentro.

21 comentarios:

Anacanta dijo...

Hay días que la luz
sabe encontrar su misterio.

Un saludo

Moni Revuelta dijo...

Que fotazas Maripaz!!! me encanta el petirrojo..una entrada maravillosa:)
Un besazo

Ambar dijo...

Realmente un momento mágico que tu supiste plasmar con la sensibilidad que te caracteriza.
Besos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Deliciosamente bello... siempre te mereces un gran beso

El tejón dijo...

Jo, Maripaz, que envidia me das, con lo que a mi me gustan los pájaros y lo que imagino que habrás disfrutado fotografiandolo.
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡Qué tierno!

Mil gracias pro compartir esta belleza,
este regalo de la Naturaleza.

Besos

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Yo conocí a un petirojo que siempre que llegaba a casa de mis suegros mostraba su alegría al verme en el jardín; practicamente podía acariciarlo, porque se acercaba a mi a través de las ramas de los árboles.
Preciosas Fotografías, adornadas con esas reflexiones y esa admiración hacia la Naturaleza, que Tod@s debíamos tener.
Respecto a mi salud; aún estoy en revisiones y cada cierto tiempo tengo que hacer las pruebas pertinentes ante esta enfermedad tan traidora.
Hace poco que he regresado de un viaje a Huelva. Fui a la Romería de la Virgen de la Bella en Lepe y, de paso, visité el Santuario del Rocío que es impresionante por su belleza y su entorno natural.
Abrazos y Besines.

diego dijo...

Preciosas fotos y precioso petirrojo. Parece que os conocéis de toda la vida :) Ahora tienes que ir a por el martín pescador, que seguro lo hay por aquellas aguas :)

Manuel dijo...

Entrañable encuentro, y exquisita entrada, como no podía ser menos en tu casa.
Mi mejor abrazo para ti.

Marisol dijo...

Buenos días! Qué bellísimo encuentro! Lei que el petirrojo es un ave sociable y atrevido, que sale del bosque para ver quien se acerca a su territorio.,seguro que le gustó posar para tí y en el fondo, te estaba esoerando para pasar un ratito agradable y lleno de color contigo. Suerte de tí!!! Preciosas fotos.

Sara O. Durán dijo...

Se reunieron un modelo de lujo y una fotógrafa de lujo también. Gracias por compartir esa gran hermosura de avesín posador.
Un abrazo grande.

Ángeles dijo...

Que maravilloso encuentro y cuanta confianza demuestra el petirrojo, tuvo que ser un momento mágico, de verdad que salgo mucho a la naturaleza y me parece increible que el pajarillo se estuviese quieto tanto tiempo y con esas poses que te mostró.
Felicitaciones por tan maravillosas fotografías.

Mi cariño con un abrazo.
Ángeles

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Precioso foto-relato de un encuentro en la naturaleza con uno de esos olvidados y extraños ejemplares que casi nadie de corta edad saben que existen.
Sabes, Maripaz, yo tengo algunos amigos que como tú, viven en ese mundo ... y hasta hablo con ellos ... (http://etfreixes.blogspot.com.es/2012/10/cohonesto-mi-amor-savio.html)
Feliz tarde, amiga

Ana Mª Ferrin dijo...

Cuando una es seductora no se le resiste ningún bicho viviente.

Hay que ver que catálogo de poses te dedicó el muy presumido. Qué envidia. Un beso.

Holden dijo...

Una preciosidad de fotos :D Yo una vez mientras trataba de dar de comer a unas ardillas, un pequeño jilguero se atrevió a robarme un cacahuete de la mano... ¡me pareció tan mono! No pude parar de sonreír en toda la tarde, y creo que guardaré mucho tiempo ese recuerdo.

RECOMENZAR dijo...

cuanta belleza captas con el arte de tus ojos
abrazos

Pedro Luso dijo...

Parabéns Maripaz, por esta sua poética composição, fotos e textos.
Abraços.
Pedro.

PEPE LASALA dijo...

Cómo me ha gustado Maripaz, es paz y belleza. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

TORO SALVAJE dijo...

Me has llenado de belleza y paz.
Qué fotos tan bonitas...

Besos.

Mara dijo...


Aquí me quedo contigo y con el petirrojo. ¡Qué calma! Volaré en tu compañía a ras de suelo! Un beso.

miniaturista dijo...

Un encuentro entrañable con reportaje fotografico maravilloso, un nuevo amigo y un relato de los acontecimientos que me llega a lo mas profundo de mis sentimientos.
Un abrazo
Maite